historia.jpg

LA REVOLUCIÓN DE 1910 EN CULIACÁN

2 de enero de 1910; Llega Francisco I. Madero al puerto de Mazatlán, donde lo reciben 500 porteños.

4 de Enero de 1910; Llega Francisco I. Madero a Culiacán, surgiendo el primer brote revolucionario en la ciudad. Una comisión del Centro Nacional Anti-reeleccionista, encabezado por Madero y el licenciado Roque Estrada, y ante un grupo superior a los dos mil ciudadanos reunidos en los salones de la sociedad “Artesanos Unidos Miguel Hidalgo”, cita en la casa de don Inocencio Mata, esquina de las calles Benito Juárez y Domingo Rubí, formaron el Centro Anti-reeleccionista de Culiacán. La directiva queda encabezada por el ingeniero Manuel Bonilla como presidente. Era gobernador del Estado don Diego Redo Vega.

Madero prosigue su viaje al norte del Estado, en Angostura Felipe Rivero encabeza el movimiento anti-reeleccionista.

La imposición de Diego Redo había dejado gran inconformidad en el pueblo y la lucha contra la reelección de Porfirio Díaz daba oportunidad para manifestar el descontento de los sinaloenses, quienes creyeron que el voto popular sería respetado.

En elecciones federales, el Congreso de la Unión declaró triunfador en su reelección al General Porfirio Díaz, quedando derrotado Francisco I. Madero, por lo cual el 5 de octubre a través del Plan de San Luis invito a los ciudadanos a levantarse en armas en contra de Díaz el 20 de noviembre de 1910.

19 de noviembre de 1910. En Culiacán, en la casa de Pedro Blancarte, en Colón y Corona, habitada por la señora Refugio Iturbe, soldados del gobierno redista descubren un arsenal de armas. Los conjurados José María Cabanillas, Ramón Rangel Valenzuela, Juan M. Banderas, Agustín Beltrán, Conrado Antuna, Francisco Ramos Obeso y Francisco Ramos Esquer, huyen al ser avisados de que había descubierto el complot para lanzarse a la Revolución.

20 de noviembre de 1910 arranca la Revolución. En Sinaloa, Diego Redo organiza un contingente para combatir a los alzados, encargando armas y parque a los Estados Unidos con dinero del erario estatal. Todavía Redo tiene tiempo de publicar en el Periódico Oficial y en el Monitor Sinaloense un mensaje dirigido al pueblo sinaloense, donde les pide estar dispuesto a cooperar con la defensa de la ciudad en caso de ser atacados por los perturbadores del orden público.

La capital del estado es asediada y tomada a sangre y fuego por las fuerzas comandadas por los generales Ramón F. Iturbe y Juan M. Banderas. Redo se niega a rendirse, a entregar la plaza, nunca creyó que los federales perdieran la batalla por lo cual los revolucionarios incendias la fabrica de hilado y tejidos “El Coloso” propiedad de su familia.

Gabriel Leyva Solano fue el primero en morir por la causa revolucionaria.

La toma de Tamazula, Durango, por Juan M. Banderas, fue la primera acción de los revolucionarios sinaloenses.

21 de mayo de 1911. El ingeniero Manuel Bonilla protestaba como gobernador interino de Sinaloa. Nota curiosa es que a dos cuadras y media del Palacio de Gobierno, el coronel Luis G. Morelos defendía el último reducto de las fuerzas federales fortificadas en el templo del Santuario del Sagrado Corazón de Jesús.

31 de mayo de 1911. Toma de la ciudad de Culiacán por los revolucionarios. El gobernador Diego Redo es aprendido en Palacio de Gobierno, se le encarcela en La Casa de Moneda dando la orden de fusilarlo el día siguiente. Se consulta telegráficamente a Madero si lo llevan al paredón, su representante Manuel Bonilla contesta desde Ciudad Juárez que se le respete la vida al prisionero. Amnistiado, el 10 de junio es conducido a la frontera de Nogales por un grupo de revolucionarios. Con Redo expiraba en Sinaloa el último vestigio de los gobernadores porfiristas.

Mayo 1911. Últimos días de este mes, los núcleos de fuerzas maderistas que se habían levantado en armas en los limites de los estado de Durango y Sinaloa, se fueron posesionando de los pueblos cercanos a Culiacán, para organizar el asedio y el ataque a Culiacán.

01 de Junio de 1911. Los revolucionarios incendian la fabrica de tejido e hilado "El Coloso de Rodas", en Culiacán.

02 de Junio de 1911. Morelos acepta rendirse después de que se le comunica la renuncia de Porfirio Díaz y de su destierro a Europa y de que ya era innecesaria la lucha, por lo cual se le perdonaría la vida.

06 de junio de 1911. Morelos es pasado por las armas en el panteón civil. No se le respeto el acuerdo anterior.

Fuerzas porfiristas que defendían Culiacán, se componían del 7° Batallón de Infantería, al mando del coronel Luis G. Morelos, se conformaba de los llamados Voluntarios de Sinaloa, es decir por civiles y presos correccionales que habían ingresado a la cárcel pública por infracción al bando de policía.

Los soldados federales ocupaban las alturas de los edificios mas sobresalientes de la ciudad: la iglesia de Catedral era defendida por Higinio Aguilar, La Casa de Moneda por el mayor Agustín del Corral; otros puntos fueron el Palacio de Gobierno, la Cárcel Pública, el Palacio Municipal, la casa de Redo, el Seminario Conciliar y el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús.

Las fuerzas maderistas que atacaron Culiacán estuvieron al mando de los siguientes jefes: Juan M. Banderas, Ramón F. Iturbe y José María Cabanillas, con el grado de generales; Herculano de la Rocha, Gregorio L. Cuevas y Claro G. Molina, con el de coroneles; Martín Elenes, Mateo de la Rocha, Agustín Beltrán, Antonio Franco y Conrado Antuna, con el de tenientes coroneles.

En las filas maderistas figuraban dos mujeres revolucionarias: Clara de la Rocha hija de Herculano de la Rocha y una joven llamada Valentina Ramírez, la cual portaba traje masculino, cartucheras cruzadas al pecho, rifle 30-30 y se cubría la cabeza con sombrero de palma con una cinta tricolor, ocultando así sus trenzas.

13 de Mayo de 1911 Juan M. Banderas y Ramón F. Iturbe tomaron la ciudad de Culiacán. Primera toma de Culiacán por los revolucionarios maderistas que lucharon contra la dictadura porfirista.

21 de mayo de 1911. El ingeniero Manuel Bonilla se encarga de la gobernatura de Sinaloa, a la salida del gobernador Diego Redo. Bonilla había sido comisionado por Madero para la pacificación de Sonora y Sinaloa mediante el tratado de Ciudad Juárez. Al tomar posesión, Culiacán estaba tomada por los revolucionaros.

30 de Mayo de 1911. En la madrugada de éste día, las maderistas formando fuertes, con casi cuatro mil hombres fueron adentrándose a la ciudad, así comenzaron a atacar los reductos de las fuerzas del gobierno. Las tropas que ocupaban los edificios altos fueron rindiéndose escalonadamente ante el empuje de los maderistas.

El palacio de Gobierno fue atacado por el guerrillero Mauro Valenzuela, que no tenía grado militar, se posicionó del Taller de Herrería y Carrocería de José Avendaño en la antigua calle de la Libertad. Estas oficinas sirvieron para abrir fuego contra los defensores del Palacio de Gobierno.

Las fuerzas de Herculano de la Rocha y otros oficiales se posicionaron de las casas cercanas a La Casa de la Moneda por la calle Rosales, siendo este otro punto donde los revolucionarios estuvieron disparando hasta lograr la rendición de los federales.

07 de Agosto de 1911. Juan M. Banderas es designado gobernador del Estado de Sinaloa por Francisco I. Madero. El Licenciado Celso Gaxiola Rojo entrega el poder al General Bandera. Rojo había sido nombrado gobernador del Estado por el Congreso del Estado después de la renuncia de Diego Redo, al enterarse que Díaz había renunciado a la Presidencia de la República.

03 de septiembre de 1911. Se efectuaron las primeras elecciones de la etapa revolucionaria en Sinaloa. Banderas pierde las elecciones constitucionales en las que participó, rompiendo con el maderismo para afiliarse a los zapatistas.

27 de Septiembre de 1911. Tomó posesión como gobernador el profesor José María Rentería.

06 de Noviembre de 1911. Francisco I. Madero asumió la presidencia de la República.

28 de Noviembre de 1911. Se publica el Plan de Ayala, donde Emiliano Zapata acusa a Madero de haberse dedicado a sus ambiciones personales, se pide justicia para no llegar a una dictadura como la de Díaz. Con ello, se rompe los lazos de Madero y Zapata. El general Banderas se alzó con dicho plan, los zapatistas dominaron rápidamente gran parte del estado.

Las fuerzas maderistas después de la corta estancia en Culiacán fueron licenciadas, saliendo una parte de ellas rumbo a la sierra y las demás para sus lugares de origen. Muchos de estos guerrilleros volvieron después a la capital de Sinaloa, transformándose en zapatistas bajo las órdenes de Pilar Quintero.

27 de marzo de 1912. Rentería renuncia al cargo de gobernador por graves interferencias de ministros del señor Madero. Lo sucedieron cuatro gobernadores interinos.

10 de Abril de 1912. EL general Iturbe defendió la plaza de Culiacán del ataque zapatista y sucesivamente lo fue derrotando.

1912. El pueblo de Quilá, municipio de Culiacán, fue tomado por el revolucionario zapatista Pilar Quintero.

1912. Se decretó la Ley de Municipalidad como nueva forma de gobierno interno. (Entro en vigor hasta 1915).

Noviembre de 1913 Culiacán quedó en poder de las fuerzas constitucionalistas, acción dirigida personalmente por el Gral. Álvaro Obregón, Jefe del Ejército Constitucionalista del Noroeste. Segunda toma de Culiacán hecha por los constitucionalistas que se opusieron al usurpador Victoriano Huerta, asesino intelectual de Madero y Pino Suárez.

Último movimiento que facturó Venustiano Carranza, Jefe Constitucionalista, tuvo por cabeza en el noroeste a Álvaro Obregón y en Sinaloa al General Ramón F. Iturbe designado por Obregón su segundo en campaña emprendida contra los federales en Sinaloa.

04 y 05 de Noviembre de 1913. Por decisión de Álvaro Obregón, Iturbe ordena la movilización de las tropas procedentes del norte hacia la Estación de Caimanero. De allí salió el General Blanco con 40 hombres de caballería para atacar y tomar la plaza de Navolato y apoderarse del Ferrocarril Occidental de México.

04 de Noviembre de 1913. Obregón avanzó con su tropa en tren hasta llegar a Culiacancito, para el día 6 se encontraba en Bachigualato, ordena realizar un recorrido en las cercanías de Culiacán. Se incorpora el general Arrieta a este movimiento por el lado de El Barrio. Otro en incorporarse fue el general Herculano de la Rocha.

07 y 08 de Noviembre de 1913. Obregón había llegado hasta El Palmito en las afueras de la ciudad, pusieron puestos de vigilancia supervisados por Iturbe. Álvaro Obregón y su Estado Mayor hicieron un recorrido por La Lomita haciendo una cadena de tiradores con fuerzas del general Manuel M. Diéguez.

Teniendo conocimiento de las posesiones ocupadas por los federales, se dispuso la formulación del plan de ataque. Allí estuvieron presente además del gobernador Felipe Rivero, el general Ramón F. Iturbe, Manuel M. Diéguez y Benjamín Hill; coroneles Claro Molina, Manuel Meztas y Macario Gaxiola; tenientes coroneles Miguel M. Antúnes, Francisco R. Manzo, Gustavo Garmendia, Carlos Félix, Antonio A. Guerrero y Antonio Norzagaray; y mayores Emilio Ceceña, Alfredo Breceda, Juan José Ríos, Esteban Baca Calderón, Camilo Gastélum, Juan José Mérigo y Pablo Quiroga.

09 de Noviembre de 1913. Las tropas fueron divididas en 5 columnas al mando de Diéguez, Hill, Arrieta, Blanco y Gaxiola que deberían empezar el asalto el día 10; pero sorpresivamente empezó una movilización de fuerzas escuchándose un nutrido fuego de fusilería; el motivo fue la presencia de federales que realizaban un recorrido en el monte topándose con los constitucionalistas, pero fue controlado por el general Iturbe. Alvaro Obregón resulto herido.

10 de noviembre de 1913. El vapor “Morelos” anclado en Altata con tropas federales de refuerzo, fueron rechazadas por las fuerzas del general Blanco, por lo cual el buque abandonó el lugar.

1 de Noviembre de 1913. Obregón habla con Iturbe ordenándole transmitir instrucciones a todos los jefes para reemprender el ataque a la plaza de Culiacán en la madrugada del 12.

12 de Noviembre de 1913. Las Fuerzas Constitucionalistas se apoderan de la plaza de Culiacán.

Los fortines de la Casa Redonda fueron tomados por las fuerzas de los coroneles Gaxiola y Meztas, teniente coronel Félix y mayor de La Rocha. Los tenientes Crescencio Limón y Román Inzunza se apoderaron de La Bomba; el teniente coronel Antúnes desalojó al enemigo del canal y La Ladrillera.

El general Diéguez avanzó sobre La Lomita, lo reforzó el teniente coronel Gustavo Garmendia, quien resulto herido y mas tarde pierde la vida. Fue sepultado en Navolato. Los federales cargaron de nuevo su ímpetu sobre la oposición constitucionalista pero estos no desistieron, utilizaron bombas de dinamita para desalojarlos, pero sin resultado. Por la noche lograron desalojar al enemigo y se apoderaron del 4° batallón de los federales.

14 de Noviembre de 1913. El general Diéguez tomo posesión de la Capilla de La Lomita. Esa mañana todas las fuerzas hicieron entrada a la ciudad en correcta formación no registrándose más acto de desorden.

El número de muertos por parte de los federales fue de 150 y de 100 el de los prisioneros. De parte de los constitucionales fue un jefe, 5 oficiales y 30 solados muertos; así como 2 jefes, 4 oficiales y 75 de tropa heridos.

01 de Noviembre de 1914. En la reunión llamada “Convención de Aguascaliente” se desconoce al primer jefe constitucionalista Venustiano Carranza, formándose dos bandos: el primero con Iturbe, Eduardo Hay y Juan Carrasco, quienes se inclinaron por Carranza. El segundo integrado por Buelna, Felipe Riveros y Macario Gaxiola que se acomodaron con las filas de Villa. Así se inicio otra etapa convulsiva que mantendría al estado en constante agitación.

1914 y 1915. En Culiacán hubo diversos combates para fortalecer el constitucionalismo, los villistas fueron derrotados en Sinaloa.

08 de Abril de 1915. Decreto en el cual Culiacán se constituye como municipio. Se suprimen las directorias políticas para dar origen a 11 municipios libres en Sinaloa.

1916. Venustiano Carranza nombra al Gral. Ángel Flores, como Gobernador de Sinaloa, iniciando las primeras obras de irrigación en el Valle de Culiacán al comenzar los trabajos del canal Rosales.

05 de febrero de 1917 se promulga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es firmada y promulgada por el general Ramón F. Iturbe en su carácter de Gobernador de Sinaloa.

Bibliografía: Castro Sánchez, Juan Carlos. Culiacán de colección. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 1990. 215 p.; Figueroa Díaz, José María. La etapa revolucionaria. en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 1). pp.62-66.; Inzunza Moncayo, Manuel. La toma de Culiacán en 1911. en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 8). pp. 58-59.; El incendio de la fábrica de "El Coloso". en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 8). pp. 60-61.; Ramos Esquer, Francisco. El primer brote revolucionario en Culiacán. en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 8). pp.47-49.; Rosas Echavarría, Raúl René. Sinaloa y la revolución. en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 8). pp. 50-51.; Ruíz Miramontes, Lourdes. La segunda toma de Culiacán (1913). en: Encuentros con la historia. coord. José María Figueroa y Gilberto López Alanís. Culiacán : Gob. del Estado de Sinaloa, 2001. (Colección Presagio ; 8). pp. 76-78.; Sinagawa Montoya, Herberto. Sinaloa historia y destino. Culiacán : DIFOCUR, 1986. 580 p.

Fuente: Wikipedia. Rosalina Medina Armenta (Área de Investigación documental). Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia