historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
COMANDANCIA GENERAL DE LAS PROVINCIAS INTERNAS

Por la Real Orden del 22 de agosto de 1776, se creó la Comandancia General de las Provincias Internas en la zona septentrional del virreinato de Nueva España, con capital en Arizpe y bajo jurisdicción de la Real Audiencia de Guadalajara. Esta comandancia había sido propuesta por el visitador José de Gálvez y aprobada en 1770, aunque no llegó a crearse hasta seis años más tarde, estando Gálvez al frente de la Secretaría de Indias. La nueva demarcación tenía como finalidad dar un mando unificado a las provincias septentrionales de la Nueva España mejorar su defensa y promover la expansión y colonización del territorio.

Abarcaba de oeste a este las provincias de: California, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Nueva Vizcaya, Nuevo México, Nuevo Santander, Coahuila y Texas. Quedaron bajo el gobierno de un comandante general y capitán general que dependía directamente del rey y era a la vez superintendente general de Real Hacienda. Sus facultades eran equiparables a las del virrey de Nueva España. El primer comandante general fue Teodoro de Croix, quien permaneció cinco años en el gobierno.

(...) Gdor. y Comandante General en Gefe de las Provincias de Sonora Sinaloa Californias y Nueva Viscaya[1]

(...) en vuestro mando superior se han de entender incluidos y agregados los Gobiernos Subalternos de Coaguila, Texas y Nuevo Mexico con sus presidios y todos los demas q. se hallan situados en el cordon o linea establecida en ellos desde el Golfo de California hasta la Bahia del Espiritu Santo (...)[2]

En 1770 se creó la intendencia de Arizpe con las provincias y alcaldías de los gobiernos de Sonora y Sinaloa. Los cargos de intendente y de gobernador se unieron en 1777.

En 1786 la Comandancia quedó bajo el control del virrey de Nueva España, quien ordenó el 26 de agosto su división en tres comandancias: la del Poniente (provincias de Sonora, Sinaloa y las Californias), subordinada a ella quedaban la del Centro (provincias de Nueva Vizcaya y Nuevo México) y la del Oriente (provincias de Texas, Coahuila, Nuevo León y Nuevo Santander y los distritos de Saltillo y Parras).

El 3 de diciembre de 1787 el virrey Manuel Flores reagrupó las comandancias en dos, separadas por el río de Guanaval:

Comandancia General de la Provincias Internas del Poniente: provincias de California, Sonora, Nuevo México y Nueva Vizcaya.

Comandancia General de la Provincias Internas del Oriente: provincias de Coahuila, Tejas, Nuevo Reyno de León, Colonia del Nuevo Santander y jurisdicciones del Saltillo y Parras que pertenecen a la Nueva Vizcaya.

En 1787 Nuevo Santander pasó a depender de la intendencia de San Luis Potosí.

En 1790 se reunificó la comandancia general de las Provincias Internas con capital en Chihuahua, pero vuelve a sufrir cambios en 1791, 1792 (pasaron al control del virrey) y 1804.[3]

En 1793 las Californias, el Nuevo Reino de León y Nuevo Santander se separaron y se pusieron bajo gobernantes militares directamente sujetos al virrey.

En 1804, fueron separadas la Alta y la Baja California, cada una pasó a tener un gobierno militar.

En marzo de 1812 al sancionarse la Constitución de Cádiz, ésta dividió el virreinato en provincias gobernadas por Jefes Políticos Superiores, sin establecer cuáles eran esas provincias, lo que se haría luego que las circunstancias políticas de la Nación lo permitan. Esta constitución establecía que el territorio español era: en la América septentrional: Nueva España con la Nueva Galicia y península de Yucatán, Guatemala, provincias internas de Oriente, provincias internas de Occidente, (...)

Por un decreto de 1812 se crearon las diputaciones provinciales en los territorios nombrados en la constitución:

Diputación Provincial de las provincias Internas de Oriente: con sede en Monterrey, comprendía las provincias de Nuevo León, Coahuila, Nuevo Santander y Texas.

Diputación Provincial de las Provincias Internas de Occidente: con sede en Durango, comprendía las provincias de Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Nuevo México y las Californias.[4]

El 4 de mayo de 1814 el rey Fernando VII declaró nula la Constitución de Cádiz y se restableció el virreinato de Nueva España el 11 de agosto de 1815, disolviendo las diputaciones provinciales.

El 7 de marzo de 1820, debido a la revolución liberal en España, se volvió al sistema de 1812, restableciendo la Constitución de Cádiz y el virreinato desapareció definitivamente el 31 de mayo de 1820 al ser jurada por el virrey.

Referencias: 1. España. Real instrucción dada a Teodoro de Croix, primer gobernador y comandante general en jefe de las Provincias Internas de Nueva España. San Ildefonso, 22 de agosto de 1776. Manuscrito de la Biblioteca Nacional de México., 2. España. Real instrucción dada a Teodoro de Croix, primer gobernador y comandante general en jefe de las Provincias Internas de Nueva España. San Ildefonso, 22 de agosto de 1776. 2ª página del manuscrito de la Biblioteca Nacional de México., 3. Ortega Noriega, Sergio (1999). "La reforma política y administrativa". BREVE HISTORIA DE SINALOA. Fondo de Cultura Económica. ISBN 968-16-5378-5.,4. Decreto de Cortes? Enlace difunto.

Fuente: Wikipedia. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia