historia.jpg

BATALLA DE SAN JACINTO DURANTE LA SEGUNDA INTERVENCIÓN FRANCESA EN MÉXICO

HACIENDA DE SAN JACINTO, ZACATECAS 1867

La Batalla de San Jacinto tuvo lugar el 1 de febrero de 1867 en las inmediaciones de la Hacienda de San Jacinto en el estado de Zacatecas, México, entre elementos del ejército mexicano de la república, al mando de los generales Mariano Escobedo y Jerónimo Treviño y los coroneles Pedro Martínez y Francisco O. Arce. Las fuerzas del Segundo Imperio Mexicano eran comandadas por el Gral. Miguel Miramón, compuesta de soldados franceses, austriacos y conservadores mexicanos durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Al enterarse el Gral. Mariano Escobedo de la Toma de Zacatecas por las tropas de Miguel Miramón y la casi captura de Juárez, decidió avanzar con dirección a Zacatecas y atacar a Miramón. Escobedo unió las fuerzas con las que contaba en Mexquitic y las del Gral. Jerónimo Treviño y se puso al frente de ellas para combatir en la batalla.

Al ser informado Miramón de la proximidad de Escobedo, decide retirarse ya que esta en desventaja numérica y además su posición estratégica es muy precaria, pues sus tropas son todas las imperiales que están en la zona unos 4,000 hombres, así que toma el camino a Aguascalientes con dirección al centro.

Por su parte Escobedo recibe mucha información sobre las tropas imperiales y les sigue muy de cerca, organizando que partidas de milicias se adelanten en el camino y amaguen a la columna enemiga, esto retrasa a Miramon y lo pone "nervioso" ya que es conciente de que sobre el convergen numerosas fuerzas; el Gral. Mariano Escobedo logra cerrar la huida del imperio en la hacienda de San Jacinto el 1 de febrero de 1867.

La batalla comenzó en un principio en la hacienda de Ledesma hasta que finalmente se desarrollo en la de San Jacinto, batiéndo las tropas republicanas por la retaguardia y por ambos flancos a las tropas imperiales que habían perdido el espíritu de resistencia y ante la presión se desbandan tratando de salvarse el que pueda.

Esta fue una derrota total para el imperio, pues perdieron muchos hombres y armamento ya que varios grupos fueron capturados al tratar de retirarse o huir, esto dio lugar a un evento lúgubre; Mariano Escobedo tomó prisioneros aproximadamente a 800 imperialistas de los cuales 600 eran antiguos soldados conservadores mexicanos de la Guerra de Reforma y el resto soldados franceses y austriacos; de estos, 107 fueron fusilados por orden del Gral. Escobedo de diez en diez, lo que hizo a esta victoria republicana una carnicería sin precedentes.

Según algunos historiadores se dice que los fundamentos que llevaron a Mariano a fusilar tantos prisioneros fue que los imperialistas habían ya hecho lo mismo durante la guerra fusilando a todos los oficiales prisioneros de guerra del bando republicano y le parecía indispensable hacer un castigo.

Pero la verdadera razón por la que el General Escobedo mandó fusilar a los prisioneros fue para castigarlos por la masacre que habían hecho entre la población civil luego de tomar por asalto Zacatecas. Uno de los fusilados al termino de la batalla fue el Gral. Joaquín Miramón, hermano de Miguel. Durante tres días se realizaron las ejecuciones en el propio campo de batalla. Sin duda alguna un acto muy feroz, como varios que se dieron en esa y otras guerras.

Esta derrota fue el antecedente directo del fin del imperio de Maximiliano ya que perdió un cuerpo de ejercito completo, se dice que Miramón llego a la ciudad de Querétaro solo con quince hombres y totalmente desmoralizado y resignado a la fatalidad, dejando tras de si a un ejercito liberal que ascendía ya a 12,000 hombres quienes confiaban en su líder el Gral. Mariano Escobedo.

Fuente: Wikipedia. Nevada Observer. Mapa cortesía de  University of Texas Libraries, The University of Texas at Austin.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia