historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
EMILIANO ZAPATA

EMILIANO ZAPATA SALAZAR (1879-1919)

Nació el 8 de agosto de 1879, en San Miguel Anenecuilco, del Distrito de Villa de Ayala en el hermoso Estado de Morelos. Fue hijo de Maria Cleofás Salazar y Gabriel Zapata. A los 17 años quedó huérfano de padre.

Los que lo conocieron en su niñez cuentan acerca de una experiencia que por siempre marcó su vida: cuando Zapata tenía 9 años, vio a su padre llorar porque la autoridad injustamente se había adueñado de las tierras comunales de su pueblo. Zapata juró que esto no sucedería de nuevo, y que recuperarían las tierras perdidas. La reforma agraria fue su meta desde entonces.

Emiliano fue un joven inquieto como todos, en la escuela siempre le preguntaba a su maestro el profesor Emilio Vera acerca de los hechos de la independencia y todo lo que tuviera relación con las luchas que se realizaban en su país.

En 1897, fue detenido por causa de una riña, en la que Emiliano de 18 años de edad golpeó a varios sujetos que quisieron amedrentarlo; su hermano Eufemio lo rescató de la cárcel de Anenecuiclo y huyeron a Puebla, donde Emiliano trabajó de potrerero en la hacienda de Jaltepec.

En 1906 participó en Cuautla en una junta en la que se planteó la necesidad de defender la tierra de los campesinos morelenses de la voracidad de los hacendados porfiristas.

Los vecinos de Anenecuilco, acompañados de Emiliano, llevan en 1907 las gestiones de la propiedad de sus tierras hasta el presidente Porfirio Díaz, quien responde con promesas pero no les resuelve nada y en 1909, Emiliano se integra al grupo que creó el Club Leyvista de Cuernavaca, a favor de la candidatura para gobernador del estado de Patricio Leyva, en tanto que los miembros de la Junta de Defensa de las Tierras de Anenecuilco, lo eligen “Calpuleque” que en náhuatl quiere decir presidente.

EN 1910, DETENIDO E INCORPORADO AL EJÉRCITO

En febrero de 1910 por defender las tierras de Villa de Ayala y Anenecuilco, Emiliano Zapata es detenido e incorporado en el 9º Regimiento de Caballería estacionado en Cuernavaca, Morelos, de donde sale seis meses después, gracias a las gestiones del hacendado Ignacio de la Torre y Mier, yerno de Porfirio Díaz, quien lo ocupa como caballerango de sus establos en la Ciudad de México.

Entusiasmado por el movimiento contra Porfirio Díaz y queriendo ayudar a sus compañeros campesinos a fines de 1910 abandona la Ciudad de México y regresa con los suyos, repartiendo parcelas a los campesinos de Anenecuilco y el 10 de marzo de 1911, en esa misma localidad se lanzó a la lucha revolucionaria con 72 campesinos armados, saliendo hacia el sur al mando de Pablo Torres Burgos, creciendo el número de campesinos hasta convertirse en un ejército.

Lucharon y ganaron las batallas de Tlaquiltenango y Jojutla, donde murió Torres Burgos, por lo que Emiliano Zapata, asumió la jefatura de la Revolución en el sur, apoderándose de Yautepec, Cuautla y Cuernavaca, siguiendo su batalla contra las fuerzas federales, aún después de la caída de Porfirio Díaz.

El presidente León de la Barra envió contra él a más de mil hombres al mando de Victoriano Huerta, pero no pudieron hacerle nada. Francisco Ignacio Madero conversó con Zapata en agosto de 1911, pidiéndole que licenciara las tropas, bajo el compromiso de nombrar autoridades revolucionarias en el estado de Morelos, pero el Gobierno Federal, lejos de hacerlo reiteró las órdenes para imponer la paz por la violencia.

 

Emiliano Zapata con sus fuerzas casi aniquiladas se metió a Guerrero y el 27 de septiembre expuso una demanda en un manifiesto declarando legítimos a los gobiernos de los estados del sur, rehaciendo su ejército y en noviembre amagaba a la Ciudad de México, volviendo a entrevistarse ya con Madero Presidente de la República, pero sin llegar a ningún acuerdo.

Madero presidente, pero de origen rico y hacendado consideró “Por fortuna este amorío socialismo agrario, que para las rudas inteligencias de los campesinos de Morelos sólo puede tomar la forma de vandalismo siniestro, no ha encontrado eco en las demás regiones del país”

Zapata presentó el Plan de Ayala el 25 de noviembre de 1911, en el que proclamó la lucha armada como único medio de obtener justicia y todo el año de 1912 luchó contra los federales. En febrero de 1913, Victoriano Huerta usurpó el poder y el 30 de mayo Zapata lo declaró indigno de estar en la presidencia, exacerbándose la guerra, constituyéndose el Ejército Libertador del Centro y del Sur y en abril ya Zapata había extendido su dominio a otras entidades.

LA MUERTE DE EMILIANO ZAPATA

“El Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata Salazar, fue de los pocos cabecillas de la Revolución, que lucharon en ella para conseguir algo para los demás; fue de los únicos, junto con Villa, que no satisfechos por los “cambios” de Madero, Huerta, Carranza, Obregón y Calles, siguieron luchando para conseguir “tierra para los mexicanos”, hasta que en su sueño revolucionario encontraron la muerte.

El 10 de abril de 1919 es asesinado Emiliano Zapata, en la hacienda de Chinameca, por tropas del comandante del 5º Regimiento de Caballería del ejército constitucionalista, Jesús M. Guajardo.

Un asistente al acto lo relató, con lágrimas en los ojos: “Lo seguimos diez, tal y como él lo ordenara, quedando el resto de gente muy confiada, sombreándose debajo de los árboles y con las carabinas enfundadas. La guardia formada, parecía preparada a hacerle los honores. El clarín tocó tres veces llamada de honor, al apagarse la última nota, al llegar el General en Jefe al dintel de la puerta… a quemarropa, sin dar tiempo para empuñar ni las pistolas, los soldados, que presentaban armas, descargaron dos veces sus fusiles y nuestro inolvidable general Zapata cayó para no levantarse más.

“La sorpresa fue terrible. Los soldados del traidor Guajardo preparados…en todas partes (cerca de mil hombres) descargaban sus fusiles sobre nosotros. Bien pronto la resistencia fue inútil: de un lado, del otro, un millar de enemigos que aprovechaban nuestro natural desconcierto para batirnos encarnizadamente…!Así fue la tragedia!”.

Fuente: Enrique Estrada Barrera

            Consejero del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución

            Wikimedia

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia