historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
"LA MADRE CONCHITA"

MARIA CONCEPCIÓN ACEVEDO DE LA LLATA (1891-1979)

Nació en Querétaro en 1891. De tipo distinguido, alta, esbelta, de facciones agradables, desde los 17 años se dedicó a la vida religiosa, ingresando a los 19 a la Orden de las Capuchinas Sacramentarias. A partir de 1924 fue superiora del convento de las “Hijas de Maria”.

Durante la persecución religiosa de esos años "La Madre Conchita" y sus subordinadas tenían que cambiar frecuentemente de domicilio en virtud de haber sido denunciadas por ser religiosas y vivir en comunidad.

Conoció en marzo de 1928 a José de León Toral asesino confeso de Álvaro Obregón, simplemente como José de León, porque acudía a la casa del Chopo 133 al igual que muchas otras personas a oír misa y comulgar.

En algunas ocasiones tuvo pláticas con José de León sobre cuestiones religiosas , y sería una plática con Toral, la prueba que se usó para declararla autora intelectual del asesinato de Álvaro Obregón.

En una de estas pláticas él relató que comentaron que para solucionar las cuestiones religiosas debían morir el general Calles, Álvaro Obregón así como el Patriarca Pérez. Ella dijo no recordar dicha plática ya que trataba por igual con muchas personas sobre los más diversos temas. Esta platica fue utilizada como "prueba" para ser acusada como instigadora y autora intelectual del asesinato de Álvaro Obregón.

El día 18 de julio de 1928 fue aprehendida, siendo interrogada, y, a base de tortura, intentaron hacerla confesar su culpabilidad, siendo inútil todo intento, y ya con la salud muy quebrantada debido a los continuos maltratos fue hasta el 2 de noviembre que comenzó su juicio, el cual estuvo plagado de anomalías, incluyendo un intento de linchamiento por parte de seguidores de Álvaro Obregón resultando ella con una pierna fracturada y lesiones graves en la columna. El 6 de noviembre fue declarada culpable y condenada a prisión por 20 años.

Antes de ser enviada a las Islas Marías pasó varios meses de reclusión durante los cuales sufrió varios atentados, desde agresión con arma de fuego e incluso envenenamiento siendo infructuosos todos los intentos. El 14 de mayo de 1929 finalmente llegó a las Islas Marías.

El 29 de mayo de 1932 fue enviada de regreso a la Ciudad de México, se casó con el Sr. Castro Balda en 1934, para de esta manera contar con protección permanente cuando fuera enviada de regreso a las Islas Marías en julio del mismo año. El 20 de octubre de 1934 se efectuó la boda civil en las Islas Marías. Fue indultada (liberada definitivamente) en 1940.

Una vez en libertad un empresario de apellido Campos contrató a la Madre Conchita para que diera una serie de conferencias por toda la república acerca de sus vivencias; la persecución religiosa, su aprehensión, y destierro hasta su liberación. "Voy a echarme un clavado en un mar que no conozco -pensó Conchita-.Pero tenemos necesidad y Dios nos amparará" . La gira duró once meses, en Mérida la prensa la atacó, el empresario le dijo: "si tiene miedo suspendemos la conferencia".-“No ¿por qué? Lo que dice la prensa es falso. ¿por qué he de tener miedo? Ya que Dios me da esta oportunidad, diré el cachito de verdad que me ha tocado vivir". Se dio la conferencia, las primeras filas las ocupaban militares, en sus cinturones brillaban las pistolas. Habló más de una hora. Al terminar se escuchó un aplauso de varios minutos... Agradecida, se inclinó y vio que varios militares lloraban. La prensa al día siguiente fue amplia en elogios. Una comisión de señoras acudió después a suplicar al señor Campos que repitiera la conferencia por la noche, pero no fue posible por tener compromiso en la ciudad de Vacá. Entonces consiguieron un espacio para que hablara por radio, lo que hizo a las doce horas por un lapso de quince minutos, dio como resultado que a las cinco de la tarde al llegar a la estación a tomar el tren, había mucha gente esperándola, al ocupar su lugar en el coche varios asientos se llenaron de flores. Al partir el tren se escucharon vivas a la madre Conchita. Ella, con gran emoción, pudo observar que varias señoras lloraban y otras le lanzaban besos.

En Vacá la recibieron con música. Al presentarse en el teatro con su vestido largo negro dejó una buena impresión al auditorio del teatro al aire libre. El silencio era expectante, Empezó a hablar, la atención y el interés se manifestaba en todos los rostros. Terminó de hablar… desconcierto total, en todas partes le habían aplaudido pero aquí, ni un aplauso, solo un silencio completo. Perpleja, se metió entre bambalinas y se encerró en su camerino pensando que con el silencio expresaban su desaprobación y desagrado. Tocaron a su puerta, era el presidente municipal. –“¿Por qué no sale, madre Conchita? Todos la estamos esperando”. –“Pero señor ¿como he de salir? parece que no gustó mi conferencia, pues no aplaudieron”. –“¡Madre conchita! No aplaudieron porque sería aprobar tantas injusticias que cometieron contra usted. Tales cosas no se apluden, pues causan indignación”. Al salir del teatro la esperaba una multitud en dos largas hileras. Quiso abrazar a la señora que encabezaba una de las hileras y le tendió la mano: la dama escondió sus manos y empezó a llorar.- “No se extrañe”- le dijo casi al oído- “Ellas creen que no son dignas de tocar sus manos”.

En 1965, salió a la luz, como edición privada, un libro de 638 páginas titulado; “Una Mártir de México”, por Concepción Acevedo de la Llata. Había pensado titularlo simplemente "Memorias", pero a sugerencia del Papa Juan XXIII se le cambió el titulo.

En 1971 el 29 de octubre se estrenó la obra de teatro "El Juicio" en el teatro Orientación llegando a las 100 representaciones, original de Vicente Leñero basada en el juicio realizado a León Toral y la Madre Conchita en 1928.

Maria Concepción Acevedo de la Llata, “La Madre Conchita” falleció de una crisis bronco respiratoria en 1979 a la edad de 87 años en la ciudad de México, Distrito Federal.

Fue amortajada vistiendo el hábito de Capuchina Sacramentaria, ya que le fue concedido en 1963 vía rescripto papal pontificio, el privilegio de morir como religiosa.

Fuente: Wikipedia. losconstituyentes.org. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia