historia.jpg

MANUEL GONZÁLEZ FLORES

MANUEL DEL REFUGIO MARTÍNEZ GONZÁLEZ FLORES (1833-1893)

Nació el 17 de junio de 1833 en el Barrio de Abajo en la ciudad de Heroica Matamoros, en el estado Tamaulipas y pasó su infancia en el Rancho El Moquete, a orillas del Río Bravo de la misma jurisdicción municipal; con sus padres Fernando González y Eusebia Flores de la Garza.

Recibió la educación primaria siendo un alumno brillante y después entró a servir como dependiente y cantinero en el comercio que tenía un tío suyo. Se alistó en la milicia para combatir a unos filibusteros, en 1851. Continuó en la carrera de las armas y a partir de 1853 consiguió varios ascensos llegando a teniente en 1855, siempre en las filas del ejército de Santa Anna.[1]

En 1856 se unió a las fuerzas conservadoras de Miguel Miramón y luchó en contra de las fuerzas de Ignacio Comonfort en la batalla de Ocotlán, fue hecho prisionero en Puebla pero escapó a los nueve días.[2] Así, en sus orígenes el General Manuel González figura como militar entre las fuerzas conservadoras tomando parte en contra del Plan de Ayutla cuya meta era la destitución de Antonio López de Santa Anna junto con los generales Leonardo Márquez y José María Cobos.

Durante la Intervención Francesa, Manuel ofrece sus servicios a Benito Juárez alejándose del bando de los conservadores e integrándose en el ejército liberal, debido a un recuerdo suyo de la Intervención Estadounidense, en que su padre fue asesinado por las tropas norteamericanas.[1] Este incidente le hizo cambiar de bando ante la nueva invasión extranjera.[3]

En el Ejército de Oriente se pone bajo las órdenes de Porfirio Díaz con quien comienza una estrecha amistad que perdurará hasta su muerte. Asistió al sitio de Puebla en 1863 en donde se distinguió por su temerario valor.

Fue herido y cayó prisionero, logrando escapar para presentarse al gobierno de Júarez y volver a combatir por la república. Ascendió en campaña a Coronel y a General de Brigada y mereció mención de honor por su valeroso comportamiento. Con las tropas de Oaxaca al mando del general Díaz, participó de manera decisiva en las batallas de Miahuatlán y La Carbonera.[1]

En 1867, al mando de una brigada, tomó parte en el sitio de Puebla González recibió una herida de bala en el brazo derecho que le fue amputado en el asalto de la plaza el 2 de abril.[4] Todavía convaleciente peleó en el sitio de la Ciudad de México. En septiembre de ese año, después de que el presidente Juárez restableció los supremos poderes en México, el general González fue nombrado gobernador del Palacio Nacional y comandante militar del Distrito Federal.

En 1871 fue electo diputado federal por Oaxaca, pero renunció al cargo para apoyar a Porfirio Díaz en los planes de la Noria a pesar de la derrota del ejército sublevado. Nuevamente, durante la Revolución de Tuxtepec,[5] González se mostró fiel al ejército de Díaz, al que salvó de la derrota final el 16 de noviembre de 1876, en la Batalla de Tecoac. Herido en este último enfrentamiento.

Triunfante la revolución contra Sebastián Lerdo de Tejada en 1877 fue nombrado comandante de la región de occidente, puesto que ocupó hasta mayo de 1879; el 13 de marzo de 1877, Porfirio Díaz lo hizo General de División. A la vez, fue gobernador interino del estado de Michoacán del 3 de febrero al 1 de julio de 1877, durante su corto período reorganizó la administración, su secretario fue el doctor Ramón Fernández.[6]

Fue luego Ministro de Guerra y Marina hasta que pidió permiso para dedicarse a actividades políticas e iniciar su campaña presidencial.[5] Manuel González contaba con toda la confianza del General Díaz cuando fue elegido Presidente de la República para el período de 1880-1884 dándole a don Porfirio la Secretaría de Fomento y posteriormente la gubernatura de Oaxaca.

Durante su gobierno, Manuel González impulsó la creación de el Ferrocarril Central Mexicano, terminó su línea troncal de la Ciudad de México al Paso del Norte, dio concesiones para la creación de la primera red de telégrafos en el país y la fundación del Banco Nacional de México (Banamex) y se puso en servicio el de México a Morelia y el de México a Celaya. La comunicación submarina entre Veracruz - Tampico - Brownsville permitió la comunicación de México con todo el mundo. También por decreto del 20 de diciembre de 1882, se estableció que a partir del mes de enero de 1884 se usaría exclusivamente el sistema métrico decimal en toda la República.

Sin embargo, las reformas hacendarias y el bajo presupuesto con el que contaban las arcas del país lo obligaron a pedir préstamos. Estos préstamos sólo podían venir de Londres, por lo que Ignacio Mariscal, Ministro de Relaciones Exteriores es enviado a negociar el restablecimiento de relaciones entre ambos países.

Los resultados de esta negociación y las demás medidas adoptadas para solucionar la crisis hicieron que la población nunca le perdonara esas faltas mientras fue Presidente, debido a los frecuentes escándalos de corrupción y malos manejos en el gobierno de González.

En noviembre de 1881, la emisión de la moneda de níquel, que sustituía al circulante de plata, provocó una crisis económica. Estuvo a punto de estallar un levantamiento en contra de las autoridades republicanas, pero la intervención de Díaz salvó al gobierno de González de sufrir una guerra civil.

El principal cargo imputado a González durante su gobierno fue el de corrupción, auspiciado por Díaz y Manuel Romero Rubio. Según los estudios de Francisco Bulnes, el objetivo de Díaz y Romero Rubio era, "evitar que González le tomara gusto a la silla presidencial, y así hacer que se la devolviese a Díaz en 1884".[7] Salvador Quevedo y Zubieta, un intelectual afín a Díaz, comenzó una campaña de desprestigio dirigida a González, aduciendo que a raíz de perder su brazo derecho, el presidente había desarrollado un gran apetito sexual, y que había mandado traer de Circasia, Rusia a una mujer que se hospedaba en su hacienda de Chapingo, su primera esposa había sido Laura Mantecón con quien vivió hasta 1878.

A pesar de que este rumor nunca fue comprobado, el presidente González sí logró la reforma del Código Civil para poder heredar a su segunda familia, la formada con Juana Horn, con quien tuvo dos hijos.[8] Más tarde se involucró con Julia Espinosa, con Amalia de la Rosa, con Dolores Herrera y con una española.[9] Fue masón de grado 33 de la Encomienda de Caballeros Templarios del Valle de México.

"En la mañana de hoy vinieron muchos de mis amigos de México á felicitarme por haber declarado ayer el Gran Jurado Nacional que es improcedente la acusación que se me hizo hace tres años. Muchos les agradecí su felicitación; pero yo me siento tan lastimado como el día en que se me acusó, porque todo lo hecho contra mí y contra mis amigos, no ha sido sino un tejido de infamias para llegar á la vergonzosa y repugnante reelección. Algún día se hará la verdadera luz sobre lo que ha pasado de ocho años á esta parte, y se verá que los que han pretendido deshonrarme son los verdaderos bribones, los verdaderos criminales, que no han retrocedido ante nada para llegar a su objeto"

31 de octubre de 1888, diario personal de Manuel González Flores.[10]

Cuando entregó el poder a Porfirio Díaz para que éste cumpliera su segundo mandato, fue declarado gobernador de Guanajuato por la Legislatura de dicho estado. Fue dueño de una hacienda de Chapingo lugar donde falleció, cumplía su tercer período consecutivo de gobernador en ese estado, donde fue muy popular.

Manuel González Flores  murió de cáncer de páncreas el 8 de mayo de 1893 en Chapingo, Estado de México, fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.[11]

Referencias: 1. a b c Ponce Alcocer, María Eugenia Op.cit. p.102-103.; 2. José Valenzuela, Georgette Op.cit. p.22,; 3. Carta de Manuel González a Porfirio Díaz. Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 31 de mayo de 1863.; 4. José Valenzuela, Georgette Op.cit. p.24.; 5. a b Ponce Alcocer, María Eugenia Op.cit. p.86-87.; 6. José Valenzuela, Georgette Op.cit. p.26.; 7. BULNES, Francisco. El verdadero Díaz. México, Contenido, 1992.; 8. Rosas, Alejandro; Los presidentes de México.; 9. José Valenzuela, Georgette Op.cit. p.27.; 10. José Valenzuela, Georgette Op.cit. p.28.; 11. «Rotonda de las personas ilustres». Consultado el 4 de octubre de 2009.

Bibliografía: BULNES, Francisco (1972) El verdadero Díaz y la revolución, México, ed.Nacional.; JOSÉ VALENZUELA, Georgette Emilia (1993) Guía e inventario del archivo Manuel González: archivos históricos México, ed.Universidad Iberoamericana, ISBN 978-968-859-110-9 URL consultado el 5 de octubre de 2009.; PONCE ALOCER, María Eugenia (2000) Elección de Manuel González 1878-1880 México, ed,Universidad Iberoamericana departamento de historia ISBN 978-968-859-403-2 URL consultado el 5 de octubre de 2009.; ROSAS, Alejandro; VILLAPANDO CÉSAR, José Manuel (2001) Los presidentes de México, México, ed.Planeta ISBN 978-970-690-507-9.

Fuente: Wikipedia. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia