historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LOS PRESIDIOS MILITARES EN LA NUEVA ESPAÑA

En la época colonial el presidio era una construcción de vigilancia fronteriza. Los presidios fueron un elemento importante de la ocupación española en el norte.

Los presidios coloniales eran las fortalezas militares de la corona española en el territorio novohispano dispuestas para la administración y defensa de una región. Desde allí se consolidaba el proceso de colonización y se controlaba toda la vida de la comarca: la religión, la educación, la vivienda, los cultivos y el mercado; la asistencia a las familias de los soldados y de los indios asentados y pacificados.

Con motivo de la belicosidad de algunas tribus para someterse, la corona española autorizó el establecimiento de presidios militares, que servirían de base a las llamadas compañías fijas de militares, y que no eran cárceles.

La tarea de los presidios era la de mantener el orden interno de las misiones y defenderlas de los indígenas rebeldes que no aceptaban el dominio de La Corona Española.

También fueron verdaderos centros de poblamiento, ya que las familias de los soldados y algunos vecinos preferían vivir en las inmediaciones de ellos dada la seguridad que el ofrecía el contingente militar.

Al norte del virreinato de la Nueva España se construyeron algunos de los primeros presidios. En el estado de Chihuahua se construyeron entre otros el presidio de San Francisco de Conchos fundado en diciembre de 1685, siendo gobernador de la Nueva España don José de Neyra y Quiroga. El presidio de la Junta de los Ríos en lo que es hoy Ojinaga, Chihuahua donde convergían los ríos Grande y Conchos. También el antiguo Presidio de San Felipe y Santiago de Janos, Chihuahua, fundado en 1686; el presidio militar con el nombre de San Carlos de Cerro Gordo y ubicada al margen del Río San Carlos, hoy poblado de Manuel Benavides.

En el estado de Sonora el primero se estableció en Santa Rosa de Corodéhuachi en 1691, mismo que después pasó a Fronteras, y estuvo bajo el mando del general Domingo Jironza Petris de Cruzat, alcalde mayor de la Provincia de Sonora, contando con 50 soldados.

 En 1741, ante la amenaza apache, se formaron el del Pitic-Hermosillo-que poco después paso a San Miguel de Horcasitas, y el de Terrenate, cerca de Santa Cruz. El presidio de Sinaloa, después de algunos cambios,  en 1751 se estableció en definitiva en Santa Gertrudis de El Altar.

 En 1762 nació el presidio de El Tubac y en 1765 el de San Rafael de Buenavista. Posteriormente el de El Tubac pasó a San Agustín del Tucson, y el de Terrenate pasó a Santa Cruz. Estas guarniciones a mediados del siglo X1X, se convirtieron en colonias militares del ejército mexicano. 

El primer Presidio de Coahuila, fue el Presidio de Santiago del Saltillo del Ojo de Agua,  fundado por el Capitán español Alberto del Canto en 1577, funcionó hasta el 18 de diciembre de 1675, en que fue reubicado, por conducto del Obispo Santa Cruz, que había recibido amplios poderes de la Audiencia de Guadalajara, lo suprimió por considerarlo innecesario. Creó la hoy ciudad de Saltillo, capital de Coahuila. También se fundaron los presidios de San Francisco de Coahuila, con el tiempo cambió de nombre por el de Santiago de la Monclova, el Presidio de Santa Rosa Maria de Sacramento, Presidio de San Fernando de Austria, el Presidio de Monclova Viejo, Presidio de Agua Verde.

El Presidio de San Vicente. Cumpliendo el nuevo Reglamento de los Presidios del 10 de septiembre de 1772, de reubicar algunos de ellos, el de San Sabás, situado en el territorio de Texas, se reubicó en la proximidad de los actuales límites de Coahuila y Chihuahua, a un kilómetro del Río Bravo, sobre una mesa elevada que dominaba el vado del mismo nombre. Se le puso el nombre de Presidio de San Vicente, donde hoy esta el Ejido del mismo nombre y junto con el puesto fronterizo de Boquillas, Jaboncillos y otras pequeñas poblaciones, formaron el efímero municipio Del Carmen.

El Presidio de San Juan Bautista del Rió Grande, por muchos años este presidio fue el más avanzado hacia el norte, contuvo los continuos ataques de los indígenas procedentes de Texas y sirvió como punto de partida para la fundación de nuevas Misiones y creación de nuevos núcleos poblacionales.

Las misiones, mantenían estrecha relación con los presidios, quienes les servían de aprovisionamiento, pues los misioneros les vendían productos agrícolas y ganaderos entre otros.

Referencias: [1]. a b c Rosario Rico Galindo. Pág, 179.

Fuente: Wikipedia. Álvarez, José Rogelio. Enciclopedia de México. 12 tomos, 1985.; Benítez, Ferando. Historia de la Cd. de México. 10 tomos, 1984.; Florescano, Enrique. Historia Gráfica de México. 10 tomos, 1988.; Franco González-Salas, Teresa. México y su historia. 12 tomos, 1974. Enciclopedia Sonora en tus Manos. Francisco Almada, Diccionario de Historia, Geografía y Biografías Chihuahuense., Donald Chipman, Texas en la época colonial, Madrid, Mapfre,1992, p.95. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia