historia.jpg

BELISARIO DOMÍNGUEZ

DOCTOR BELISARIO DOMÍNGUEZ PALENCIA (1863-1913)

Nació en Comitán, Chiapas, el 25 de abril de 1863, quién habría de ser un gran médico y político. Sus padres fueron don Cleofás Domínguez y doña Maria del Pilar Palencia.

Realizó sus estudios primarios en Comitán y en 1879 se trasladó a San Cristóbal de las Casas para estudiar en el Instituto de Ciencias y Artes, posteriormente también estudió en Tuxtla Gutiérrez, todas éstas poblaciones del Estado de Chiapas.

Belisario realizó sus estudios profesionales en Paris, en donde radicó varios años y obtuvo, en 1889,  los títulos de Médico cirujano, partero y oculista. El Dr. Domínguez pudo haber permanecido en Francia para ejercer su profesión, pero prefirió regresar a su pueblo natal, en 1890, para sanar a enfermos mexicanos o guatemaltecos de las rancherías aledañas a Comitán, población cercana a la frontera con Guatemala.

En Comitán contrajo matrimonio, ese mismo año, con doña Delfina Zebadúa, con quién procreó cuatro hijos: Hermila, Matilde, Carmen y Ricardo.

El Dr. Belisario Domínguez desempeño su profesión con solidaridad y entrega a sus semejantes. Fue muy querido y respetado por su pueblo a quienes daba consulta, medicinas y atención médica, muchas  ocasiones en forma gratuita y altruista.

En 1902 el matrimonio Domínguez Zebadúa se trasladó a la Ciudad de México, con la finalidad de dar una atención y tratamiento especializado a doña Delfina, que padecía una grave enfermedad. El padre del Dr. Domínguez falleció al finalizar 1902. La ciencia no pudo sanar a la Sra. Domínguez, quién falleció meses después.

Durante su estancia en la Capital el Dr. Domínguez escribió algunos artículos que publicó: en uno de ellos, al que llamó “Chiapas”, relató el abandono en el que se encontraba su Estado natal, debido a los malos gobernantes ( ¡hace más de cien años! ). Posteriormente censuró a los periodistas por  haber ignorado las quejas expuestas en el escrito anterior.

Después publicó en Chiapas un periódico quincenal, al que llamó “El Vate”, del cual solo pudo editar cuatro números, en el cual criticaba al Presidente Díaz por su sexta reelección y al Gobernador de Chiapas Rafael Pimentel.

Belisario Domínguez regresó a Comitán en 1905 y empezó a combinar su profesión con la política en donde se manifestó como un demócrata y fundó un “Club Democrático”, simpatizante con la Política antireleccionista de don Francisco I. Madero. Fue electo Presidente Municipal de Comitán para el ejercicio de 1910 y en 1912, fue electo suplente del Senador Leopoldo Gout, a quién se eligió, durante el régimen maderista,  como representante de Chiapas en el Senado de la República.

Al iniciar 1913 se trasladó a la Ciudad de México con su hijo Ricardo, para que éste se inscribiera en la Escuela Preparatoria. Al Doctor Domínguez le tocó ser testigo de los acontecimientos conocidos como “La Decena Trágica”, golpe de estado mediante el cual fueron destituidos y asesinados el Presidente Francisco I. Madero y el Vicepresidente José María Pino Suárez, para apropiarse de la Presidencia de la República el usurpador Victoriano Huerta.

A los pocos días murió el Senador Gout por lo que el Dr. Belisario Domínguez asumió la titularidad, como Senador por Chiapas. Allí desarrolla una tenaz oposición en contra de Huerta.

El ministro de Relaciones exteriores del Gobierno Huertista, Francisco León de la Barra, se presentó en la Cámara de Senadores el 25 de abril para solicitar autorización y ampliar el plazo para la permanencia de los barcos norteamericanos en el Puerto de Veracruz. Entonces se escuchó la voz valiente del Senador Belisario Domínguez:

 "Señores Senadores, yo votaré en contra de la autorización que se nos pide, porque ella es un voto de confianza al gobierno que asesinó al presidente Madero y al vicepresidente Pino Suárez, porque es un gobierno ilegítimo y porque es un gobierno que ha restaurado la era nefasta de la defección y el cuartelazo".

“El Diputado Serapio Rendón Alcocer encabezó junto con el Senador Belisario Domínguez a un grupo de legisladores opositores a Huerta y en cada oportunidad desde la tribuna del congreso lo tachaba de usurpador y lo culpaba de los asesinatos de Madero y Pino Suárez.

Victoriano Huerta, quien conocía a Rendón solamente por su apoyo a la causa revolucionaria y cercanía con Madero, comisionó a su secretario de guerra, Aureliano Blanquet, para que convenciera a Rendón Alcocer de unirse al gobierno e intentar debilitar el grupo opositor, que en caso que Rendón hubiera aceptado, sería liderado por Belisario Domínguez solamente, pero Rendón no aceptó, en su lugar hizo un fuerte reclamo a Blanquet por el asesinato de Madero y su amigo Pino Suárez, calificando al gobierno de Huerta como un gobierno de militares golpistas y usurpadores que no conocían mas honor que el de las armas, traicioneros a la patria y a la causa revolucionaria.

Al oír su respuesta, Aurelio Blanquet alarmó a Victoriano Huerta sobre la peligrosidad de los discursos de Rendón, que podría ser peligrosos para el nuevo gobierno, por ello Huerta ordenó que Serapio Rendón Alcocer fuera asesinado.

El día 22 de agosto de 1913, fue detenido por militares, quienes lo trasladaron a la cárcel de Tlalnepantla, ahí y después de abofetear a un soldado que se burló de la muerte de Madero fue encerrado, Rendón sabía que correría el mismo destino que su amigo Pino Suárez, por lo que solicitó permiso para escribir una carta para despedirse de su familia, cuando la estaba redactando fue asesinado a tiros”. (Wilkipedia)

El 23 de septiembre, el Dr. Domínguez pronunció otro discurso patriótico en el que llamó asesino y desequilibrado mental al usurpador Victoriano Huerta. Además alentó a los que combatían el Régimen espurio con las armas en la mano. Este discurso fue impreso en una hoja por la Srita. María Hernández Zarco y tuvo enorme circulación en el país.

Sus colegas no le permitieron pronunciar en la Cámara otro discurso escrito el 29 de septiembre, por lo que el Senador Belisario Domínguez repartió copias entre sus colegas Senadores y personalmente repartió su escrito en las principales calles de la Capital. El escrito causó revuelo, pues, entre otras sentencias, aseguraba lo siguiente:

“El pueblo de México no se puede resignar a tener como presidente de la República a Victoriano Huerta, soldado que se adueñó del poder por medio de la traición. La Representación Nacional debe deponerlo, pues la Patria exige que cumpláis con vuestro deber, aún con el peligro y la seguridad de perder la existencia. La Patria espera que la honréis ante el mundo, evitando que la Primera Magistratura del país esté detentada por un traidor y asesino”.

Don Belisario Domínguez sabía muy bien que se expuso a perder la vida, pero ésta no contaba si se lograba que cayera el usurpador. El 7 de octubre de 1913, cuando se encontraba durmiendo en el “Hotel Jardín”, de la calle San Juan de Letrán, los esbirros de Huerta lo secuestraron y lo condujeron al cementerio de Coyoacán, donde lo asesinaron cobardemente.

El “Doctor” Aureliano Urrutia, compadre de Huerta y Secretario de Gobernación hasta el día 6 de octubre, era enemigo profesional del Dr. Domínguez, quizá producto de su infinita inferioridad; para congraciarse con su compadre Huerta le extirpó la lengua al cadáver del Dr. Domínguez y se la mando como trofeo en un frasco con alcohol a su querido compadre.

Mas repugnantes que ese hecho de barbarie, eran Huerta y Urrutia (tras la caída de Huerta, Urrutia huyó del país y se radicó en San Antonio ejerciendo como cirujano –carnicero diría yo- en esa población texana hasta su muerte). Fue tal el clamor del pueblo por este crimen, que el chacal Huerta tuvo que disolver el Congreso y encarcelar a 90 diputados.

Al valiente Dr. Belisario Domínguez lo sepultaron a flor de tierra en el cementerio de Coyoacán. Tras de varias pesquisas de familiares y senadores se conoció la verdad y se supo del sitio en el que fue inhumado.

Sus restos fueron exhumados por su hermana Herlinda y trasladados a su tierra natal, en donde descansan en paz y con la satisfacción del deber cumplido.  La ciudad donde nació Don Belisario Domínguez se llama, por decreto del 3 de septiembre de 1915, Comitán de Domínguez, Chiapas, en su honor. Una comunidad del Municipio de Motozintla, Chiapas, se llama Belisario Domínguez.

En 1935 el pueblo y Municipio de San Lorenzo, Chihuahua, cambió su nombre por el de ‘Dr. Belisario Domínguez’, en honor al ilustre comiteco.

Fuente: Wikipedia. Ing. Clemente Rendón de la Garza. Cronista Municipal de Matamoros, Tamaulipas. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia