historia.jpg

AGONÍA Y MUERTE DEL PRESIDENTE DON BENITO JUÁREZ GARCÍA

 

El 17 de octubre de 1870 el presidente de México, Lic. Benito Juárez, a la edad de 64 años, presento un cuadro patológico, al que los periódicos denominaron “congestión cerebral”, que motivo severas dudas y comentarios en sus familiares, amigos, autoridades publicas y población en general.

En la cámara de diputados hubo serios temores, sus integrantes solicitaron al diputado michoacano, Dr. Francisco Menocal visitar al Sr. Juárez en su domicilio para valorar la enfermedad. El doctor Menocal se traslado a la calle de Serapio Rendón, entonces zona alejada del centro de la ciudad de México, reviso al primer mandatario, encontró que su estado era grave, sus pulsaciones estaban disminuidas, eran de treinta por minuto, después de reposar y dormir unas cuantas horas las pulsaciones del presidente ascendieron a setenta. Dos días después el Sr. Juárez había mejorado notablemente. Inicialmente se diagnostico “congestión cerebral” posteriormente “parálisis del gran simpático”. El cuadro repitió una semana después, el 24 de octubre, fue menos grave.

Durante el citado mes de octubre y durante varias semanas el Dr. Rafael Lucio se ocupo de atender al presidente, lo visito en Palacio Nacional.[1]

En enero de 1871, murió Margarita Maza, esposa del licenciado Benito Juárez, el presidente fue afectado emocionalmente,[2] poco meses antes había sido reelecto para el cargo, hubo severas criticas políticas por el acontecimiento, señalándose manipulaciones.

El 20 de marzo de 1872, precisamente un día antes de su cumpleaños, el Lic. Benito Juárez presento un problema medico, el Dr. Ignacio Alvarado diagnostico angina de pecho, pero hubo mejoría y transcurrieron varias semanas sin trastornos. El 8 de julio presento molestias, y se prescribió una dieta de : “vinos, media copa; jerez, Burdeos, pulque; sopa, tallarines, huevos fritos; salsa picante de chile piquin; bistec; frijoles; fruta y café, para ingerirse entre una y dos de la tarde. En la noche a las nueve, una copa de rompope, copa chica.[3]

El Dr. Alvarado era juarista, años atrás había dejado de ejercer en su consultorio privado y suspendido sus clases en la escuela de Medicina, para acompañar a Benito Juárez en su peregrinación por el país.

Diez días después de las molestias anteriores, al caer la noche del 18 de julio de 1872, Juárez se encontraba en franca agonía por una afección cardiaca, para combatir los intensos dolores en el corazón, los médicos aplicaron sobre el pecho de don Benito agua hirviendo, esperando la reacción del músculo cardiaco.

La piel parecía desintegrarse por la elevadísima temperatura del agua, pero el presidente aguantó firme la aplicación de los fomentos en dos ocasiones. Sin embargo, ya no había nada que hacer, cerca de las 11:25 de la noche falleció.

Benito Pablo Juárez García falleció en el primer piso del Segundo Patio Mariano de Palacio Nacional, y su cuerpo fue velado durante tres días en el Salón de Embajadores del mismo Palacio Nacional, para luego ser trasladado al Panteón de San Fernando.

Los restos del Lic. Benito Juárez reposan en el panteón de San Fernando en la ciudad de México en compañía de los de su esposa, Margarita Maza de Juárez. 

Referencias: [1] Novo S. Los tratamientos médicos de Benito Juárez. Medico Moderno. México. Septiembre de 1972, p.26.; [2] González Plata R. Juárez y su medico. Prensa Medica Mexicana. Año XXXVII. Nos. 11-12 Noviembre-Diciembre. México, 1972, p.418.; [3] Novo S. Ibidem, p.26.

Fuente: Wikipedia. Historia y Filosofía de la Medicina; Médicos, muerte y acta de defunción, Benito Juárez murió de neurosis del gran simpático en 1872. Guillermo Fajardo Ortiz, Alberto Salazar; Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina, Facultad de Medicina, UNAM. bicentenario.com.mx. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia