historia.jpg

LA GÜERA RODRÍGUEZ

 

MARÍA IGNACIA RODRÍGUEZ DE VELASCO Y OSORIO BARBA (1778-1851)

Nació en la ciudad de México el 20 de noviembre de 1778. Conocida como “La Güera Rodríguez”, fue una mujer célebre por su deslumbrante belleza y aguda inteligencia.

A través de la intercesión del virrey Juan Vicente de Güemes Padilla Horcasitas y Aguayo, conde de Revillagigedo, se casó con José Jerónimo López de Peralta de Villar Villamil y Primo, distinguido con el titulo de Caballero del Orden de Calatrava y Subdelegado de Tacuba.

Tras una supuesta riña matrimonial, ella lo acusó de intento de asesinato y José Jerónimo la acusó de cometer adulterio con su compadre, el canónigo José Mariano Beristain y Martin de Souza, motivo por el que solicitó la anulación del matrimonio. López de Peralta de Villar Villamil y Primo, once años después muere antes de obtener el divorcio.

Tiempo después, María Ignacia contraería segundas nupcias con un acaudalado y anciano caballero de nombre Mariano Briones, quien murió dejándole viuda y rica. Y una tercera con Manuel de Elizalde, quien estuvo a su lado hasta su muerte.

Al ser una mujer acaudalada, María Ignacia podía decidir su destino y decidió poner al servicio de la independencia de México sus recursos económicos y políticos.

La Güera Rodríguez era una mujer a la que se le conocían muchos amantes y por lo tanto no era bien vista por la cerrada sociedad de la colonia. Tuvo muchos amoríos con importantes personajes de su época entre estos con Alejandro Von Humboldt , con Simón Bolívar y con Agustín de Iturbide , a quien la Güera impulsó políticamente para que negociara con el Virrey Ruiz de Apodaca, la consumación de la Independencia de México.

Su posición en la esfera de la aristocracia novo-hispana, le permitía conocer los movimientos de las fuerzas realistas y proveía de información a los insurgentes, las tertulias eran su fuente de información y por tratarse de una distinguida dama, pocos eran los aristócratas que se negaban a asistir.

Su simpatía con la causa insurgente la llevó a ser denunciada por herejía porque trató con el cura renegado, apóstata y excomulgado de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla. Su acusador fue el inquisidor Juan Sáenz de Mañozca.

Fue citado ante el tribunal de la Inquisición. Después de su audiencia, el virrey Francisco Javier de Lizana y Beaumont la mando exilar a Querétaro por un corto tiempo. María Ignacia no fue condenada por este delito ya que tenía información de los amoríos del inquisidor que la acusaba y fue puesta en libertad, luego de que no pudieron probarse los cargos en su contra.

María Ignacia Rodríguez de Velasco y Osorio Barba murió en la ciudad de México en el año de 1851.

Fuente: Romeo Hernández Mendoza. Galí i Boadella, Montserrat (2002). Historias del bello sexo: la introducción del romanticismo en México. "Rodríguez de Velasco y Osorio Barba, María Ignacia," Enciclopedia de México, vol. 12. México, 1987. Wikipedia.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia