historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
RAMÓN F. ITURBE

RAMÓN FUENTES ITURBE (1889-1970)

Nació en Mazatlán, Sinaloa, el 7 de noviembre de 1889. Fue hijo natural de Adolfo Fuentes y Refugio Iturbe.

Nacido en la calle San Germán número 50 del puerto de Mazatlán; luego viviría en el pueblo de Oso, municipio de Culiacán, donde transcurrió su infancia entre ese lugar y el rancho de “Salsipuedes”. Radicó también en la ciudad de Culiacán, donde cursó hasta el tercer año de primaria, bajo la tutela del maestro Tello de Meneses.

Luego estudiaría en el antiguo Seminario Conciliar de Culiacán, donde su familia pagaba una cuota mensual de dos pesos cincuenta centavos. Aquí permaneció poco tiempo, al quedar huérfano de padre y no poder su madre continuar sufragando tales gastos.

Se vio obligado a trabajar desde temprana edad como empleado en varias casas comerciales de Culiacán, posteriormente, el joven Ramón viviría algún tiempo en el pueblo de Alcoyonqui, cercano a Culiacán, donde había abierto una pequeña tienda de abarrotes con el fin de sostener a su madre y a tres medios hermanos de nombres: Arturo, Beatriz y Refugio.

A los 19 años de edad, Ramón F. Iturbe se inició en la vida política sinaloense al participar en la campaña electoral del licenciado y periodista José Ferrel Félix, candidato a Gobernador del Estado, apoyado por el “Club Democrático Sinaloense”, y quien fuera derrotado en reñidas elecciones por Diego Redo de la Vega, candidato apoyado por Porfirio Díaz y José Yves Limantour, ministro de Hacienda.

En 1909, Ramón F. Iturbe, convertido en líder político natural de los ciudadanos del pueblo de Alcoyonqui, encabezó a decenas de ellos para ir a depositar sus votos en Culiacán por la causa política de José Ferrel, que como se ha dicho resultó derrotado en la contienda electoral.

A lo largo del año de 1910, Ramón F. Iturbe enriqueció su experiencia en las lides políticas al afiliarse primero al Club Antirreleccionista de Culiacán y luego a la Liga Nacional de Adhesión al Plan de San Luis, firmado por Francisco I. Madero el 5 de octubre, en contra del Presidente Porfirio Díaz.

En los meses de octubre y noviembre del mismo año, junto con Juan M. Banderas, José María R. Cabanillas, Francisco Ramos Esquer, Manuel de la Vega y otros veinte conjurados, se reúne secretamente en una casa ubicada al oriente de la calle Colón, en Culiacán, con el fin de preparar el estallido de la Revolución en Sinaloa. Sin embargo, el 19 de noviembre, un día antes de la fecha acordada para iniciar la Revolución, fueron descubiertos y varios de los conspiradores fueron apresados por la policía rural.

 Ramón F. Iturbe, en compañía de Juan M. Banderas y otros precursores revolucionarios, escaparon del acoso de los rurales del gobernador Diego Redo al huir rumbo a la Sierra Madre Occidental, donde al poco tiempo, lograron reunir a una centena de hombres, entre quienes figuraban campesinos, vaqueros, caballerangos y trabajadores de minas de Durango. De esa manera inició precariamente el movimiento armado en la región de la sierra.

A nivel nacional, Ramón F. Iturbe fue sin duda uno de los primeros organizadores de los grupos revolucionarios contra el régimen porfirista. Sus acciones de armas las había iniciado en la sierra de Durango a la edad de 21 años.

El 12 de enero de 1911, Iturbe al frente de un grupo de 100 hombres tomó Tamazula, Durango; el 17 de febrero, al mando de 500 hombres, atacó durante 12 horas, sin éxito, el pueblo minero de Topia, Durango, el cual cayó hasta el 6 de mayo, luego de haber sostenido un reñido combate que duró 3 días.

Su más importante enemigo a quien se enfrentó y por quien fue derrotado en varios combates sostenidos en la sierra, fue el Teniente Coronel porfirista Luis G. Morelos, el mismo a quien vencería el 2 de junio de 1911, siendo además el último en rendirse al final del asedio de la plaza de Culiacán, en la azotea del templo del Santuario del Sagrado Corazón de Jesús.

Ramón F. Iturbe ya había recibido el grado de General Brigadier del Ejército Libertador el 22 de mayo de 1911, nombramiento expedido por Francisco I. Madero en Ciudad Juárez, Chihuahua, el cual fue ratificado el 13 de septiembre de 1913, por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista don Venustiano Carranza.

Por el prestigio obtenido en el campo de batalla fue designado Comandante en Jefe de las Fuerzas Rurales de Sinaloa, el 8 de agosto de 1911, nombramiento otorgado por la Inspección General de las Fuerzas Rurales; asimismo, fue Jefe del 54o. Cuerpo Rural, otorgado también por la Inspección General de las Fuerzas Rurales en agosto de 1911. Habiéndose trasladado al Estado de Chihuahua a combatir a los orozquistas alzados contra el régimen presidencial de Francisco I. Madero.

En 1913, durante la presidencia de la República de Francisco I. Madero, el joven general viajó hacia Estados Unidos donde inició estudios de ingeniería en Los Ángeles, California. Pero, al enterarse del golpe de Estado encabezado por el general Victoriano Huerta y de las muertes de Madero y Pino Suárez, regresó al país para unirse a las fuerzas revolucionarias que organizaba Álvaro Obregón en Nogales, Sonora.

Dentro de la estructura militar del Cuerpo del Ejército Constitucionalista del Noroeste, bajo el mando del general Álvaro Obregón, el general brigadier Ramón F. Iturbe fue designado Jefe de las Operaciones Militares en el Estado de Sinaloa, el 16 de septiembre de 1913, nombramiento otorgado por Obregón, Jefe de dicho Cuerpo.

Ramón F. Iturbe cosechó importantes victorias en los campos de batalla, habiendo sido el artífice para el sitio y toma del puerto de Topolobampo, lo que le mereció el ascenso a General de Brigada el 28 de octubre de 1913, grado otorgado por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista don Venustiano Carranza.

Tuvo asimismo una destacada actuación en la segunda toma de Culiacán el 14 de noviembre de 1913 y en el sitio del puerto de Mazatlán en los primeros días de agosto de 1914. En junio de ese año, había sido nombrado Jefe de la Brigada de Sinaloa, por el general Álvaro Obregón. Y anteriormente, en febrero de ese año, había contraído matrimonio civil y religioso con la señorita Mercedes Acosta Ferreiro, originaria de Cosalá.

Al triunfo de la causa constitucionalista, el general de brigada Ramón F. Iturbe participó en la Convención de Aguascalientes, habiendo tomado partido por el carrancismo. En noviembre de 1914, fue designado por el general Obregón, Jefe de la Tercera División del Noroeste, cargo que ocupó hasta el 29 de agosto de 1915, después de derrotar a las fuerzas del general Francisco Villa en Sinaloa. En este período sostuvo varios combates contra otro general sinaloense, Rafael Buelna Tenorio, “El Granito de Oro”, quien militaba en las filas villistas.

En septiembre de 1915, fue designado Jefe de las Operaciones Militares en los estados de Jalisco y Colima. Y una vez pacificadas las regiones de Noroeste y Occidente recibió el encargo de una misión diplomática en Japón y en varios países europeos.

En 1917, el general Ramón F. Iturbe, apoyado por el Partido Liberal Progresista, participó en la contienda electoral en pos de la gubernatura del Estado, teniendo como contrincantes a cuatro candidatos, los generales: Ángel Flores, quien recién había dejado la gubernatura; Manuel M. Mesta; Manuel A. Salazar, y el licenciado Enrique Moreno Pérez. Por su parte, los periódicos: El Liberal, de Mazatlán, dirigido por Roberto Casas Alatriste y El Progresista, del ingeniero Emiliano Z. López, lo apoyaron en la campaña electoral. Los otros cuatro candidatos se limitaron a intentar conquistar al electorado en las ciudades, en cambio, el general Ramón F. Iturbe recorrió pueblos y rancherías, obteniendo más votos que los cuatro candidatos juntos.

Don Venustiano Carranza le había pedido por escrito, meses antes, que cancelara definitivamente su postulación, pero Iturbe le contestó: «Lo siento, pero ya estoy comprometido con mi pueblo».

Al final del proceso electoral, la XXVII Legislatura del H. Congreso del Estado de Sinaloa declaró Gobernador Constitucional de Sinaloa al general Ramón F. Iturbe por decreto número 1, de 29 de junio de 1917. Y el 26 de julio de ese mismo año, a la edad de 27 años, tomó posesión del cargo en Culiacán, el cual ocupó hasta el 20 de abril de 1919, día en que el Honorable Congreso del Estado aprobó su licencia para separarse del gobierno por tiempo indefinido y para hacerse cargo de la Jefatura de Armas, poniéndose al frente de las operaciones militares en Mazatlán con motivo del estallido de la rebelión de Agua Prieta, la cual desconocía al régimen del Varón de Cuatro Ciénegas, su protector político.

Durante su breve gestión gubernamental, se destacan las siguiente acciones y obras: se aprueba la Constitución Política del Estado de Sinaloa; se expide la Ley Orgánica Electoral del Estado; se expide la Ley de Educación Primaria en el Estado; se crea la Contaduría Mayor de Hacienda del H. Congreso del Estado; se establece en Culiacán _en el edificio que ocupaba el Seminario Conciliar_ el Hospicio “Francisco I. Madero” para huérfanos de la Revolución; se crea la “Universidad de Occidente”, antecedente de la Universidad Autónoma de Sinaloa; se amplió el local de la Escuela Industrial y Militar, entre otras.

Años después, participó con otros reconocidos generales en la rebelión escobarista de 1929. Y como consecuencia de la derrota del último movimiento armado del país, se vio en la necesidad de emigrar rumbo al extranjero. Sin embargo, gracias a la amnistía concedida por el Gobierno Federal regresó a México el 27 de julio de 1933.

El Presidente de la República Lázaro Cárdenas del Río le otorgó el grado de General de División, y a partir del primero de septiembre de 1937, fue Diputado Federal por el Distrito Electoral de Mazatlán, integrando la XXVII Legislatura del Congreso de la Unión. Asimismo, fue Director de Fomento Cooperativo, dependencia de la Secretaría de Economía del Gobierno Federal.

Sus inquietudes políticas lo hicieron tomar partido por el general Juan Andrew Almazán, y presentar, otra vez, su candidatura a la gubernatura, sin haber alcanzado sus propósitos.

En 1941, el Presidente Manuel Ávila Camacho lo nombró Agregado Militar en la embajada de Japón, en donde ya había estado antes atendiendo una misión diplomática. Como consecuencia del ataque japonés al puerto de Pearl Harbor, permaneció temporalmente recluido en una prisión de Tokio.

Fue el segundo Comandante de la Legión de Honor de los Veteranos de la Revolución Mexicana, Presidente de la Confederación de Instituciones Liberales de México y de la Junta Continental Pro Federación Americana.

En 1966, el general Iturbe recibió del Senado de la República la medalla "Belisario Domínguez" en sesión solemne celebrada el 7 de octubre. Al ser objeto de dicha distinción expresó: "No creo haber hecho nada que lo merezca, pero sí puedo asegurar que mi anhelo más grande y sincero ha sido poder servir a mi patria y a la humanidad".

Ramón Fuentes Iturbe murió en el Hospital Central Militar de la Ciudad de México el 27 de octubre de 1970.

Fuente: Wikipedia. Congreso Sinaloa. The Nevada Observer.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia