historia.jpg

JOSE BERNARDO MAXIMILIANO GUTIERREZ DE LARA

JOSÉ BERNARDO MAXIMILIANO GUTIÉRREZ DE LARA (1774–1841)

Nació el 20 de Agosto de 1774 en la villa de Revilla, actual Ciudad Guerrero, en el Nuevo Santander. Fueron sus padres Santiago Gutiérrez de Lara, quien a su vez era hijo de unos de los fundadores de dicha villa, y María Rosa de Uribe, ambos pertenecientes a familias acomodadas, quienes procrearon otros dos hijos y una hija. El mayor de todos ellos fue José Antonio Apolinario, quien obtuvo el grado de bachiller en derecho civil y canónico, siguió la carrera eclesiástica y llegó a ser cura de Revilla, mientras que José Bernardo heredó las tierras de la familia y se dedico tanto al cultivo como a la herrería y a la mecánica. En 1798 contrajo matrimonio con una prima hermana suya, María Josefa de Uribe viuda de Martínez, con la que tuvo varios hijos.

La insurgencia encabezada por Miguel Hidalgo e inicio en septiembre de 1810 tuvo prontas e importantes repercusiones en la colonia del Nuevo Santander, ya que poco después se declararon a su favor las fuerzas que comandaba su gobernador, el coronel Manuel de Iturbe. A lo anterior se sumó el hecho del establecimiento de contacto, desde fines, de ese año, por parte de José Antonio Gutiérrez de Lara con los dirigentes insurgentes, quien recibió instrucciones de José Mariano Jiménez, comandante de San Luis Potosí, para insurreccionar las villas del norte. José Bernardo mostró también muy pronto sus simpatías por la insurgencia, y en su apoyo ambos hermanos redactaron varias cartas y proclamas que hicieron circular por el norte del virreinato.

Poco antes, el 17 de Enero de 1811 las fuerzas insurgentes habían sido derrotadas en el Puente de Calderón por el brigadier Calleja, por lo que sus principales dirigentes acordaron dirigirse a los Estados Unidos en busca de apoyo para el movimiento. José Bernardo decidió unírseles, y el 6 de Marzo de ese año se presentó a Ignacio Allende en la hacienda de Santa María. Aceptando sus servicios, el 17 de Marzo fue nombrado teniente coronel del Ejército de América por Allende, de quien recibió el encargo de conseguir tropas y pasar a la guarnición que se encontraba en el Río Grande.

Fue así como a finales de Julio de 1811, con una pequeña partida de catorce hombres, emprendieron un largo y difícil viaje, amén de sufrir numerosas vicisitudes de toda índole.

Cerca del Presidio de Nacogdoches, todavía en Texas, fueron atacados por el teniente Miguel Múzquiz, jefe de la guarnición realista del lugar, pero lograron escapar. En Natchitoches, ya en el territorio estadounidense de la Luisiana, recibió el apoyo del juez y doctor John Sibley, agente del gobierno de los Estados Unidos.

Gutiérrez de Lara se ocupó de preparar, primero en Washington y más tarde en Filadelfia, la insurrección de las Provincias Internas, y ambos acordaron que el primero debía permanecer en los Estados Unidos para promover la causa de la independencia de la Nueva España, mientras que el segundo debía pasar a la Luisiana para preparar la invasión a Texas porque, a pesar de no haber aceptado las pretensiones intervencionistas del gobierno estadounidense, José Bernardo si había aceptado su ayuda para regresar a la Nueva España y para organizar una expedición sobre la provincia texana.

El 23 de Marzo desembarco en Nueva Orleans, donde se puso en contacto con varios novohispanos y visito al gobernador de la Luisiana, William Clay Claibone, para quien llevaba una carta de recomendación de John Graham, del Departamento de Estado, y quien lo presento al cónsul de los Estados Unidos en La Habana, el capitán William Shaler, en cuya casa se hospedo.

Las tropas expedicionarias cruzo la frontera a principios de agosto de 1812 y el 11 de ese mes ocuparon Nacogdoches, donde fueron bien recibidos y donde se les unieron dos destacamentos realistas y numerosos indios.

Ya en Béjar, Gutiérrez de Lara se encontró en control de la situación, y de las fuerzas que comandaba, como no lo había estado desde que se iniciara la expedición, por lo que se decidió a organizar el gobierno de la provincia.

Se instalo una Junta de Gobierno compuesta de un presidente, un secretario y seis vocales, entre los que se contaron varios extranjeros, nombrados todos ellos por Gutiérrez de Lara, a quien la declaración llamaba “General en jefe del Ejercito Mexicano Republicano del Norte”. La Junta quedaba investida de plenos poderes por el pueblo texano, en cuyo nombre se encargaría de formar la representación nacional y de nombrar a un gobernador, cargo para el cual designo a Gutiérrez de Lara.

A pesar de la satisfacción que le produjo el triunfo del Movimiento Trigarante, Gutiérrez de Lara no regreso a su patria después de alcanzada la Independencia: se fue a vivir Natchitoches, donde había comprado casa y donde, como buen conocedor de las regiones norteñas se intereso en la pacificación de las tribus indígenas.

En 1824, Gutiérrez de Lara decidió regresar a su tierra natal. La Constitución promulgada ese año establecía como forma de gobierno una republica federal. Fue entonces cuando el Nuevo Santander se convirtió en el estado de Tamaulipas, cuyo primer Congreso constituyente se reunió en la villa de Padilla, convertida en la capital estatal. Presidido por José Antonio Gutiérrez de Lara, quien ya había sido diputado en el primer Congreso Nacional, el Congreso Constituyente de Tamaulipas acordó nombrar a un gobernador mientras se elaboraba la Constitución Estatal y se llevaba acabo las elecciones correspondientes, y el 16 de Julio de 1824 se eligió a José Bernardo por los servicios prestados al estado y al país, cargo que desempeño del 19 de Agosto de ese año hasta el 14 de mayo de 1825.

Renunció a la Gobernación en junio de 1825, pero en diciembre se convirtió en comandante general de la División Este de la Provincias Internas y ocupó el cargo hasta su dimisión a finales de 1826. Gutiérrez se opuso a los esfuerzos de Antonio Canales Rosillo para establecer la República del Río Grande en 1839. Fue protegido por Reuben Rossqv de las amenazas y violencia de parte de Canales. A principios de 1840, Gutiérrez se fue a Linares a vivir con su hijo, José Ángel.

José Bernardo Maximiliano Gutiérrez de Lara, primer diplomático mexicano en nuestra historia, héroe independentista en Texas y primer gobernador constitucional de Tamaulipas, enfermó en un viaje a Santiago, Nuevo León y murió en la casa de su hija el 13 de mayo de 1841.

Fue enterrado en la iglesia parroquial de Santiago, Nuevo León.

Bibliografia: Vito Alessio Robles, Coahuila y Texas en la época colonial (Mexico City: Editorial Cultura, 1938; 2d ed., Mexico City: Editorial Porrúa, 1978). Hubert Howe Bancroft, History of the North Mexican States and Texas (2 vols., San Francisco: History Company, 1886, 1889). Julia Kathryn Garrett, Green Flag Over Texas: A Story of the Last Years of Spain in Texas (Austin: Pemberton Press, 1939). Rie Jarratt, Gutiérrez de Lara: The Mexican Experience in Texas (New York: Arno Press, 1976).

Fuente: Wikipedia. Luis Gerardo Gonzalez, Archivo Municipal de Matamoros. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia