historia.jpg

HOMENAJE A LOS RESTOS DE LOS HÉROES DE LA PATRIA

En el marco de la Conmemoración del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia, se llevo a cabo una ceremonia militar con cortejo, en la que participaron el Colegio Militar, la Escuela Naval y el Colegio del Aire, todos encabezados por el presidente de México Felipe Calderón Hinojosa y los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial.

 

Columna de Independencia, Ciudad de México

Domingo 30 de mayo del 2010 

Ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Senador Francisco Arroyo Vieyra, Vicepresidente del Senado de la República.

Diputado Francisco Salazar, Vicepresidente de la Cámara de Diputados.

Magistrada María del Carmen Alanís, Presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Doctor Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Doctor Eduardo Sojo Garza-Aldape, Presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Honorables integrantes del Gabinete del Poder Ejecutivo.

Integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Jóvenes estudiantes.

Ciudadanas y ciudadanos.

Mexicanas y mexicanos:

Con profunda emoción, vengo en nombre de las mexicanas y los mexicanos, a quienes represento, como Presidente de la República, ante este Altar de la Patria, a rendir homenaje a nuestros Héroes de la Independencia.

Hoy  tributamos a ellos, a quienes decidieron sacrificar su vida para que los mexicanos contáramos con libertad, con Independencia, con una Patria propia, con un suelo soberano.

Hoy México honra a don Miguel Hidalgo y Costilla, el Padre de la Patria. Él es el artífice del México soberano que hoy somos; él es quien despertó del letargo a todos los nacidos en estas tierras para que lucharan por su libertad y por su igualdad.

Gracias a Hidalgo y a quienes lo siguieron, gracias a ellos México existe y nuestra Bandera Nacional se yergue orgullosa, simbolizando a la Nación, simbolizando a la Independencia, simbolizando la unión entre los mexicanos.

Fue Hidalgo, el primero en abolir la esclavitud en toda la América continental. Hidalgo, como lo señaló alguna vez Benito Juárez, enseñó a los reyes que su poder es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos.

En esta fecha honramos también a Ignacio Allende, a Juan Aldama, a Mariano Jiménez, quienes acompañaron desde la primerísima hora a Hidalgo, en su Gesta por la Libertad de los mexicanos.

El Capitán Allende, Aldama y Jiménez combatieron con valor y con ahínco en Guanajuato, en el Monte de las Cruces; en Aculco, en el Puente de Calderón. Lucharon para lograr la Independencia de la Nueva España. Y en este día también recordamos y expresamos nuestra mayor gratitud a José María Morelos y Pavón, el Siervo de la Nación, quien acudió al llamado de la Patria y levantó un gran Ejército en el Sur del territorio Nacional, que le diera grandes victorias a la Gesta Libertaria: las de Veladero, las de Tixtla, las de Orizaba, de Acapulco; Oaxaca, entre muchas otras.

Más allá de su genio militar Morelos pensó y diseñó la nueva Patria como un Estado soberano, luchó por darle a los mexicanos una nueva Constitución, organizó el Congreso de Chilpancingo, expresó los Sentimientos de la Nación y, finalmente, logró que se promulgará la Constitución de Apatzingán.

Morelos luchó por el nuevo Estado para que los mexicanos dejásemos de ser súbditos y nos convirtiésemos en ciudadanos de una nueva Nación; sentó, así, las bases políticas de lo que habría de ser el México republicano al hacer radicar la soberanía en el pueblo y establecer un poder tripartito, dividido en: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Dio su sangre, Morelos, por la igualdad de los mexicanos y estableció, en Los Sentimientos de la Nación, que la esclavitud se proscriba para siempre y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales y sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud.

Esta mañana recordamos también a Mariano Matamoros y a Nicolás Bravo, dos de los principales generales de Morelos, que acompañaron al Siervo de la Nación en sus diferentes campañas militares, que impulsaran vigorosamente la Gesta de Hidalgo, que combatieron siempre con ingenio, con gallardía y con la convicción profunda de que no había otra cosa mejor y más digna para ser luchada que la libertad de los mexicanos.

Yace aquí también y homenajeamos a Leona Vicario, quien simpatizaba con la causa insurgente y enviaba recursos y armas a los rebeldes, por ello padeció persecución, padeció prisión.

Leona Vicario es ejemplo de la fortaleza y la valentía que ha distinguido a las mujeres mexicanas desde la primera hora de México como Nación.

Y honramos a Andrés Quintana Roo, ideólogo defensor de la Independencia, quien fuera uno de los diputados del Congreso de Chilpancingo, que estableció la primera Constitución de México: la Constitución de Apatzingán.

Recordamos a Francisco Javier Mina, aquel valiente militar que aún no habiendo nacido en estas tierras combatió, primero, en contra del imperio de Napoleón Bonaparte y, posteriormente, decidió unir su sable al de los hijos de México para cortar las cadenas que ataban a los americanos.

Mina, siendo español de origen, amó a nuestra tierra, murió por ella y aquí yace también. Él fue un mexicano de corazón y dio su sangre para que fuésemos libres.

Y veneramos en este día a Vicente Guerrero y a Guadalupe Victoria, a esos dos titanes de la Gesta de la Independencia que se unieron a Morelos desde muy jóvenes, que mantuvieron la llama de la libertad cuando los principales caudillos habían muerto y, gracias a su tenacidad, a su indomable y profundo patriotismo, México logró la Consumación de la Independencia. Ambos fueron Presidentes de nuestro país y trabajaron arduamente para constituir una República que procurara la equidad entre todos los mexicanos.

Los restos de nuestros héroes fueron conducidos a esta Columna de la Independencia en 1925. Hoy serán trasladados al Castillo de Chapultepec con el objeto de llevar a cabo un cuidadoso examen de ellos, evaluar su estado, prever su conservación y, posteriormente, serán llevados al Palacio Nacional para que los mexicanos todos, les rindamos homenaje en este Año de la Patria, en el que cumplimos 200 años de ser orgullosamente mexicanos.

Estoy convencido, señoras y señores, que hay generaciones a las que les toca luchar por la libertad, y otras a las que les corresponde preservarla. La libertad es legado de las mujeres y los hombres valientes de 1810; por eso, a nosotros, la Generación del Bicentenario, nos toca el deber de luchar por preservar esa libertad, por ampliarla y por heredarla a los mexicanos que han de venir detrás de nosotros. A ellos, a los Héroes de la Independencia; les correspondió conquistar la libertad de México, a nosotros, agradecidos hoy, nos toca defender esa libertad.

Tocó a ellos encabezar el Movimiento de Independencia, a nosotros nos toca seguir el vigor de la Patria; tocó a ellos armar el primer Ejército Insurgente, aquí están también hijas e hijos de México que representan a un gallardo Ejército Nacional y Fuerzas Armadas emergidas del pueblo.

En este Año de la Patria nos une la emoción de celebrar 200 años de ser orgullosamente mexicanos, es mucho lo que hemos construido en estos dos siglos de vida independiente.

Hoy México es un país soberano, libre, capaz de elegir su propio destino; una Nación democrática, en la que existe libertad de opinar, de criticar, de disentir, libertad de organizarse para luchar por las ideas, libertad de elegir a los gobernantes y a los representantes. Un sistema político de pesos y contrapesos, que equilibre el ejercicio del poder, y que es el antídoto más eficaz de las decisiones arbitrarias.

México es un actor  fundamental en la esfera internacional. Ha consolidado una amplia red educativa y de salud. Está a punto de proveer a todos sus hijos médico, tratamiento y medicinas a quien lo necesite.

Y ha dado al mundo  mujeres y hombres talentosos  que han destacado en las ciencias, en las artes, en la diplomacia, en las humanidades, en la ciencia y en el deporte.

Mexicanas y mexicanos:

Son muchos y muy vivos los motivos por los que nos sentimos orgullosos de ser mexicanos, orgullosos de nuestros héroes, orgullosos de nuestras raíces, orgullosos de nuestra historia, y de todo lo que hemos construido en estos 200 años de ser Nación libre, soberana y poderosa.

Hoy, festejamos con júbilo el Año de la Patria. Morelos dijo alguna vez que morir es nada cuando por la Patria se muere. Hoy a nosotros nos ha tocado vivir en esta Patria independiente y tenemos el privilegio de vivir por ella, de luchar por ella, de engrandecerla,  de protegerla, de construirla día con día, cada quien en su trabajo, en su escuela, en su servicio.

Festejemos con júbilo a la Patria. Que palpite en nuestros corazones el orgullo nacional; que recordemos siempre, con admiración y gratitud, a estos enormes Héroes de la Independencia.

Que su vida y su sacrificio nos sirvan de ejemplo para preservar nuestra sagrada libertad, y que no desfallezcamos nunca en nuestra lucha para avivarla y preservarla.

Mexicanas  y mexicanos:   

Qué vivan los Héroes que nos dieron Patria.

Qué Viva México.

 

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia