historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
FÉLIX DÍAZ

FÉLIX DÍAZ (1868-1945)

Nació en 1868 en Oaxaca, Oaxaca. Era miembro de la familia Díaz. Su padre fue Félix Díaz Mori ('El Chato'), quien era hermano de Porfirio Díaz.

Félix Díaz inició sus estudios en Oaxaca, su tierra natal, y en 1888 obtuvo el título de ingeniero en el Colegio Militar. Pasó a servir al Estado Mayor Presidencial de su tío, el General y presidente de México Porfirio Díaz, quién desde entonces lo promovió y protegió. Fungió como diputado por su estado y como candidato al gobierno local; derrotado en esta contienda electoral, fue designado cónsul de México en Chile.

Regresó al país en 1904 y se le nombró Jefe de la policía en la Ciudad de México. Ocupó la gobernatura de Oaxaca por sólo tres días; fue vencido electoralmente en 1911 por Benito Juárez Maza, hijo de Benito Juárez, presidente de México. En el ejército había ya logrado el grado de General Brigadier, pero al iniciarse el gobierno de Francisco I. Madero solicitó su retiro.

Enemigo irreconciliable de Francisco I. Madero, se rebeló en Veracruz el 16 de octubre de 1912. Para legitimar su movimiento expidió un manifiesto en el que afirmó que se proponía imponer la paz mediante la justicia, y derrocar a aquellos que habían engañado al pueblo y establecer un gobierno provisional con personas de reconocida probidad, inteligencia y prestigio, sin importar su filiación política.

Félix Díaz dijo mantener la tesis de que la paz traería consigo la libertad y los bienes materiales. Su movimiento no tuvo alcances mayores: El General Joaquín Beltrán Castañares, comandante de la plaza lo derrotó y aprehendió el día 24 del mismo mes. Fue sometido a un consejo de guerra, presidido por Rafael Dávila, que lo sentenció a la pena capital; ante el clamor popular y las presiones militares Francisco I. Madero conmutó dicha condena por la cadena perpetua. Trasladado a una prisión de la capital, ahí siguió conspirando contra Madero. Bernardo Reyes y Félix Díaz estuvieron primordialmente involucrados en el golpe militar contra Francisco I. Madero, del 9 de febrero de 1913.

Ese día, alumnos de la Escuela de Aspirantes y otras fuerzas golpistas liberaron a Félix Díaz y a Bernardo Reyes y luego intentaron tomar el Palacio Nacional. Díaz estableció su cuartel general en La Ciudadela, al ser rechazados por el General Lauro Villar. Nueve días más tarde, Félix Díaz firmó el Pacto de la Embajada junto con el General Victoriano Huerta; acordando que él (Félix Díaz) nombraría a los integrantes pero que él no figuraría personalmente en el nuevo gabinete, y que lanzaría su candidatura presidencial, la que sería favorecida por Huerta.

Los compromisos no fueron acatados por Victoriano Huerta. A los pocos meses modificó el gabinete y maniobró para posponer o suspender las elecciones. Para acabarlo de sacar del juego político, Huerta lo envió a Japón en una supuesta misión especial. Regresó al país sin haber llegado al Japón, luego de haber residido en Europa, y aún estaba Victoriano Huerta en el poder. Víctima de hostilidades cada vez mayores, Díaz tuvo que huir a Cuba y a Estados Unidos en octubre de 1913.

Regresó al país en 1916 a luchar contra Venustiano Carranza. En un primer momento fracasó en Oaxaca y Chiapas, cuando pretendió jefaturar movimientos ya existentes, con sus propios caudillos y objetivos. Posteriormente pasó a Veracruz, donde había numerosas bandas de rebeldes anticarrancistas pero donde se carecía de un caudillo estatal; encontró también en armas a varios compañeros suyos, como Gaudencio de la Llave e Higinio Aguilar.

Fue así como Félix Díaz encabezó a un poderoso movimiento contrarrevolucionario, de 1917 a 1920. Sus objetivos políticos estaban delineados en el Plan de Tierra Colorada. Aunque operaban con el fastuoso título de Ejército Reorganizador Nacional, de hecho los felicistas no pasaron de hacer una típica guerra de guerrillas. Su fuerza residía, principalmente, en su prestigio nacional e internacional.

La promulgación de la Constitución de 1917 dio lugar a que Félix Díaz pretendiera erigirse como líder nacional de una lucha contrarrevolucionaria concentrada, pero fracaso por enésima ocasión. A pesar de que muchos de sus hombres reconocieron el Plan de Agua Prieta.

Félix Díaz fue un desterrado hasta 1941, cuando regresó al país para radicar en Veracruz, donde murió en 1945.

Fuente: Wikipedia. NARANJO, Francisco (1935). Diccionario biográfico Revolucionario (Imprenta Editorial "Cosmos" edición). México. ISBN 968-805-293-0. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia