historia.jpg

1910 INICIA LA HISTORIA DE LA AVIACIÓN EN MÉXICO

Un prominente periódico de la Ciudad de México había predicho que sería imposible volar en esa ciudad debido a su gran altitud y calidad del aire.

Sin embargo, en un breve vuelo el joven Alberto Braniff  Ricard se convirtió en el primer hombre en volar un avión propulsado a motor en México y toda Latinoamérica, un avión modelo Voissin sirvió para tal efecto. Sus primeros intentos de despegar fueron en el mes de diciembre de 1909 pero fue hasta el 8 de enero de 1910 cuando se  consumo la hazaña. Una vez que se hicieron los arreglos necesarios para tratar de obtener la mayor potencia posible de su endeble motor DNV de 60 caballos de fuerza se realizó el vuelo en los llanos de Balbuena (donde hoy se encuentra el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México).

En noviembre de 1910, México estaba inmerso en la revolución y Alberto Braniff, contrario a la postura de sus hermanos mayores, no apoyó al decadente régimen del presidente Díaz, por el contrario, su juventud le permitió tener ideas más abiertas, apoyando a Francisco I. Madero que se había revelado al gobierno dictatorial.

Porfirio Díaz había invitado a México a la Moisant International Aviators de Nueva York -escuela norteamericana que preparaba pilotos profesionalmente y que realizaba giras de promoción- para realizar varias demostraciones aéreas con la finalidad de adquirir algunas aeronaves marca Bleriot para el servicio del ejército, sin que esto se lograra concretar debido a su renuncia.

 Un hecho parece dar rumbo a la aviación mexicana. En el año de 1911, concretamente el día 30 de noviembre, el Presidente Madero asistió al campo de Balbuena para presenciar en una exhibición  el vuelo de algunas aeronaves, allí fue invitado por el piloto Geroge M. Dyot, de origen inglés, a realizar un sobrevuelo a bordo de su avión, un monoplano Deperdussin de dos plazas y 80 caballos de potencia. En un vuelo de casi 12 minutos el Presidente Francisco I. Madero se convierte en el primer jefe de estado en el mundo en volar en un avión.

El mandatario se mostró muy satisfecho con el potencial que representaba la aviación para el país y es muy probable que, como producto de este primer vuelo, promoviera el establecimiento de una escuela de aviación en México, como quedó asentado en el informe de gobierno presentado al Congreso de la Unión el 1 de abril de 1912, en el que se manifestaron las facilidades necesarias que se darían a los oficiales del ejército que desearan estudiar para pilotos aviadores.

 

Madero autorizo la compra de dos aviones monoplanos Morane -Saulnier a la escuela de aviación norteamericana Moissant International Aviation School, así como la instrucción de cinco jóvenes mexicanos, cuatro civiles y un cadete del ejercito en Long Island Nueva Jersey dichos pilotos fueron los hermanos Juan Pablo y Eduardo Aldasoro Suárez, Gustavo Salinas Camiña, Horacio Ruiz Gaviño y Alberto Salinas Carranza; todos ellos pasaron a formar parte de la historia como los precursores de la Fuerza Aérea Mexicana. Durante la rebelión del General Pascual Orozco (1912), participaron 2 aviones Moisant Bleriot del Ejército Federal volados por el norteamiercano Héctor Worden y el mexicano Francisco Álvarez.

Durante este año ocurrió el primer contrabando de armas por aire por el piloto inglés John L. Longstaff; con un biplano Farman; quien establecía una especie de correo y transportaba armas a los rebeldes, desde Laredo (Texas) durante las noches.

No mucho tiempo después, el 26 de marzo de 1913, el entonces gobernador de Coahuila, Don Venustiano Carranza proclama el plan de Guadalupe mediante el cual desconocía el gobierno del ursupador Huerta, el movimiento para reestablecer la legalidad es secundado por gran parte del pueblo mexicano.

Con 3 monoplanos Moisant Morane, un puñado de jóvenes pilotos mexicanos y extranjeros, liderados por el Capitán Alberto Salinas Carranza, formaron la primera unidad militar de aviación llamada Flotilla Aérea Constitucionalista, ese mismo año.

Es hasta el 5 de Febrero de 1915 que se crea el primer antecedente directo de la Fuerza Aérea Mexicana, cuando el primer Jefe del Ejercito Constitucionalista Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación Don Venustiano Carranza, crea el Arma de Aviación Militar Dentro del Ejercito Constitucionalista que consta de 3 monoplanos Monsant/morane, en que vuela un numero de pilotos extranjeros, como Leonard Bonney, Charles Niles, Jorge Pufflea etc. Designándose como jefe de dicha Arma al Mayor Alberto Salinas Carranza.

Fuente: Wikipedia. Douglas, Taylor (1990). La gran aventura en México el papel de los voluntarios extranjeros en los ejércitos revolucionarios mexicanos, 1910 a 1915. pp. 281-283. CIUDAD: México : Centro de Estudios Históricos, El Colegio de México, 1990. OCLC 48278269. Lawrence Douglas, Taylor Hansen (2005). Los orígenes de la Fuerza Aérea Mexicana. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia