historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LA PATRIA Y SIEMPRE LA PATRIA

La causa antirreeleccionista motivó a los ciudadanos que deseaban un cambio en la dirección del país. Como parte de su política, Francisco I. Madero permitió a las mujeres externar sus opiniones, ser más libres y participativas. En respuesta, recibió el apoyo de las agrupaciones femeniles que surgieron entonces bajo la premisa de que era necesario abandonar la idea de la inferioridad, para que la mujer pudiera “ser útil a sí misma, a la familia y a la sociedad”, según publicó el periódico maderista la Nueva Era, el 11 de enero de 1911.

Un testimonio palpable de la capacidad de organización que desarrollaron las mujeres de esa época fue el Club Femenil Antirreeleccionista “Hijas de la Revolución” que hizo pública su postura favorable al presidente Madero, por medio del manifiesto “La patria y siempre la patria”, dirigido al pueblo mexicano.

El documento comienza haciendo un resumen de los atropellos que se habían vivido durante 36 años bajo la dictadura de Porfirio Díaz. Luego subraya el valor de Madero al enfrentarse a las fuerzas militares de Díaz y defender la Carta Magna de tantas transgresiones que el régimen dictatorial había cometido. En seguida, el manifiesto coloca a los mexicanos como testigos de la campaña electoral de 1910 y el triunfo maderista que debió ser exigido con las armas en las manos, para defender al “primer presidente constitucional electo en sufragio popular”. Las autodenominadas “Hijas de la Revolución” expresan su descontento por las pretensiones de algunos traidores de derrocar a Madero bajo el pretexto de que “no sabía gobernar”.

El manifiesto señala que el general Pascual Orozco “ha arrojado sus laureles al lodo” al convocar a la rebelión contra Madero. También descalifica la actitud pasiva de Francisco Vázquez Gómez, quien después de ser propuesto como candidato a la vicepresidencia del Partido Antirreeleccionista, da la espalda y “espera que se maten y le conquisten el puesto sin peligro para él”.

El Club Femenil Antirreeleccionista resalta la necesidad de que permitan a Madero tomar las riendas del gobierno para organizar al país que, hundido en la pobreza y la rebelión, se ve confundido por tanto caudillismo que pretende quedar en el poder para puro beneficio propio, ya que no luchan por ideales sino por ambición. Por último, las integrantes del club hacen un llamado al pueblo mexicano en nombre de “la patria agonizante” para sostener la bandera de la ley, y luchar sin armas en defensa de la Constitución de 1857. Su propuesta es evitar la violencia convocando a la unión y el civismo.

El manifiesto fue firmado el 7 de marzo de 1912.

Fuente: Wikipedia. AGN, Colección Revolución, caja 2, exp. 29, f. 4.; Ana Lau-Carmen Ramos, Mujeres y Revolución 1900-1917, México, Segob-INEHRM/Conaculta/INAH, 1993, pp. 38-41; María Teresa Franco y Gloria Villegas Moreno, Los protagonistas. Así fue la Revolución, México, Consejo Nacional de Fomento Educativo-SEP, 1985, t. 8, pp.1661 y 1721. Imagen tomada del libro: La Convención Nacional Antirreleccionista, 15-17 de abril de 1910. México, INEHRM, 1994, p. 17. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia