historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
JOSÉ MARÍA PINO SUÁREZ, EL SEÑOR VICEPRESIDENTE

Para un hijo de comerciantes, los estudios eran obligatorios y José María Pino Suárez tuvo una posición privilegiada dentro de la sociedad tabasqueña que lo vio nacer. Su formación en leyes y la práctica de su pasión por el periodismo lo llevaron a conocer distintos lugares como Mérida, Yucatán y a realizar distintos sueños como la fundación de un periódico El Peninsular.

Sólo el trabajo arduo le permitió alcanzar una meta que para él era invaluable, la liberación de los peones mayas de manos de los caciques explotadores en tierras de la península de Yucatán. Su fuerte carácter y temple le permitieron unirse a la causa anti-porfirista y anti-reeleccionista de Francisco I Madero. Así se ganó el puesto de vicepresidente del país cuando éste gobernó.

Un final trágico a manos del dictador Huerta marcaría el inicio de la leyenda de quien además se desempeñó formidablemente como poeta y editor.

HISTORIA DE VIDA.

Hace 141 años, Pepe Pino (así lo apodaban de cariño) nació en el pueblo Tenosique, al lado del río Usumacinta. Su padre era un pequeño comerciante y su madre ama de casa. Al poco tiempo de nacido, Josefa Juliana Suárez falleció, hecho que trastornó profundamente a la familia Pino. El abuelo Eusebio se hizo cargo del nieto que su hija le había dejado.

José María Pino fue enviado a Yucatán para hacer sus estudios de primaria y a los 12 años ingresó al Colegio San Idelfonso para cursar la secundaria y preparatoria. A los 22 se inscribió en la escuela de Jurisprudencia para estudiar Derecho. A la par se incorporó a la Academia Literaria donde aprendió poesía y novela, siendo destacado en la primera. Publicó dos libros, Melancolías (1896) y Procelarias (1908).

Como periodista fundó el periódico El Peninsular en 1904 que denunciaba a los caciques explotadores de indios mayas, los cuales vivían en condiciones deplorables, cumpliendo jornadas de entre 10 y 12 horas de trabajo con pagas miserables.

SU VIDA JUNTO A MADERO.

En 1909 –año en que Porfirio Díaz cumplía 28 años en el poder--Francisco I. Madero visitó el estado de Yucatán para pedir al pueblo un cambio de gobierno. En uno de los puertos más importantes para el comercio, Progreso, se reunió con José María para crear una organización con la que pudieran ser identificados sus ideales. Pino Suárez se dedicó a difundirla por distintos pueblos del estado. Así se unió al Partido Antirreeleccionista.

En las elecciones de 1910, Porfirio Díaz resultó electo presidente nuevamente y esto hizo enojar a Madero que se encontraba apresado en la ciudad de Monterrey. Cuando llegó a la ciudad de San Luis Potosí, redactó un documento (el Plan de San Luis) donde se desconocía la autoridad de Díaz y se inició el movimiento de Revolución.

Con este Plan, José María Pino Suárez quedaba como el gobernador del estado de Yucatán del 5 de junio al 8 de agosto de 1911. Después al constituirse el gabinete en Ciudad Juárez, Madero lo nombró secretario de Justicia, cargo que desempeñó hasta el día 13 de noviembre de 1911.

Ese mismo año, después de que días firmara su renuncia y se exiliara en París, se celebraron las votaciones presidenciales . Madero ocupó el poder ejecutivo y Pino Suárez la vicepresidencia.

Durante este breve periodo, se nombró al tabasqueño como titular de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes que ahora es conocida como la Secretaría de Educación Pública. Aquí su mayor compromiso, como antes lo había manifestado, fue la de llevar educación a las zonas agrarias, por lo que ordenó la creación de un programa de enseñanza laica e intensiva para el campo, pero este no se aplicó debido a los sucesos que se dieron a continuación.

Durante el tiempo que duró la gestión de Madero se hicieron cambios importantes como la creación del Departamento de Trabajo que cuidaría los intereses de los obreros sobre el de los empresarios. A favor de campesinos, se establecieron estaciones agrícolas experimentales y expidieron un decreto sobre división y venta de terrenos nacionales desocupados.

Uno de los graves problemas del gobierno fue la poca relación que se estableció con la prensa, quienes tendían a criticar fuertemente al presidente mientras se levantaban fuerzas insurgentes en el norte del país.

Inminente fueron los sucesos de los diez días en la Ciudad de México conocidos como la Decena Trágica, donde Madero puso sus fuerzas armadas a cargo al general Victoriano Huerta, quien lo traicionó y mandó encarcelar junto a José María.

Madero y Pino Suárez fueron obligados a firmar su renuncia y en la mañana del 22 de febrero fueron acribillados en las puertas de la penitenciaría del Distrito Federal que ahora es el palacio de Lecumberri.

En víspera de su muerte, Pino Suárez escribió una carta donde sus últimas líneas decían: “¿Tendrán la sensatez de matarnos? Tu sabes, Serapio, que nada ganarían pues más grandes seríamos en la muerte que hoy lo somos en vida”.

Fuentes: Wikipedia. Por Alejandra López. POBLETT Miranda, Martha. José María Pino Suárez. México, 1986. Editado por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. 36 páginas. Secretaría de Gobernación. José María Pino Suárez. México [documento en línea] (http://rotonda.segob.gob.mx/P73t.html). Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia