historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LA BATALLA DE SANTA ISABEL

 

GUERRA EN EL PERIODO DE LA SEGUNDA INTERVENCIÓN FRANCESA

El 1 de marzo de 1866, en la Hacienda de Santa Isabel en las cercanias de Parras de la Fuente en el estado de Coahuila, México, tuvo lugar una batalla entre fuerzas mexicanas al mando de Andrés S. Viesca y tropas francesas al servicio del Segundo Imperio Mexicano comandadas por el conde Bryand.

Un año antes, Viesca había organizado la insurrección de los parrenses y había acrecentó sus fuerzas con grupos de carabineros de Monclova y lanceros de la Laguna. Con estos hombres incursionaba entre Monclova, Monterrey y Saltillo, y entró en contacto con el general Mariano Escobedo para organizar acciones conjuntas que les permitieran acciones en plazas más importantes.

En febrero de 1866, Viesca desaloja en Parras a las fuerzas de Máximo Campos y los persigue hasta La Laguna. Estas tropas imperialistas son reforzadas con elementos del Ejército francés que salen de Saltillo a Parras.

Escobedo en apoyo de Viesca, envía tropas de caballería a las órdenes de los coroneles Jerónimo Treviño, Francisco Naranjo, Pedro A. Gómez y el teniente coronel Ildefonso Fuentes; que se reúnen con Viesca en el lomerío de Santa Isabel, en las cercanías de Parras, a donde llegan las tropas franco imperialistas con 665 elementos, que son rechazadas, derrotadas y perseguidas hasta su rendición total.

Las hostilidades iniciaron en las primeras horas de la mañana y en lo más reñido del combate el teniente coronel Fuentes le quitó al enemigo una bandera francesa que se exhíbe en el salón de la casa del ayuntamiento de Parras, reportaron 10 bajas y 22 heridos, mientras que los imperialistas tuvieron 131 bajas, entre ellos su comandante y 166 fueron hechos prisioneros.

Treviño y Naranjo, a poco que terminó la batalla, cumplida su misión, se retiraron del campo y se fueron a expedicionar en otros lugares. A Viesca, como general en jefe, le tocó levantar el campo, entendiendo en la custodia de los prisioneros, sepultura de los cadáveres (el del conde de Bryand y el del médico Montimer fueron sepultados en el arroyo de Santa Isabel) y curación de los heridos.

Esta batalla inició una serie de victorias para los republicanos, que lleva a Benito Juárez a su triunfo total en Querétaro en 1867. Andrés S. Viesca además del triunfo militar, dio muestras de su grandeza al ordenar que se respetara la vida de 80 prisioneros de guerra franceses, acto que le valió el reconocimiento años después, del ministerio de guerra de aquel país.

En esa batalla se destacaron las fuerzas de caballería del Ejército del norte de Gerónimo Treviño y de Miranda, los rifleros de Monclova del coronel Ildefonso Fuentes y las tropas de Saltillo de Peña Goribar y Victoriano Cepeda y los lanceros de Parras y de La Laguna al del coronel Jesús González Herrera.

La batalla de Santa Isabel en la que los coahuilenses demostraron su disciplina y valentía, rompió la línea de comunicación que mantenía con el Ejército francés entre Durango y Chihuahua con Saltillo, Matamoros y Tampico.

Fuente: Wikipedia. Otto Schober, Historiador de Piedras Negras, Coahuila. Biblioteca Virtual Antorcha. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia