camino.jpg

SANTA FÉ DE NUEVO MÉXICO Y EL ‘CAMINO REAL DE TIERRA ADENTRO’

Para comprender con precisión la sensación, el aislamiento que era vivir en Santa Fé, habría que imaginar sus circunstancias.

Era, a inicio del siglo XVII, la población Europea más al norte en América. Tenía apenas unos 500 habitantes hacia 1650, alejada  3,000 kilómetros de la zona más poblada de la Nueva España. Un clima templado en el Verano y extremadamente frío en el Invierno.

No era nada sencillo formar parte de un grupo de fundadores; habría que vivir esa sensación de alejamiento y soledad extrema para comprender a estos intrépidos Mexicanos y Españoles que expandían, a costo de su calidad de vida y de su propia sobrevivencia, el territorio ya de por sí inmenso de la Nueva España.

Nulo acceso a medicina, educación, esperanza de vida, sobrevivencia insegura para cada familia ante las amenazas de ataques indígenas, dificultad para emprender cualquier proyecto (agrícola, ganadero).

La zona en donde se fundó, estaba rodeada de naciones indias, muchas de ellas enemigas de tener por vecinos a personas distintas a ellos, de diferente raza, religión y costumbres.

Los ataques indios a Santa Fé eran frecuentes y no se diga a aquéllos pobladores que pretendieran salir de la zona del pueblo o viajar al sur hacia el Paso del Norte o cualquiera otra incipiente población Española de la zona.

El peligro era constante; un colono llegado a estas tierras difícilmente volvería a salir de ella por el resto de su vida. Un correo a la Ciudad de México, si tenía la suerte de llegar por la inseguridad en los caminos, tardaba en llegar unos 7 meses.

El aislamiento de Santa Fé y todas las poblaciones NovoHispanas (Mexicanas) de Nuevo México con el resto de la Nueva España era alarmante. El territorio de Nuevo México, bajo la jurisdicción de la Ciudad de México ocupaba un área de 1 millón de kilómetros cuadrados (algo así como Francia y España juntas, o la mitad del México actual. Unas 4 veces el tamaño actual del Nuevo México de Estados Unidos). Ese inmenso territorio estaba poblado hacia 1,700 por unos 7,000 NovoHispanos (Mexicanos y Españoles).

Al consumarse la independencia de México en 1821, la población había aumentado, aunque no lo suficiente. Estados Unidos, independizado 40 años antes, había expandido su territorio y comenzaba a comerciar con esa región de México. Se creó entonces una ruta comercial entre Nuevo México (México) y algunos estados occidentales de Estados Unidos: a este comercio, los Estadunidenses lo conocieron como ‘Santa Fe trail’ y logró el intercambio de mercancías de productos Estadounidenses con Mexicanos del centro de México y del propio Nuevo México.

Cuando los EU declararon la guerra a México (1846) con el objeto de despojarlo de sus territorios del norte, el Ejército Estadunidense invadió Santa Fé y Albuquerque a través de su ya conocido camino (el ‘Santa Fe trail’). Tomado Santa Fé por el ejército Estadounidense, el siguiente paso fué cortar el cordón umbilical que la ciudad y el territorio de Nuevo México tenía con el resto de nuestro país: el Camino Real.

Pero ya de tiempo atrás, 10 años antes, los Texanos habían expandido (invadido) injustificadamente el territorio de Nuevo México, para lo cual, anexionaron la población de Paso del Norte (actual Ciudad Juárez-El Paso) con lo cual bloqueaban el camino que unía a Santa Fé con el resto de México.

Paso del Norte siempre perteneció a Nuevo México; los Texanos invadieron el territorio de Nuevo México y marcaron ahí, sin que nadie se los impidiera su frontera con México.

Aislada la población Mexicana de Nuevo México, la ocupación de ese territorio Mexicano por parte de los Estadounidenses fué más sencilla. De esta manera, los Mexicanos de Santa Fé y de todo Nuevo México quedaron en medio del botín que representó para los Estados Unidos la invasión a México de 1846-1848.

Innumerables vejaciones y despojos sufrieron a manos de los nuevos ‘dueños’ y serían, a partir de entonces, extranjeros en su propia tierra. Entre varias construcciones Mexicanas en Santa Fé sobrevive el ‘Palacio del Gobernador’, que es una construcción de un piso hecha de adobe, de unos 100 metros de largo, lugar desde el cual despachaban los representantes de los Virreyes de la Nueva España y más tarde los Gobernadores bajo el Estado Mexicano.

Santa Fé tiene 401 años de haber sido fundada. De ellos, 243 años estuvo bajo nuestro dominio y 158 años lo ha estado bajo la administración Estadounidense. La ciudad más entrañable del norte de México, Santa Fé, se había perdido para la causa Mexicana.

Fuente: Wikipedia. SIGLO XIX, É. Independiente. Jorge Baz García de Leon; exploramex. Creative commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia