historia.jpg

IVAR THORD-GRAY EN LA BATALLA DE TIERRA BLANCA

Aunque no fue la lucha más importante, algunas de las imágenes más perdurables de la revolución posiblemente salgan de este combate e Ivar Thord-Gray fue el protagonista; he aquí la escena: quien era la mano derecha de Pancho Villa, el ferrocarrilero Rodolfo Fierro, adhiere dinamita al vagón de un tren de ganado capturado y junto con la maquina del ferrocarril, la pone en marcha a toda velocidad con el propósito de que choque contra otro tren completo cargado de tropas federales. Esta escena cinematográfica obligatoria en películas de acción, fue protagonizada en realidad por Thord-Gray:

"Mi tercera oportunidad de utilizar las armas se produjo cuando los federales comenzaron a retirar sus baterías y correr hacia el tren. Disparamos varias rondas de artillería y fue hasta el octavo disparo que pego la bala en un vagón de ferrocarril, no era eso lo que se  pretendía, pero permitió bloquear el movimiento del tren y la dinamita de Fierro hizo el resto " (Gringo Rebel por I. Thord-Gray).

Aunque la batalla de Tierra Blanca es reconocida como un importante evento en las crónicas, con frecuencia se ha contado como un simplemente hito de la revolución, con poca atención a los acontecimientos reales. Por ejemplo, del libro "Pancho Villa y la Revolución Mexicana" de Manuel Plana:

"... El 25 de noviembre de 1913, en la batalla de Tierra Blanca, a un par de millas al sur de Ciudad Juárez .. Villa, con la ayuda de otros comandantes, repelió el ataque, lo que obligó al ejército federal a retirarse, desde ese momento, Villa se quedó en firme con el control de ésta ciudad fronteriza ".

El libro de Plana es bastante bueno, sólo que, él, como tantos otros que escribieron sobre la revolución, no capturan los detalles esenciales para su narración de la batalla de Tierra Blanca. Carlo de Fornaro en el libro "Carranza y México" en forma casi igual de breve, enfatiza un poco más en la importancia estratégica de la batalla:

"La batalla de Tierra Blanca, cuando [Villa] derrotó a cinco mil federales que venían de Chihuahua para liberar Juárez, fue su primera gran estrategia de batalla, incluso en lo que a campañas se refiere, más importante, exceptuando la batalla de Torreón en abril de 1914. Sin la batalla de Tierra Blanca, ningún otros éxitos podría haber tenido un valor decisivo. "

Lo más importante que Thord-Gray tiene que decirnos acerca de la batalla es, quien realmente debería recibir crédito por la victoria:

"No hemos podido avanzar debido a la falta de municiones. Nuestro flanco izquierdo fue vacilante por falta de hombres, el derecho tambaleante y en confusión. La derrota nos estaba mirando a la cara. Emprender la retirada era casi imposible sin sufrir terribles pérdidas. Además, la retirada hacia donde... No acababa de irse Pedro, cuando ocurrió un milagro. Como salidos de la nada, apareció un cuerpo de hombres a caballo, como una cohorte de caballería romana, unos 300 combatientes que atacaron fuerte el flanco izquierdo de los federal que eran los que estaba conduciendo a nuestra derecha hasta el límite. El comandante de este regimiento era un joven muy lúcido e ingenioso. Vio el orden extendido del enemigo, y su infantería montada, sin la menor vacilación, emprendió la cargada sin utilizar sables.  ... Este joven teniente coronel, sin educación, un medio de raza Apache, fue un líder de caballería para ser admirado".  " Rebelde Gringo".

 

"Gringo Rebel" fue la fuente principal de esta batalla para más de un historiador. Cuando se lee "Gringo Rebel" el lector podrá ver, de que como Alan Knight cuenta la batalla de Tierra Blanca del libro "La Revolución Mexicana, Tomo 2: La contrarrevolución y la Reconstrucción" está esencialmente parafraseando a Thord-Gray:

"... Su pequeña fuerza rebelde de unos 5,500 hombres mal equipados y con las carrilleras tres cuartos vacías" - se desplazaron a las afueras de Ciudad Juárez. Había indios que llevaban machetes y cuchillos bowie, niños y soldaderas estoicas desafiando las órdenes, pocos había con uniformes, y sólo el núcleo del regimiento de  los Dorados de Villa, más tarde, mostró signos de la disciplina militar. La artillería villista consistía en dos cañones de 77mm Mondragón, recientemente capturado a los federales, sus percutores habían sido sustituido apenas unos días antes en un taller mecánico de El Paso (Texas)... "

y Friedrich Katz en su libro "La vida y la época de Pancho Villa", básicamente cita a Thord-Gray, refiriéndose a él como "un experto militar que participó en la batalla:

".. De acuerdo con un experto militar que participó en la batalla, Villa no tenía ningún concepto de fuerzas de reservas y arrojó prácticamente la totalidad de sus tropas a la batalla. Cuando Villa tenía que enviar refuerzos a cualquier sector, en lugar de tomarlos de las reservas, tenía que debilitar a una parte del frente a fin de fortalecer la otra. Además, el mismo experto considera que Villa no estaba coordinando la batalla lo suficiente y se les daba demasiado margen de maniobra a los comandantes. Esto estaba dentro de la tradición de la lucha de guerrilla, pero contrario de lo que se esperaba del comandante de un ejército grande en el campo de batalla. Por último, el experto consideró que Villa no tenía ningún concepto real de cómo hacer frente a la artillería enemiga o cómo colocar y maximizar su propia artillería ....".

Fuente: Wikipedia. THORD-GRAY, Ivor (1960). Gringo Rebel: Mexico 1913-1914 (2ª edición). Coral Gables: University of Miami Press. Friedrich Katz “The Life and Times of Pancho Villa. Manuel Plana’s  "Pancho Villa and the Mexican Revolution". Carlo de Fornaro’s “Carranza and Mexico”. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia