historia.jpg

LA CASAS DE MONEDA EN GUADALUPE Y CALVO

SE MANTUVO EN OPERACIÓN DE 1843 A 1852.

por Miguel Rodríguez González

Guadalupe y Calvo, Chihuahua

El mineral de Guadalupe y Calvo, en el Estado de Chihuahua, limita con los municipios de Morelos, Batopilas, Balleza y los Estados de Sinaloa y Durango. Se le impuso el nombre para honrar a la Virgen de Guadalupe y para adular al entonces gobernador de Chihuahua, José Joaquín Calvo.

Enclavado en un lugar aislado y montañoso, el mineral era víctima de continuos ataques por parte de apaches y comanches y bandas de facinerosos que hacía peligrar las cargas de minerales de Guadalupe y Calvo que, a lomo de mula, se enviaban para su amonedación a las casas de Durango y ciudad de Chihuahua.

Con este argumento como justificación, la compañía inglesa Minera de Guadalupe y Calvo solicitó y obtuvo (en contra de la opinión de la Casa de Chihuahua), por decreto del presidente Antonio López de Santa Anna fechado el 3 de octubre de 1842, una concesión por diez años para establecer una casa de moneda y apartado en Guadalupe y Calvo. Éste año, la firma inglesa cambió su nombre por el de Compañía Mexicana Manning & Mackintosh, y arrendó la casa de moneda de Guadalupe y Calvo.

 

El edificio de la Casa de Moneda que estaba ubicado al norte de la población, cerca de las minas, se comenzó a edificar en diciembre de 1842 en un solar comprado a particulares, logrando terminar la construcción, pese a la escasez de mano de obra capacitada, en agosto del mismo año.

La mayor parte del equipo, se trajo de Europa vía puerto de Havre, ciudad del noroeste de Francia, incluyendo maquinaria para la acuñación y la necesaria para el apartado del oro y de la plata. Para construir el edificio hubo que ejecutar grandes rebajes en el terreno a base de pólvora y no toda la estructura resulto del mismo nivel. El arroyo San Francisco daba el agua para todos los servicios, que se llevo por cañería metálica, de plomo, con llaves de fuente habiéndose instalado una pila en el patio principal.

Todas sus paredes exteriores eran de piedra y dos torreones circulares para la defensa. La distribución arquitectónica constaba de salas de acuñación, acordonado, blanqueamiento y temple, departamento de fundición y refinación, fragua, almacén, talleres de carpintería, laminación, limado y ajuste, cámaras para manufactura de ácidos.

En cuanto a las demás dependencias el establecimiento contaba con bóveda de seguridad, oficinas para el director, tesorero superintendente y el ensayador de grabaduria, caballerizas, patios de servicio, carpintería, establo, corrales y traspatio.

 

La Casa de Moneda inicio sus operaciones el 1º de junio de 1843 bajo el mando de Thomas Mackintosh y sirviendo como primer y único ensayador Don Manuel Onofre Parrodi, cuyas iniciales M.P., aparecen en las monedas allí acuñadas, a excepción de unas cuartillas de real de plata emitidas por esta ceca durante 1843, 1844 y 1845, que llevaban las iniciales de L.R, que corresponden a Luciano Rovira, grabador de la ceca de la ciudad de México desde marzo de l837.

En la operación de la casa trabajaban además de los funcionarios mencionados un Ayudante, un Administrador de la Moneda encargado de la balanza, 3 guardavistas y un grabador y más de 100 hombres entre operarios, veladores, carpinteros, herreros, peones, bodegueros, muleros, caleros, etc.

La Casa de Moneda de Guadalupe y Calvo se clausuró, por los mismos contratistas, el 22 de mayo de 1852. Solamente se acuñaron monedas de oro y plata y, de acuerdo con el decreto, fueron iguales a las troqueladas en la Casa de México, la cual envió las matrices para llevar a cabo la acuñación, en todas las denominaciones.

  

En 1872 el edificio fue incendiado durante los combates celebrados entre las tropas leales al gobierno y los sublevados porfiristas del Plan de la Noria quienes habían establecido su cuartel después de ocupar la población.

En 1895 la Secretaria de Hacienda hizo cesión del edificio a las autoridades locales a fin de que lo adaptaran para una escuela primaria.

En 1895 la Secretaria de Hacienda hizo cesión del edificio a las autoridades locales a fin de que lo adaptaran para una escuela primaria.

El 26 de marzo de 1957 el edificio se puso a disposición del Ayuntamiento para que ahí se construyera la Cárcel Municipal.

 

Hace algunos años el edificio fue declarado Patrimonio Histórico de la Nación por lo cual fue objeto de remodelación, sus instalaciones son utilizadas para conferencias, exposiciones y cuenta además con un aula de informática.

La Casa de Moneda de Guadalupe y Calvo fue de las primeras de la republica que contó con una maquina de vapor desde 1847 mientras que la de la Ciudad de México la tuvo hasta 1850. Para conmemorar tal suceso se troquelo una moneda conmemorativa con la siguiente leyenda:

“La primera maquina de vapor introducida a la Sierra Madre comenzó a andar en la Casa de Moneda de Guadalupe y Calvo. 1 de Diciembre de 1847”. Al reverso se leía: “En conmemoración de la primera aplicación del vapor en la republica mexicana a la maquinaria de amonedación. Tomas Mackintosh, Director”.

Fuente: Las Venas de Plata en la Historia de México: síntesis de história, Volúmen 2. Miguel Rodríguez González.

Imagen: Miguel Rodríguez González. Creative Commons. 

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia