historia.jpg

MIGUEL DOMÍNGUEZ

MIGUEL RAMÓN SEBASTÍAN DOMÍNGUEZ ALEMÁN (1756-1830)

Trascripción acta de bautizo de Miguel Domínguez Alemán, 24 de enero de 1756.

«El veinticuatro de enero del año del Señor de mil setecientos cincuenta y seis con licencia del Sr. Dr. y Mtro. D. Juan Ignacio de la Rocha, cura propietario de esta Santa Iglesia, Yo el Br. D. Ignacio de Zupia, Bapticé aun infante que nació el veinte del presente mes, pusele por nombre Miguel Ramón Sebastián, hijo lexítimo de lexítimo matrimonio del Br. D. Manuel Domínguez, Medico de esta ciudad y de Da. Josefa de Alemán; fue su padrino el Dr. D. Francisco González, vecino de México. Dr. y Mtro. Juan Ignacio de la Rocha y D. Ignacio de Zubia [Rúbricas].»

Fue el cuarto de los cinco hijos – José Joaquín (1749), Manuel (1751), Ana María (1753) y Joaquín (1762) – del médico Miguel José Domínguez Ginuesio (1716-1774) y Josefa Alemán Trujillo, españoles que se habían casado el 9 de junio de 1748. Realizó sus estudios de leyes en su ciudad natal, en el Colegio de San Ildefonso, de donde se tituló como abogado. A la edad de 19 años ya contaba con fama, formó parte del Colegio de Abogados.

Cierta ocasión, el Colegio de las Vizcaínas, donde estudiaba Josefa Ortiz, fue engalanado para recibir la visita de algunos funcionarios, entre ellos iba él. Domínguez se enamoró de ella y pidió permiso para visitar a la joven, se hicieron novios y el 23 de enero de 1791 se casaron en el Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México.

Durante el gobierno virreinal, Domínguez ocupó diversos puestos en la oficina de tesorería. El virrey Félix Berenguer de Marquina lo designó corregidor de la ciudad de Querétaro. En 1808 propuso que el gobierno de Querétaro se uniera con el de la Ciudad de México para establecer una junta colonial para gobernar la Nueva España en nombre del depuesto rey Fernando VII. Implícitamente, el virrey José de Iturrigaray apoyó este esfuerzo.

En Querétaro, Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortíz participaron en una conspiración cuyo propósito era idear una estrategia para liberarse de las autoridades españolas que habían gobernado México por tres siglos. Las reuniones se efectuaron bajo la apariencia de ser un club de lectura, teniendo sede en la casa del presbítero José María Sánchez. Además de los esposos Domínguez y el cura Sánchez, a las juntas asistieron los licenciados Parra, Altamirano y Laso, los militares Joaquín Arias, Francisco Lanzagorta Inchaurregui, Ignacio Allende y Juan Aldama. Asistían también, el cura de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla, los hermanos Epigmenio y Emeterio González, encargados de proveer armas. Se organizaron conspiraciones en San Miguel, Celaya, Guanajuato, San Felipe, San Luis Potosí y la Ciudad de México. Miguel Hidalgo fue electo para dirigir cada una de ellas.

El pronunciamiento estaba fijado para diciembre de 1810, pero se tuvo que adelantar debido a las denuncias hechas por Joaquín Arias el 10 de septiembre y de Juan Garrido el 13 del mismo mes.

El corregidor Domínguez, forzado por las autoridades virreinales, ordenó la detención de los conspiradores. Allanó la casa de los hermanos Epigmenio y Emeterio González, donde encontró armas y municiones, por lo que los tuvo que encarcelar.

Consciente del peligro que su esposa corría, la encerró con llave en su habitación mientras iba a sofocar a los sublevados. Sin embargo, doña Josefa pudo alertar a un compañero conspirador que vivía al lado, Ignacio Pérez. La noche del 15 de septiembre de 1810, Pérez cabalgó a San Miguel el Grande, hoy San Miguel de Allende para avisarle a Juan Aldama, quien se fue a Dolores para alertar a Hidalgo.

En la madrugada del día siguiente, 16 de septiembre, el cura Hidalgo dio el grito de Dolores, el cuál señaló el inició de la guerra de Independencia. En 1813, don Miguel y su esposa son hechos prisioneros por las autoridades virreinales. Los recluyen unos días en el convento de La Cruz en Querétaro, luego doña Josefa es enviada al convento de Santa Clara en la Ciudad de México y don Miguel es liberado. Lo destituyen como corregidor de Querétaro y se muda a la Ciudad de México para estar cerca de su esposa. Se le permitió visitarla algunas veces. En agradecimiento de sus servicios, el virrey Juan Ruiz de Apodaca lo recompensó con una pequeña pensión.

En 1823, una vez consumada la Independencia de México fue miembro, en cinco de los siete triunviratos (Supremo Poder Ejecutivo) que dirigieron la nación tras la caída del imperio de Agustín de Iturbide.

En 1825 se le designó presidente de la Suprema Corte de Justicia, cargo que desempeñó hasta 1827.

Don Miguel Domínguez murió el 22 de abril de 1830 en la Ciudad de México, a los 74 años de edad. Fue sepultado en el panteón de Tepeyac, situado en villa de Guadalupe Hidalgo, hoy delegación Gustavo A. Madero.

Fuente: Wikipedia. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia