historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LA DERROTA DE MÉXICO Y EL SEGUNDO IMPERIO

Francia envió 30,000 soldados suplementarios bajo el mando del general Federico Forey. Sin embargo, al año siguiente, el 16 de marzo de 1863, el ejercito francés comandado por Forey, más numeroso, mejor entrenado y equipado que el mexicano, volvió atacar Puebla; la ciudad resistió numerosos días, pero finalmente sucumbió a las tropas francesas. Las tropas mexicanas estaban ahora dirigidas por Jesús González Ortega, Mariano Escobedo y Miguel Negrete quienes fueron enviados prisioneros a Francia, pero lograron escapar en el trayecto.

Los franceses entraron a Puebla el 19 de mayo, en medio de la alegría de los conservadores. En junio tomaron la ciudad de México, mientras el presidente Benito Juárez se retiraba, con el gobierno legítimo a San Luis Potosí. Mientras tanto, el 10 de junio, las tropas francesas hicieron su entrada triunfal en la Ciudad de México, donde el general Forey constituyó el gobierno de ocupación.

Federico Forey regresó a Francia para recibir el título de Mariscal, y en su lugar asumió el cargo Aquiles Bazaine. El ejército francés superaba ya los 45,000 hombres, y aunado a los territorios previamente conquistados, ya ocupaba Tlaxcala, Toluca y muy pronto Querétaro.

Los republicanos resistieron el avance francés en varias partes del país, empleando las técnicas de guerrilla; la ciudad de Tampico había sido bloqueada por guerrilleros y, en el sur, Porfirio Díaz, al mando de 4,000 soldados, obstaculizaba el paso de México a Veracruz. A pesar de ello no pudo impedirse el avance francés, que ocupó en 1864 Guadalajara, Aguascalientes y Zacatecas.

Los conservadores mexicanos consiguieron que el emperador de Francia, Napoleón III, se interesara en imponer como gobernador de México a un príncipe europeo. El escogido fue el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo, y aceptó la corona. Llegó a México en 1864, con su esposa, la princesa belga Carlota Amalia.

La mayoría de los mexicanos defendieron la soberanía de su país y respaldaron a Juárez que representaba el gobierno. Presionado por Estados Unidos de América, Napoleón III retiró a principios de 1866 de México sus tropas gracias a las cuales Maximiliano se había sostenido.

En 1876 Maximiliano I de México reorganizó el ejercitó imperial, designando a los generales conservadores para altos puestos militares. Sin embargo, el acercarse las tropas republicanas a México, Maximiliano huyó a Querétaro. El 6 de marzo de 1867 el General Mariano Escobedo sitió la ciudad de Querétaro; mientras tanto, el general Porfirio Díaz sitiaba la ciudad de México, impidiendo a Leonardo Márquez y Santiago Vidaurri reforzar a las tropas imperiales en Querétaro.

Después de 71 días de resistencia, Querétaro cayó en manos de Mariano Escobedo, y el 19 de junio fueron fusilados, en el Cerro de las Campanas, Tomás Mejía, Miguel Miramón y Maximiliano I. Desde entonces, nadie ha vuelto a proponer un gobierno monárquico para México.

El 15 de Junio de 1867, la capital de México se vistió de fiesta para recibir a Benito Juárez, que retornaba victorioso. Con su triunfo se consolidaba la república.

Fuente: Wikipedia. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia