chihuahuense.jpg

ARTURO ROSENBLUETH STEARNS

DR. ARTURO ROSENBLUETH STEARNS (1900-1970)

Nació el 2 de octubre de 1900 en Ciudad Guerrero, Chihuahua. Fue uno de los ocho hijos  de Julio Rosenblueth, comerciante de origen judío originario de Hungría, y de María Stearns, de madre estadounidense y padre mexicano. Al igual que sus hermanos, Arturo recibió en casa una formación cultural muy amplia, sustentada en la disciplina, la diversidad de intereses, idiomas y culturas, la identidad nacional y la fe católica en la que fue bautizado.

Inició sus estudios primarios en escuelas particulares en su natal Chihuahua, posteriormente en la Ciudad de México y los concluyó en Monterrey, Nuevo León, lugar en el que su padre estableció una tienda de ropa.

Posteriormente, realizaría la preparatoria en el Colegio Civil de Nuevo León, donde  destacó por su vasta cultura, su prodigiosa memoria y sus dotes artísticas, en especial musicales. Ingresó en 1917 a la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad  Nacional de México, en la que se iniciaba una reforma basada en las propuestas de los fisiólogos experimentales franceses.

Pese a su magnífico desempeño académico, Rosenblueth tuvo que dejar temporalmente sus estudios debido a motivos económicos. Trabajó como músico en el restaurante "Lady Baltimore", en una sala de cine mudo y fue empleado de mostrador en la librería "American Book & Printing". En 1923 se reincorporó a la Universidad y unos meses después partió a Berlín, donde concluiría sus estudios superiores. Inmediatamente después se trasladó a París para obtener el grado en neuropsiquiatría bajo el influjo indirecto del gran fisiólogo francés Claude Bernard. En 1927 obtuvo el diploma de doctor en Medicina por la Universidad de París.

Al regresar a México, Rosenblueth desempeñó varios cargos: profesor de Fisiología y Clínicas de Propedéutica en la Facultad de Medicina de la Universidad, neurólogo en el Manicomio General de La Castañeda e investigador en el Instituto de Higiene. En 1930 obtuvo una de las primeras becas para México de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, con el propósito de estudiar Fisiología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, bajo la dirección del reconocido fisiólogo estadounidense Walter B. Cannon.

Llegó a Boston en 1930 y un año después, tras la renovación de la beca, contrajo matrimonio con Virginia Thompson, una joven norteamericana que realizaba estudios de maestría en Literatura.

Durante su estancia en Harvard, que habría de prolongarse más de una década, Rosenblueth fue una pieza clave en el desarrollo del Laboratorio de Fisiología y del trabajo experimental y teórico del grupo de investigación directamente coordinado por Cannon, quien había cumplido 60 años y padecía los estragos del cáncer de piel derivado del contacto con Rayos X. Uno y otro cubrían sus carencias y multiplicaban sus logros académicos: artículos, participación en congresos, formación de nuevos investigadores, intervención en polémicas científicas de largo alcance sobre el funcionamiento del sistema nervioso central, creación de aparatos y procedimientos de investigación experimental y propuestas de modelos de enseñanza, citación y organización académica.

En forma paralela, Rosenblueth amplió sus conocimientos matemáticos, de los que era un entusiasta y realizó uno de sus deseos más queridos: analizar el papel de los modelos en la ciencia y proponer metodologías que permitieran una concordancia entre la teoría y el hecho en la actividad científica. Este interés lo impulsó a fundar el Club de la Filosofía de la Ciencia que se reunía una vez al mes. Manuel Sandoval Vallarta, el gran físico mexicano, invitó al ex niño prodigio y destacado matemático Norbert Wiener, profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets, a participar en el grupo.

Desde entonces, Rosenblueth y Wiener forjaron una amistad entrañable. Los unía la intención de conjuntar a científicos de distintas disciplinas a fin de que exploraran juntos algunos de los “espacios en blanco” del mapa de la ciencia. Se propusieron impulsar un programa permanente de investigación sobre neurología e ingeniería, en especial sobre las similitudes entre el sistema nervioso y las máquinas. En 1943 publicaron junto con Bigelow Behaviour, purposeful and teleology, que es considerado el acta de nacimiento de la cibernética.

A principios de la década de 1940, Rosenblueth seguía trabajando en Harvard como asistente sin un contrato definitivo y con un salario inferior al equivalente a sus aportes. Tenía en contra, además de su carácter franco y a veces irascible, su doble ascendencia, judía y mexicana. La proximidad del retiro de Cannon generó un debate interno sobre la sucesión en el mando del Laboratorio de Fisiología. Rosenblueth era el candidato natural para el relevo. Recién había cumplido 40 años y destacaba en todos los aspectos del trabajo científico; tenía un récord extraordinario en actividades de investigación, escribía en inglés con denotada precisión y había contribuido a crear redes internacionales en su especialidad. Aún así, durante 1942 tuvo que tocar las puertas de universidades, institutos y hospitales a fin de obtener un espacio donde continuar sus proyectos.

El apoyo incondicional de Cannon y de Wiener no resultó suficiente para resolver la situación. La propuesta de trabajo hecha por Warren McCulloch, en la Universidad de Illinois le exigía que renunciara a la ciudadanía mexicana y adoptara la estadounidense. Rosenblueth optó por aceptar la proposición del cardiólogo Ignacio Chávez para incorporarse al naciente Instituto Nacional de Cardiología (INC). Para entonces, era el científico mexicano más destacado a nivel internacional.

Rosenblueth regresó a México a principios de 1944 y de inmediato comenzó a trabajar en el diseño y la construcción del Laboratorio de Fisiología y Farmacología del INC. La labor implicó no sólo la obtención de recursos materiales sino el reclutamiento de personal especializado, escaso en el país, y el fortalecimiento de las condiciones mínimas para la producción del conocimiento.

En 1948 se inauguró el Laboratorio de Fisiología Experimental "Manuel Suárez", separado ya del de Farmacología. El nuevo laboratorio transformaría la investigación mexicana en el campo de la neurofisiología, al tiempo que contribuiría a la formación de fisiólogos tanto mexicanos como de América Latina y de Estados Unidos. Asimismo, funcionó como puerto para el tránsito temporal de destacados científicos extranjeros, entre otros Cannon, Wiener, McCulloch, Solomon Lefschez, Joaquín Luco, Guillermo Pilar y Walter Pitts.

Durante su estancia en el INC, Rosenblueth continuó produciendo artículos científicos y monografías, al tiempo que participaba en el Club de la Cibernética (que se diluyó en 1953) y en el fomento de proyectos, instituciones y asociaciones científicos. Colaboró en las actividades de El Colegio Nacional, al que ingresó en 1946; promovió la creación de la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas que dirigió durante sus primeros tres años de vida, de 1958 a 1961, misma que se convirtió en centro de las tertulias informales en las que hombres de ciencia y de gobierno discutían temas relacionados con el desarrollo científico en México.

También, fue vocal del Instituto Nacional de la Investigación Científica (INIC) y miembro fundador de la Academia Mexicana de Ciencias. Rosenblueth fue invitado en marzo de 1960 a dirigir el proyecto de creación de lo que entonces se visualizaba como una escuela de posgraduados del Instituto Politécnico Nacional.

El plan original, coordinado por el ingeniero Manuel Cerrillo Valdivia, fue enriquecido y parcialmente transformado por la intervención de Rosenblueth y adecuado a las circunstancias del sistema educativo, laboral y jurídico mexicanos. La búsqueda de la excelencia deseada y de las condiciones para unir la investigación con la enseñanza derivó en la creación, mediante un decreto presidencial, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN. Rosenblueth dirigiría durante casi una década a la institución, a la que dotó de un conjunto de principios y prácticas que transformaron el perfil de la investigación científica y la formación de científicos en México.

Renunció a la dirección del CINVESTAV unos meses antes de su muerte. Recibió en 1966 el Premio Nacional de Ciencias y Artes y colaboró activamente en la reforma del INIC, que derivaría en la creación del Conacyt. No era un optimista de lo que ocurría en el mundo, pero confiaba en los beneficios humanitarios, culturales, sociales y estéticos de la ciencia.

Arturo Rosenblueth Stearns fallece el 20 de septiembre de 1970 en la ciudad de México, D.F., sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores (México, D.F.)

Fuente: Wikipedia. Avance y Perspectiva: Revista Digital del Cinvestav. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia