historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
EMILIO VÁZQUEZ GÓMEZ

EMILIO VÁZQUEZ GÓMEZ (1858-1926)

Nació en Tula, Tamaulipas el 22 de mayo de 1858 hijo de Ignacio Vázquez y de Juana Gómez, de origen indígena. Su infancia transcurrió en el campo, en el rancho de sus padres; en una escuela cercana realizó sus primeros estudios. Desde muy joven empezó a trabajar como dependiente en una tienda. Posteriormente, en 1874 emigró a Saltillo, en donde trabajó como mozo, además de estudiar en el Ateneo “Antonio de la Fuente” que debido a su pobreza le admitió gratuitamente.

En 1876 ingresó al magisterio, y en 1880 fue síndico del ayuntamiento de Saltillo, Coahuila. En 1885, en la ciudad de México, se recibió de abogado con grandes sacrificios. Durante 17 años ejerció su profesión en el bufete de Luis Gutiérrez Otero.

Desde 1888 manifestó sus ideas antiporfiristas en el folleto La reelección indefinida, lo que volvió a hacer en otro folleto en la siguiente reelección presidencial en 1892. En 1906 publicó "Las aguas de la Nación". El 15 de septiembre de 1908 fundó en su domicilio con un grupo de correligionarios el "Club Político Antirreeleccionista" bajo el lema “Sufragio efectivo, No reelección”. Al día siguiente el periódico el Tiempo reprodujo el folleto "Reelección Indefinida". Ese mismo año publicó "El Pensamiento de la Revolución".

Sus labores políticas se intensificaron notablemente cuando el 19 de mayo de 1909 se convirtió en presidente del Centro Antirreeleccionista de México, integrado por un grupo de liberales inconformes con el gobierno de Díaz, entre quienes se encontraban Francisco I. Madero, Luis Cabrera, Robles Domínguez y Patricio Leyva; y cuyo ideario se resumió así: “Sufragio efectivo. No reelección”.

Es entonces cuando abandonó sus actividades privadas para dedicarse a la fundación de organizaciones antirreeleccionistas por todo el país y figuró como uno de los principales organizadores de la convención de esos organismos realizada en el Tívoli del Eliseo el 15 de abril de 1910. En esa convención se postuló como precandidato a la presidencia de la República, pero fueron elegidos Francisco I. Madero, para la presidencia y su hermano Francisco Vázquez Gómez, para la vicepresidencia.

De ahí en adelante participó resueltamente en la campaña presidencial de Madero, pero fue perseguido y encarcelado; ya libre, partió a San Antonio, Texas, donde se reunió con otros exiliados maderistas. Volvió al país en mayo de 1911, y se opuso a los Tratados de Ciudad Juárez (de él es la frase “Revolución que transa, revolución que se pierde”) y al licenciamiento de las tropas revolucionarias. Sin embargo, durante el interinato de Francisco León de la Barra fue secretario de Gobernación como parte del sector revolucionario del gabinete. Sin embargo, el 20 de julio de 1911, al acordar Francisco I. Madero y De la Barra separarlo de la Secretaría de Gobernación por ayudar a la organización zapatista y contribuir al rompimiento de Madero con Zapata. El 2 de agosto siguiente, Vázquez Gómez renunció: "Después de haber tenido diversas dificultades con el señor Presidente de la República, motivadas por representar él en el Gobierno actual, la tendencia conservadora del antiguo Régimen, y yo la tendencia renovadora de la Revolución triunfante tendencia de la cual mi conciencia no ha debido ni debe separarse, el señor Presidente de la República, ha tenido a bien ordenarme que presente mi renuncia de Secretario de Estado y del Despacho de Gobernación, cumpliendo con dicha orden, vengo a renunciar y renuncio al puesto mencionado".

En la convención del Partido Constitucional Progresista, que nominó las candidaturas de Madero y Pino Suárez, fue acusado de apoyar a Emiliano Zapata y se alejó del maderismo.

En 1911, siete días antes de que Madero tomara posesión, se levantó en armas apoyado por varios orozquistas, llevando como bandera el Plan de Tacubaya que desconocía con anticipación al futuro gobierno, anulaba las elecciones, disolvía las Cámaras del Congreso de la Unión y declaraba que su objetivo era llevar a Emilio Vázquez Gómez a la Presidencia de la República; además acusaba a Madero de népota, de traición al “Plan de San Luis” , de imponer a Pino Suárez y a algunos gobernadores, así como de restaurar caciques. No tuvo éxito, pocos lo siguieron, entre ellos el jefe político de Juchitán, Oaxaca, José F. Gómez. Por lo que partió al exilio junto con su hermano Francisco.

El 26 de marzo de 1912, Vázquez Gómez dio a conocer a la prensa San Antonio, Texas, una carta de Emiliano Zapata, fechada el 14 de marzo anterior, en el que éste lo declaraba Presidente: “Ya Ud. sabe que mis partidarios y yo, proclamamos a Ud. nuestro futuro ‘Presidente de México’, pues tenemos fe en Ud. como el hombre que sabrá cumplir el Plan de San Luis Potosí, reformado en Villa Ayala y en Tacubaya, que de esa manera se hará la felicidad del pueblo mexicano y será cimentada la positiva paz nacional”.

En mayo siguiente, regresó al país para entrevistarse con Pascual Orozco (padre), pero Pascual Orozco (hijo) le exigió que abandonara el país o sería arrestado y fusilado si se rehusaba.

El 26 de julio del mismo año, las autoridades norteamericanas arrestaron a Vázquez Gómez bajo el cargo de violar las leyes de neutralidad.

Durante los años siguientes se mantuvo al margen de los movimientos revolucionarios y su prestigio político fue decayendo, salvo entre los grupos zapatistas.

Emilio Vázquez Gómez finalmente regresó al país y falleció en la ciudad de México el 23 de febrero de 1926.

Fuente: Wikipedia. Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO. Efemérides. Nacimiento 22 de mayo de 1858. Muerte 23 de febrero de 1926. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia