historia.jpg

ILDEFONSO FUENTES DE HOYOS

CORONEL ILDEFONSO FUENTES DE HOYOS (1829-1874)

Nació el 24 de enero de 1829, mismo año del nacimiento de Ignacio Zaragoza, en la antigua Hacienda de Castaño, jurisdicción en aquel tiempo del municipio de Monclova, Coahuila, siendo sus padres el señor don Manuel Fuentes y la señora dona Catarina de Hoyos, quienes procrearon diez hijos, a saber: Ramón, Pedro, Anastasio, Santiago, Telésforo, Andrés, Ildefonso, Abelino, Abraham y Elena.

Ildefonso Fuentes cursó primeras letras con el destacado maestro Jesús Silva, en honor de quien una calle de Monclova lleva su nombre. Ildefonso se dedicó desde temprana edad a las tareas agropecuarias, tareas éstas que en la región son bastante duras y por lo mismo tienen la virtud de forjar el tenaz carácter de los hombres, por tener que arrancar el sustento a una tierra árida y flagelada por un clima seco y extremoso.

Hizo sus primeras armas en la defensa de los pueblos contra los continuos ataques de los indios bárbaros, de donde obtuvo un magnífico entrenamiento para la lucha que había de emprender en defensa de las instituciones liberales y de la República.

Precisamente su familia sufrió un doloroso golpe en uno de estos ataques de los bárbaros en 1838, en el que murió su hermano Pedro y se llevaron cautivos a la esposa de éste, doña Maria Arciniegas, quien nunca volvió y se sabe que fue la madre del indio Victorio, jefe comanche famoso por su valor e inteligencia, y a su hermano Abelino de 7 años de edad, quien volvió al seno de la familia después de 15 años de permanecer entre los indios.

Ildefonso Fuentes causó alta en el Regimiento de Rifleros de Monclova, el 15 de mayo de 1855, con el grado de alférez, al mando del entonces coronel licenciado don Miguel Blanco, cuando éste acudió al llamado de don Santiago Vidaurri, que proclamo el Plan Restaurador de Monterrey que coincidió con el Plan de Ayutla en cuanto a sus fines y que ocasionaron el derrocamiento de Santa Anna.

Fue precisamente en el combate del 22 de julio de 1855 contra las fuerzas santanistas en las inmediaciones de Saltillo, donde el alférez Ildefonso Fuentes recibió su bautismo de sangre, al resultar herido en el Fortín de Huizache.

Triunfante el Plan de Ayutla regresó a su lugar de origen para entregarse de nuevo a sus labores del campo: pero al iniciarse la Guerra de Tres Años, nuevamente partió incorporándose al Regimiento de Rifleros de Monclova, aún al mando del señor licenciado Blanco. En esta ocasión realizaron una brillante campaña desde marzo de 1858 hasta febrero de 1859, combatiendo bizarramente en Puerto de Carretas, Zacatecas, San Juan de los Lagos, Guadalajara, Santa Anita, Barrancas de Atenquique, ciudad de México, Atequiza e Irapuato.

Al comienzo de la Intervención Francesa, Ildefonso Fuentes ya ascendido, y en virtud de que el jefe nato del Regimiento de Rifleros de Monclova, general licenciado Miguel Blanco se encontraba en la capital de la República sirviendo a la nación en puestos superiores, se hizo cargo del mando de su regimiento, con beneplácito de sus compañeros de armas, y partió de nuevo a combatir, esta vez el ejército invasor y a las malos mexicanos que establecieron el imperio.

En esta ocasión también desarrolló una campaña brillantísima, al lado de los generales Escobedo, Viesca, Treviño, Naranjo y otros. Participó en forma sobresaliente en la batalla de Santa Isabel el primero de marzo de 1866; uno de sus biógrafos dice de ella lo siguiente: Fuentes dejó un recuerdo imperecedero ya que en es acción capturó una bandera de los enemigos, la que en la actualidad se halla en el salón de sesiones del ayuntamiento de Monclova. Este lábaro fue donado a la ciudad por el general Viesca, en recordación de aquel combate en el que tanta distinción logró el coronel Ildefonso Fuentes.

En vista de que la bandera mencionada no se encuentra en Monclova y de que no existe archivo de aquella fecha que nos dé algún indicio sobre su paradero, sólo hemos logrado saber que no se trata precisamente de una bandera sino de un guión, y que este trofeo después de permanecer algunos años en el ayuntamiento fue enviado al Museo de Historia en México. Todo lo anterior se sabe por tradición oral, aunque también existe otra versión, que es la siguiente: que fue el alférez don Mariano Avila, de las fuerzas a mando del coronel Fuentes, quien logró arrebatar una bandera francesa; fue pensionado y desempeñó el puesto de comandante de la policía en Monclova, hasta que falleció.

Existe también la versión oral de que fue personalmente el teniente coronel Ildefonso Fuentes  quien dio muerte al comandante francés Conde Brián, y de que el general Viesca le regaló el caballo que aquél montaba, porque se lo había ganado.

Participó en muchas acciones de armas; fue herido varias veces siempre al frente de sus Rifleros de Monclova, después de combatir en Saltillo con Victoriano Cepeda y en la toma de Matamoros, figuró prominentemente en el sitio de Querétaro como jefe de la línea de San Sebastián.

Al consumarse el derrumbamiento del Imperio y restablecer las instituciones liberales republicanas, el teniendo coronel Ildefonso fuentes regresó tranquilamente, como siempre lo había hecho al final de cada campaña, a su solar nativo, a restañar sus heridas y a cultivar la tierra en su predio de Castaños, llamado Las Delicias.

El presidente Juárez le expidió un diploma firmado de su puño y letra, fechado el 5 de agosto de 1867, el cual se conserva original en la Sociedad Mutualista Ildefonso Fuentes Obreros de Monclova, del cual tomamos el siguiente párrafo:

Benito Juárez, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, en nombre de la República y como justo tributo al mérito y valor del ciudadano Ildefonso Fuentes, que en la clase de Teniente Coronel de Caballería, combatió contra el ejército francés y sus aliados, he dispuesto se le expida este DIPLOMA, con el que justificará siempre que tuvo la gloria de haber cooperado, o salvado, la Independencia Nacional, luchando contra la intervención extranjera, y haciéndose acreedor por su mérito a la condecoración de Segunda Clase creada por este decreto, etc.

El Gobierno del Estado de Coahuila, el 13 de julio de 1868, escribió al C. Ministro de Guerra y Marina como sigue:

El C. Ildefonso Fuentes, vecino de Monclova, teniente coronel y actual encargado por este Gobierno de organizar fuerzas para la guerra contra los bárbaros, fue uno de los patriotas que con las armas en la mano defendió decididamente la causa de la Independencia Nacional, habiendo tenido bajo sus órdenes al Regimiento de Monclova, y concurrió con esta fuerza a varias gloriosas acciones de guerra en estos Estados contra las fuerzas francesas y traidoras combatiendo hasta el término de la campaña en Querétaro. 

Por ese comportamiento tan digno de aprecio y porque concurren en él no solo las circunstancias de valor y patriotismo, sino porque en todo el tiempo de la campaña dio testimonios inequívocos de una honradez e integridad sin límites, de actividad y conocimientos militares, este Gobierno en uso de la atribución que le encomienda el decreto de 28 de abril de corriente año, propone al citado C. teniente coronel Ildefonso Fuentes, para sub-inspector de las Colonias Militares que deben establecerse en este Estado de Coahuila.

Ildefonso Fuentes de Hoyos  murió repentinamente, de un síncope cardíaco, en su casa de Castaños, el día 2 de Agosto de 1874, a los 45 años de edad. 

Fuente: Wikipedia. Daniel Menchaca Hernández. Trabajo expuesto por su autor ante la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística en 1966. Obtenido del Libro: Apuntes para la Historia de Monclova, UA de C , 1990. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia