historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
ZACATECAS, IBARRA Y LA FUNDACIÓN DE SANTA BÁRBARA

LA GUERRA DEL MIXTÓN (1540)

Fue la última gran batalla de los españoles en su esfuerzo por dominar a los grupos indígenas sedentarios ubicados en la porción más norteña de los límites del virreinato en esa época. Los enemigos eran, entre otros, los Caxcanes, cuyo territorio se extendía desde el norte del río Santiago hasta la zona de los Cañones, en el actual estado de Zacatecas. El triunfo español consolidó la ocupación de la Nueva Galicia, lo mismo que a su capital, Guadalajara. Pocos años después, hacia 1546, un grupo de ex combatientes de la guerra del Mixtón y de mineros de Guadalajara comenzó a explotar los yacimientos de plata que dieron vida a Zacatecas. Este nuevo asentamiento, por la importancia de su población y la riqueza de sus vetas, tuvo gran influencia en la expansión española hacia el norte del virreinato.

El movimiento social que dio origen a Zacatecas contrastaba con la fantasiosa creencia, muy extendida entre los conquistadores españoles, en torno a la existencia de varias ciudades con grandes riquezas, como Cíbola. Varias expediciones organizadas en pos de esas ciudades, como la de Vázquez de Coronado, habían terminado en fracaso. En cambio, la expansión española que tomaba forma con Zacatecas mostraría, sin tantos aspavientos, que esas ciudades no existían y que la tarea de ocupar el septentrión del virreinato seria ardua, compleja, violenta.

De las minas de Zacatecas obtuvo su fortuna Diego de Ibarra, cuyo sobrino Francisco, un joven de apenas 15 años en 1554, aprovechó las excelentes relaciones familiares de su tío con el virrey Luis de Velasco para organizar varias expediciones al norte de Zacatecas. Patrocinadas con dinero de don Diego, esas expediciones se iniciaron en 1554 y culminaron en julio de 1562, cuando el virrey nombró a Francisco gobernador y capitán general de las tierras y gente que pusiera bajo el dominio de España. Así surgía el reino de la Nueva Vizcaya, con territorio que reclamaba para sí la provincia de Nueva Galicia. Guadalajara, empero, seguiría siendo importante para la Nueva Vizcaya, puesto que la Audiencia de esa ciudad tendría jurisdicción sobre la nueva provincia en asuntos judiciales.

Francisco de Ibarra impulsó la ocupación de lugares como Mazapil, Avino y el valle de Guadiana, donde de su propio peculio fundó la ciudad de Durango en 1563; desde el momento de su fundación fue concebida como capital de los nuevos territorios abiertos al dominio español. Uno de los integrantes de la expedición de Ibarra, Rodrigo de Río de Loza, recibió órdenes para poblar la porción norteña de la provincia de Nueva Vizcaya.

En la frontera entre tepehuanes y tobosos, De Río de Loza fundó el mineral de Indé; más tarde, en 1567, siguiendo las instrucciones de Ibarra, procedió a poblar la zona que era conocida desde entonces como de los "conchos". Cerca de allí fundó la villa de Santa Bárbara, que por décadas sería el asentamiento más septentrional del dominio español. Ese poblado tuvo su razón de ser en la plata que los españoles hallaron en las sierras de los alrededores.

Las órdenes de Ibarra a Rodrigo de Río de Loza ocurrieron una vez que aquél había fracasado en su búsqueda de las ciudades legendarias. En 1564 y 1565 Ibarra había recorrido Sinaloa y Sonora e incluso había llegado hasta Paquimé, que para esos años ya estaba despoblada. Baltasar de Obregón, uno de los primeros cronistas españoles de la ocupación del septentrión novohispano, relata la tremenda decepción sufrida por Ibarra y los suyos ante el hallazgo de esa gran ciudad abandonada. Puede pensarse entonces que Ibarra prefirió consolidar posesiones más modestas pero también más ciertas, y dejar de lado el sueño de las ciudades grandiosas.

Con el surgimiento de Santa Bárbara culminaba la fase de exploraciones y conquistas encabezadas por Francisco de Ibarra.

Esta empresa, realmente privada si consideramos que la Corona española sólo se limitó a autorizarla y luego a formalizar el surgimiento de la nueva provincia, tuvo varias repercusiones. Una de ellas fue la apertura de la ruta que aún en nuestros días es decisiva para la historia de Chihuahua, pues une al estado con Durango, Zacatecas y la ciudad de México.

Fuente: Luis Aboites, Breve historia de Chihuahua

              Wikipedia

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia