historia.jpg

28 DE JULIO DE 1920, FECHA EN QUE FRANCISCO VILLA FIRMA SU PACTO DE RENDICIÓN CON EL GOBIERNO

Habiéndose disuelto el ejército que comandaba Francisco Villa en el norte del país, este se había dedicado a las actividades guerrilleras; aun estando bajo estas circunstancias, los enemigos de Venustiano Carranza lo Habían contactado en mayo de 1920, para que este se les uniera bajo el movimiento que se había gestado en el Plan de Agua Prieta, el Centauro de Norte rechazo la adhesión que le proponía el General Ignacio Enríquez, que era a la vez gobernador del estado de Chihuahua; debido a esta negativa los atentados en su contra se incrementaron.

En represalia por los atentados en contra de su vida, Villa tomó Parral causando numerosas bajas, posteriormente abandonó este sitio y asaltó el tren de Ciudad Juárez mientras en la capital de la República se instalaba el gobierno provisional de Adolfo De la Huerta y confiaba en él, se comunicó telegráficamente desde Sabinas, Coahuila, indicándole que ante su persona si se rendiría.

El ingeniero Elías Torres, amigo personal de De la Huerta, se ofreció a fungir como mediador entre el gobierno y Villa, por lo que se traslado a Sabinas, donde inició las pláticas apelando al patriotismo del guerrillero, instalándolo a que depusiera las armas y a la vez entregándole varias propuestas sugeridas por el Presidente De la Huerta, para que las aceptara.

Después de haber dialogado con el ingeniero Torres, Villa aceptaba las proposiciones que se le presentaban, pero condicionó a que se le asentaran en documentos oficiales, puesto que aunque el mismo lo había dicho no desconfiaba de la palabra del presidente, pero quería tener la seguridad de que sería respetado el convenio a que llegaran, aunque cambiara de manos el poder ejecutivo. De la Huerta envió al General Eugenio Martínez a ultimar los detalles de la rendición de Francisco Villa, la cual se firmo en forma satisfactoria por ambos generales el día 28 de julio de 1920 en el Palacio Municipal de Sabinas, Coahuila. Los puntos esenciales de dicho convenio fueron entre otros:

1º. Villa deponía las armas retirándose a la vida privada.

2º. El gobierno adjudicaba al General Villa la hacienda de Canutillo, Durango, adquirida por el gobierno

      federal en un costo aproximado de seiscientos mil pesos;

3º. Villa conservaría una guardia personal designada por él mismo de cincuenta hombres, los cuales

      recibirían sus haberes por parte del gobierno;

4º. A cada uno de los componentes de su fuerza se les pagaría los haberes de un año según su grado;

5º. Asimismo Villa se obligaba bajo palabra de honor, a no tomar las armas en contra del gobierno.

Después de haberse asignado el convenio entre el gobierno. Villa decidió marchar por su propia cuenta a su nuevo destino, recibiendo muestras de afecto en los diferentes sitios que pasaba. En una entrevista que concedió a un periódico manifestó que él no volvería a tomar las armas, que se dedicaría a la tranquilidad del campo y a levantar la hacienda que se le concedía.

Pancho Villa poco disfrutaría de la tranquilidad que buscaba, sus enemigos no veían en él una rendición, sino solo una tregua a la vida tan agitada que había llevado, por lo que seguía siendo peligroso para ellos mientras viviera.

Fuente: Wikiprdia. SEDENA.; http://www.sedena.gob.mx/index.php/conoce-la-sedena/antecedentes-historicos/sedena/efemerides-del-ejercito-mexicano/julio/178-28-de-julio-de-1920-rendicion-del-general-villa-al-gobierno-de-adolfo-de-la-huerta. Imagen: Gustavo Casasola, Historia Gráfica de la Revolución Mexicana, t. 5, México, Editorial Trillas, 1973, p. 1480.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia