historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LA BATALLA DEL 5 DE MAYO

 

Siendo Benito Juárez Presidente, y por propuesta de éste, el Congreso declaró, por Ley del 17 de julio de 1861, la cesación de pagos de la deuda internacional, por el término de dos años, debido a la bancarrota en que se hallaba el gobierno de México. Los principales acreedores eran Francia, Inglaterra y España.

Estos países se reunieron en la Convención de Londres en octubre de 1861 y firmaron un acuerdo de intervención en México, en defensa de los intereses. Los españoles desembarcaron en Veracruz, al mando del General Prim, en diciembre de 1861, y en enero de 1962 lo hicieron los franceses e ingleses.

En febrero de 1862, en el poblado de Soledad se firmó un convenio preliminar en el que Inglaterra y España se retiraban de la alianza con Francia. El 9 de abril de 1862 se disolvió definitivamente la alianza tripartita de estas tres potencias europeas, para la intervención militar en México, que había mantenido bloqueado el Puerto de Veracruz.

Inglaterra y España acordaron la forma y las condiciones en que se realizarían los pagos, pasado ese plazo, después de numerosas negociaciones diplomáticas. Sólo quedaron en territorio mexicano las tropas francesas.

Francia, gobernada en ese tiempo por Napoleón III, decidió invadir México, deponer al Presidente Juárez, e instalar una Monarquía que respondiera a los intereses franceses, por lo que eligió para esto a Maximiliano de Habsburgo.

Los franceses, desde Veracruz, con sus fuerzas militares se dirigieron hacia el centro del país.

El primer enfrentamiento importante fue en Acultzingo, en la zona limítrofe entre Veracruz y Puebla.

 

 

  

EL 5 DE MAYO DE 1862

El 5 de mayo el general Ignacio Zaragoza comandó al ejército que se enfrentó a los franceses en la batalla de Puebla. El triunfo mexicano fue total, ya que obligó a los franceses a replegarse. Zaragoza, quien muy joven combatió contra la invasión norteamericana y después se distinguió en la Guerra de Reforma, como miembro del ejército liberal, supo aprovechar la disposición de los fuertes de Loreto y Guadalupe, que defendían la ciudad de Puebla.

El ejército francés contaba con 6000 hombres bien armados, al mando del General Laurencez.

Los mexicanos, pobremente equipados y sin gran entrenamiento, al mando del General Ignacio Zaragoza, se dispusieron a enfrentar a las fuerzas galas. Una división de 1200 hombres ocupó los cerros de San Loreto y Negrete. Otro grupo se encontraba en la Plaza de San José. Las fuerzas mexicanas sumaban en total 4000 hombres aproximadamente, entre los cuales se hallaban los indios Zacapoaxtla, quienes tuvieron un destacado desempeño en el combate.

  

Los zacapoaxtlas, índigenas del estado de Puebla, se ofrecieron como voluntarios para combatir a los invasores. A pesar de que sólo contaban con machetes y lanzas, no les dió miedo enfrentarse a las armas de fuego de los franceses, y lucharon con tan admirable valentía, que les demostraron al orgulloso general francés que no hay razas inferiores.

Fue la primera vez en que un grupo en desventaja militar y numérica logró vencer a las tropas imperiales de Napoleón III.

Lorencez ordenó la retirada, con un saldo de 476 soldados muertos y 345 heridos. La derrota del ejército francés el 5 de  Mayo de 1862 fue una gran victoria para los mexicanos que se oponían a la invasión; no sólo por haber vencido a uno de los mejores ejércitos del mundo muy superior al mexicano en cuanto a número de integrantes, armamento y preparación militar, sino por constituir una victoria moral que trajo consigo optimismo y confianza.

Fuente: Creative Commons

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia