historia.jpg

FRANCISCO ZARCO

JOAQUÍN FRANCISCO ZARCO MATEOS (1829-1869)

Francisco Zarco Mateos nace en la ciudad de Durango el 4 de diciembre de 1829, fue hijo de Joaquín Zarco, coronel del ejército de Morelos y de María Mateos Medina. Tuvo dos hermanos, Ana y Joaquín Gregorio.

Se casó con Luisa Elorriaga, hija de su padrino de bautizo, el entonces gobernador de Durango, don Francisco Elorriaga, y fue padre de tres hijos: Luisa, Carlos y María, nacida mientras estaba exiliado en Nueva York durante los días de la lucha contra la invasión francesa.

Sólo curso formalmente su educación primaria, hizo estudios en Derecho, Teología y Ciencias Sociales, pero su formación fue principalmente autodidacta. Zarco estudia idiomas en el Colegio de Minas donde aprende francés, inglés e italiano.

Viajó a la Ciudad de México y comenzó a escribir artículos de tipo político y tono combativo en el periódico El Siglo XIX, del que llegó a ser redactor en jefe; escribió también en El Demócrata, el Monitor Republicano, La Ilustración Mexicana, El presente amistoso y fundó un periódico propio, Las Cosquillas. Defendió la libertad de expresión, los derechos populares y la causa republicana; criticó el sistema y escribió en contra del general Mariano Arista, lo cual le valió ser perseguido.

A los17 años es nombrado Oficial Mayor de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se convierte en uno de los más cercanos colaboradores del presidente Manuel de la Peña durante la intervención norteamericana y fungía como traductor. A los 27 años fue electo diputado por el estado de Durango al Congreso Constituyente Extraordinario de 1856, en que promulgó la Constitución Política de 1857.

Durante los debates de este Congreso memorable, gran parte de lo que ahí se dijo y discutió se conserva gracias a su paciente labor como cronista de las sesiones del Congreso, que posteriormente se publicaron bajo el título de Historia del Congreso Constituyente Extraordinario de 1856-1857.

Se le atribuye haber inventado un mecanismo de signos y símbolos similar a la taquigrafía, lo que, aunado a su prodigiosa memoria, le hacía captar y asentar hasta la más minuciosa participación.

Es a partir de 1848 cuando se inicia como periodista y en 1850 funda el periódico El Demócrata. Debido a sus editoriales y ataques al gobierno del general Arista es encarcelado en varias ocasiones. Escribió desde las páginas de La Ilustración Mexicana, revista literaria que fundó en compañía de Ignacio Cumplido bajo el seudónimo de “Fortín”, y a través del diario de corte satírico Las Cosquillas fustigaba la figura del dictador Antonio López de Santa Anna.

Del prestigiado diario El Siglo Diez y Nueve llegó a ser el editor principal e incluso director de redacción. Como periodista combativo escribía en tono de sorna y lo mismo abordaba con pasión el periodismo político que artículos serios, de fondo, biográficos o costumbristas, incursionando con éxito en la literatura. Su personal estilo de hacer editoriales le han valido hasta la actualidad para ser reconocido como el padre o fundador del periodismo mexicano, sobre todo si tomamos en cuenta que lo hizo en una época donde la libertad de prensa era letra muerta.

Se opuso de manera enérgica al autogolpe de Estado de Comonfort y lo combatió desde un periódico que fundó llamado Boletín Clandestino. La publicación de un folleto en que denunciaba las atrocidades cometidas por las tropas conservadoras, que tituló Los Asesinatos de Tacubaya, le valieron el encarcelamiento durante siete meses, donde comenzó a padecer de tuberculosis.

Su lucha contra el conservadurismo y fiel devoción a las causas de la República le valieron el reconocimiento de sus contemporáneos como Guillermo Prieto, Melchor Ocampo, Ponciano Arriaga, Ignacio Ramírez y el propio Benito Juárez, a quien siguió de manera leal en su peregrinar a partir de 1863 hasta el triunfo de la República en 1867.

Durante la intervención francesa Zarco mantuvo viva la llama de la libertad y la independencia a través de dos periódicos: La Independencia Mexicana y La Acción. Activo, inquieto, siempre estaba atento al acontecer nacional y participaba de lleno en la vida del país como uno de los principales divulgadores de las ideas liberales.

Al triunfo de la República, en 1867, el presidente Benito Juárez lo designa Secretario de Relaciones Exteriores y de Gobernación, cargo que declina para dedicarse a su labor como periodista al frente de El Siglo Diez y Nueve, donde había sucedido a José María Iglesias como director de redacción.

Francisco Zarco muere en la ciudad de México, a causa de la tuberculosis que lo aquejaba, el 22 de diciembre de 1869, a la edad de 40 años.

Fuente: Wikipedia. Dr. Javier Moctezuma Barragán. Los cancilleres de México a través de su historia. Secretaría de Relaciones Exteriores. Consultado el 18 de enero de 2010.

Creative Commons.
 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia