historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
ANTONIA NAVA

ANTONIA NAVA DE CATALÁN (1780-1822)

Se cree que nació en el actual estado de Guerrero, en el sur de México, en el año de 1780.

Nava fue esposa del militar insurgente Nicolás Catalán, que participó en la guerra junto a José María Morelos y Pavón hasta su muerte. Por permanecer siempre al lado de su esposo, fue conocida por su tropa como "La Genérala".

La mayoría de las batallas entre Insurgentes y Realistas ocurrió principalmente en el actual Estado de Guerrero. En una de esas acciones militares, el Ejército Realista había sitiado a un grupo de Insurgentes en la sierra de Jaleaca.

Los Realistas solo esperaban a que los sitiados se rindieran por la falta de agua y alimentos, pues el sitio había durado más de 2 meses. Quien dirigía a los Insurgentes en este sitio era el Teniente Coronel Nicolás Catalán quien acompañó a Morelos desde que éste le ofreció a Hidalgo y Allende insurreccionar el Sur (Noviembre de 1810).

Catalán veía que los ánimos decaían poco a poco entre sus soldados pues desde hacía varios días no tenían agua y las ratas y animales de los que se alimentaban habían desaparecido.

No había siquiera la posibilidad de desertar pues no había amnistía para ningún Insurgente y sabían que al salir serían pasados por las armas. La rendición era inminente ya que además los Realistas aparentaban frecuentemente ataques a los sitiados con la idea de que sus municiones se terminaran.

De entre los soldados surgió la idea de inmolarse uno a uno, y a la suerte, para que ellos mismos sirvieran de alimento a sus compañeros; así, se irían matando de uno en uno mientras continuaba el sitio.

Ejecutar la orden recayó en Nicolás Catalán, lugarteniente del general Nicolás Bravo y esposo de Antonia Nava, “La Generala”. Al conocer la decisión, Antonia y Catalina González (esposa de un sargento) dieron un paso adelante para ser las primeras en ser sacrificadas por el bien de la causa. Su valentía valió para que ningún soldado fuera sacrificado.

Este acto de audacia dio nuevos bríos a las filas insurgentes apostadas en Jaleaca, por lo que se lanzan al ataque contra las fuerzas realistas. En el combate muere Nicolás Catalán y su esposa, doña Antonia Nava, es llevada ante la presencia del general José María Morelos.

Cuando el caudillo quiso consolarla, La Generala dirigió estas palabras: "No vengo a llorar, no vengo a lamentar la muerte de Nicolás: él cumplió con su deber. Por el contrario, vengo a traer a mis cuatro hijos: tres de ellos pueden ser soldados y el más pequeño tambor."

"La Generala" es un claro ejemplo de lo que las mujeres aportaron a lucha insurgente por la independencia de México.

Antonia Nava murió en 1822, pero se desconoce el lugar.

El nombre de Antonia Nava está inscrito con letras de oro en el Palacio Legislativo de San Lázaro, sede del Congreso de la Unión de México.

Fuente: Wikipedia. Erika Cervantes cimac | México DF.; JBGL, exploramex.com. Creative Common.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia