historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
MÉXICO, PIONERO EN EL BOMBARDEO AÉREO

A nivel mundial, México fue el primer país que utilizó la aviación para llevar a cabo un bombardeo. La guerra desde el aire, que hoy representa una de las estrategias más cruciales en los conflictos bélicos, tuvo su origen en la República Mexicana.

En abril de 1914, durante una batalla entre contitucionalistas y huertistas, en Topolobampo, Estado de Sinaloa, el capitán Mexicano Gustavo Salinas, sobrino de don Venustiano Carranza, llevó a cabo exitosamente el primer bombardeo aéreo y además puso en práctica el primer aparato lanzabombas.

Al iniciarse la revolución constitucionalista, don Venustiano Carranza autorizó al capitán Salinas a comprar un aeroplano en los Estados Unidos para enfrentar el régimen de Victoriano Huerta.

Este, junto con su hermano Alberto, había estudiado aviación en la Moisant Aviation School, de Garden City, en Nueva York, donde el gobierno americano preparaba a los pilotos que pelearían en la ya inminente Primera Guerra Mundial. En esta escuela, salinas obtuvo la licencia número 171 y con ella volvió a México donde ofreció sus servicios al Presidente Francisco I. Madero, quien lo puso bajo las órdenes del general Gonzalo Salas, como piloto aviador.

El capitán Salinas compró dos aviones de la marca “Curtis-Pusher”, para el Ejército Constitucionalista. Los aviones alcanzaban una velocidad de sesenta kilómetros por hora, y fueron llamados “Sonora “ y “Pájaro Azul”.

Durante los primeros días de abril de 1914, el cañonero “Tampico” se había unido a Carranza bajo las órdenes del capitán Hilario Rodríguez Malpica. En el puerto de Topolobampo fue recibido con fuego por los cañoneros huertistas “Morelos” y “Guerrero”.

El 14 de abril, el general Obregón, acompañado de su Estado Mayor, se separó del grueso de sus tropas y marchó a Topolobambo para saber que había sucedido con el “Tampico”. Cuando llegó hasta la embarcación, saltó a cubierta y el capitán Hilario Rodríguez Malpica ordenó que se le rindieran los honores militares correspondientes y se procedió a izar la bandera Mexicana en lo más alto del barco.

Tan pronto como los huertistas vieron que el buque constitucionalista había izado la bandera reanudaron el bombardeo, al que el capitán Malpica contestó con sus cañones mientras el general Obregón observaba el combate en espera de una sorpresa para el enemigo, pues había ordenado al capitán Salinas que con su biplano saliera en ayuda del “Tampico” si es que era necesario.

El capitán Salinas despegó, acompañado sólo de un voluntario de apellido Madariaga, y una vez a 3 ó 4 mil pies de altura, dio la orden a su artillero para dejar caer el artefacto bélico sobre el enemigo, dando así la victoria a su causa cuando parecía que el “Tampico” estaba derrotado.

La acción fue elogiada internacionalmente, tanto, que en el Museo de Aviación de Londres, se colocó años más tarde una placa simbólica honrando al valiente capitán Mexicano con la siguiente leyenda: “Al capitán Gustavo Salinas, Mexicano, primer hombre que usó la aviación como arma de guerra”.

Fuente: Wikipedia. Enciclopedia  de Aviación y Astronáutica.  Editorial Garriga. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia