turismo.jpg

PUEBLOS Y COMUNIDADES INDÍGENAS DEL ESTADO DE CHIHUAHUA

PUEBLOS INDÍGENAS DE LA SIERRA TARAHUMARA, CARACTERÍSTICAS CULTURALES Y LINGÜÍSTICAS

El territorio que se conoce como Sierra Tarahumara se ubica en el macizo rocoso central del sistema montañoso que atraviesa de norte a sur a la Sierra Madre Occidental en el estado de Chihuahua.

Limita al noroeste con la región agrícola de Casas Grandes, al oeste con la zona montañosa del estado de Sonora, hacia el este con las planicies centrales de Chihuahua y al sur con el estado de Durango.

El 85 por ciento de la población indígena de la entidad se localiza en 23 municipios serranos, de los cuales destacan por su población originaria: Guachochi, Balleza, Bocoyna, Batopilas, Guadalupe y Calvo, Urique, Uruachi, Guazapares, Carichí y Morelos.

 

 

Rarámuri o Tarahumara

Los tarahumares o rarámuris de la Sierra de Chihuahua, son el grupo étnico mayoritario.

Sus comunidades fueron las primeras con quien los españoles entraron en contacto. El territorio lo ocupaban un importante número de naciones indígenas entre los que destacaban, los tubares, tobosos, cocoyomes, conchos, jovas, guazapares, chínipas, salineros, guarojíos y pimas.

Los tarahumaras se denominan entre ellos mismos: rarámuri, vocablo cuya traducción más cercana sería “corredor de a pie”.

Una de las principales fortalezas del pueblo rarámuri es sin duda su forma ancestral de organización, de la que se sabe muy poco. Los registros de los primeros misioneros, dicen que su organización se basó en el parentesco, se nombraban caciques y principales, quienes gobernaban una jurisdicción geográfica que comprendía una o varias rancherías dispersas, sin que existiera un solo Gobierno para la nación rarámuri.

En la actualidad no se registran grandes diferencias, la comunidad nombra a una estructura de gobierno, encabezada por un gobernador o “Siríame”, quien es el responsable de conducir a buen destino a la comunidad.

Los rarámuri, al igual que otros grupos étnicos vivieron durante mucho tiempo de la agricultura, la caza y la recolección. Cultivaban maíz y fríjol en pequeñas cantidades aprovechando los reducidos valles al margen de los arroyos, apoyados del bastón conocido como “wika”, única herramienta a su alcance. En los últimos años incorporaron el arado de madera con punta de acero, jalado por tracción animal.

 

 

Ódami o Tepehuán

Los tepehuanos se denominan así mismos ódami, se localizan actualmente en territorios del sur del estado de Chihuahua y otro grupo habita regiones de los estados de Nayarit, Jalisco y Durango.

Los ódami del norte de México, se asentaron principalmente en comunidades dispersas de los municipios de Guadalupe y Calvo y Guachochi, en el estado de Chihuahua.

Los hablantes de lengua tepehuana, se distribuyen actualmente en Nabogame, (Las Lajas, El Cebollín, Rancho de Mares, Rancho de Hilario, Calabazas, Palos Muertos, Tejamanil y la Joya; la mayoría de estas rancherías habitadas por gente raramuri); Llano Grande, (El Barro, El Cacaxtle, Cieneguilla, Las Fresas, Los Tarros, Milpillas y la Nopalera); Barbechitos, (Tijeras, La Manga, El Comanche, Potrero y Borregos Quemados); El Venadito, (Rancho Seco, El Arbolito, Chiqueros, Cieneguilla, Las Papas, Rancho Viejo, Casa Blanca y Pino Gordo); y Baborigame, (Santa Rosa, El Túpure, El Cordón de la Cruz, Rincón del Tanque, Juntas de Arriba, Coloradas de la Virgen y Arrollo del Manzano), en el municipio de Guadalupe y Calvo.

De acuerdo a registros que dejaron los primeros misioneros que llegaron al territorio ódami, este pueblo era belicoso y politeísta, y mantenía cierto domino sobre otras naciones indígenas como los acaxes, a los cuales exigían tributo.

A diferencia de los raramuri, cuyo primer contacto con la colonia lo tuvieron a través de los jesuitas, los ódami lo tuvieron con los españoles interesados en la minería antes que con los misioneros, que vinieron a evangelizar estos territorios.

En relación a su forma de organización actual, la elección principal de la comunidad ódami, para su gobierno, es la de un Capitán General, que gobierna un territorio que abarca a todos los pueblos habitados por la gente ódami y tiene a su cargo a toda una estructura de apoyo. Su estructura se conforma por dos capitanes que tienen funciones específicas, en tanto que su apoyo personal lo conforman ocho cabos, o ayudantes que atienden las relaciones de gobierno de todo el territorio; comunicados, convocatorias, notificaciones, etcétera.

 

 

Makurawe o Guarojío

En el suroeste de Chihuahua, en la serranía colindante con el estado de Sonora, viven los guarojíos, quienes a sí mismos se llaman makurawe o macoragü. El terreno es montañoso y son escasos los valles y las planicies para desarrollar su principal actividad económica, que es agricultura de temporal, lo que obliga a las comunidades a desmontar áreas boscosas y hacer espacios de tierra cultivable llamados: “maguechis”. Los guarojíos también se dedican a la cría de ganado vacuno y a la elaboración de artesanía; además generan ingresos en la recolecta y venta de especies exóticas como el chile chiltepin.

El territorio se ha poblado de pequeños caseríos, de dos o tres familias, las comunidades con mayor población son: Arechuyvo, Mocorichi, Chagayvo, El Gavilán, Las Tahonas, Babarocos, Saucillo, Mesa de Chiréachi, Santa Rosa, Batopilillas, Tepochique, San Juan, y Loreto; principalmente ubicadas en los municipios de Moris, Chínipas y Uruachi.

Originalmente los guarojíos, no contaban con una estructura de gobierno, dependían básicamente de la organización familia, sus nexos más fuertes los constituían sus relaciones religiosas y tradicionales.

A raíz de los procesos históricos y políticos que se vivieron en los años sesenta, se inicia una etapa de consolidación de sus estructuras de gobierno, nombrando a un gobernador tradicional o líder patriarcal, que no surge del sentido estricto de la idea de gobierno del pueblo guarojío.

Veinte años más tarde, en los ochentas, los conflictos de autoridad del gobernador tradicional dieron cabida al surgimiento del Consejo Supremo Guarojío.

El Gobernador tradicional es nombrado por la comunidad, es el líder o patriarca, en torno al cual gira la responsabilidad de mantener por buen camino los destinos del pueblo y de la gente guarojía.

Entre sus responsabilidades está la de nombrar responsables, que pueden ser considerados gobernadores, en cada una de las principales comunidades habitadas por guarojíos.

 

 

O’oba o Pima

Los pimas, como se les conoce, son un reducido grupo étnico y lingüístico que habita en las montañas de la Sierra Madre Occidental en el suroeste del Estado de Chihuahua.

El vocablo pi’ma, fue acuñado por los españoles que establecieron el primero contacto con este grupo indígena, y obedece a la respuesta de los indígenas que pudiera traducirse como: “no se”, “no entiendo”, “no tengo”, “no hay”. Los españoles decidieron llamarlos pimas, mismos que tenían y conservan un término para referirse a sí mismos. O’oba, que significa simplemente “la gente”, no cualquier gente, sino solo los que hablan o’ob no’ok, es decir: “lengua pima”.

Los pimas tienen su origen en las riveras del Gila, al sur de Arizona en los Estados Unidos, y avanzaron hacia el sur para instalarse en el desierto en donde se denominaron tohono o’tam y más al sur, en ese mismo territorio desértico del actual estado de Sonora, son conocidos como pápagos, finalmente avanzaron hacia el sureste, donde se dividieron en las pimerías alta y baja, correspondiendo la primera a los grupos que se asentaron desde San José de Pimas, hasta Maycoba en Sonora y las segunda al reducto de población que se diseminó en la Sierra de Chihuahua, principalmente en territorio de los actuales municipios de Temósachi, Madera, Ocampo y Moris.

La principal comunidad pima es Yepachi, del Municipio de Temósachi, otras de menor población, pero de igual importantes son las comunidades de Mesa Blanca, Las Espuelas, Nabogame, Piedras Azules, Conoachi, Dolores y las Juntas, estas últimas comunidades localizadas en el Municipio de Madera.

Los pimas, se unen a través del reconocimiento común de ciertos principios de autoridad, gobierno y relación política.

El Consejo de ancianos es un órgano de gobierno conformado por cuerpo de adultos mayores, que reúnen experiencia y sabiduría, y son mediadores de los conflictos en la comunidad pima.

El mo’oktar, es una figura de gobierno que funcionó en tiempos pasados, se dice que los pimas fueron gobernados por un “jefe” del gobierno tribal y comunal, de corte militar, que solo operaba en tiempos de guerra. La estructura original siguió patrones copiados al sistema militar colonial y así surgieron capitanes, generales y cabos.

En el sistema de gobierno pima hubo un nombramiento de capitán Káapish y un general, que era el portador y custodio del bastón de guerra: Sháahaj ‘úushigam.

Actualmente se nombra en cada una de las comunidades de mayor población, a un Onogushigam o Kováaly, autoridad pima, quien es apoyado por un cuerpo de siete autoridades más, que ocupan cargos de segundo gobernador y los puestos de la estructura ejidal, con todas las desventajas que esto conlleva.

Fuente: Coordinación Estatal de la Tarahumara.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia