chihuahuense.jpg

LEYENDA DE LA MINA "DULCE NOMBRE DE JESÚS" EN SANTA EULALIA, CHIHUAHUA

Se cuenta que por el año del año mil setecientos veinte en la naciente Santa Eulalia Chihuahua existía una mina de plata conocida como “Dulce Nombre de Jesús”  propiedad de un español de quien se decía era de los hombres mas acaudalados de la Nueva Vizcaya, quien era propietario de grandes haciendas, tanto en Chihuahua como en el Estado de México, así como de minas ubicadas en distintas regiones y provincias.

Apuntan los relatos que cuando llegó a la Villa de San Felipe del Real, hoy Chihuahua, dicho personaje traía consigo varias decenas de miles de pesos en oro, mismos que invirtió exitosamente y al cabo de los años llegó a incrementar considerablemente su patrimonio.

Cuenta la leyenda que el aludido personaje, tenía un familiar muy cercano y querido, a quien se involucró en la desaparición de un embarque de plata que ascendía a varios cientos de miles de pesos propiedad del Gobierno, por lo que la Real Hacienda inició un proceso judicial contra el mismo, el juicio duró largo tiempo abierto hasta que finalmente el familiar falleció. Fue cuando la justicia Virreinal dirigió la causa en contra del rico minero asentado en Chihuahua, al declararlo solidario de la deuda, ya que aparentemente había servido como fiador en determinado momento, por lo que declaró en secuestro sus bienes.

El peninsular ante esta situación reunió todo el dinero en oro que tenía y lo escondió, ya que temía que el Gobierno Virreinal se lo decomisara. Se dice que lo ocultó en el interior de la mina conocida como “Dulce Nombre de Jesús” ubicada en Santa Eulalia Chihuahua que era de su propiedad, para lo cual una obscura y estrellada noche sin que nadie lo viera introdujo varios baúles llenos de monedas de oro al interior de la mina y los enterró en un lugar de la misma, pero previamente marcó cada una de las monedas con una “S” en alusión a su apellido.

Se rumoró que los baúles estaban repletos de monedas y como el ocultamiento lo realizó sólo el rico español sin la ayuda de nadie, en el interior de la mina quedaron tiradas algunas monedas. Cuentan las voces que transcurrió el tiempo y el rico minero no sacó el dinero y fingió encontrarse en una mala situación económica, de este modo cuando la Real Hacienda le quitó sus bienes no investigó respecto al dinero en efectivo que pudiera tener.

Pasó el tiempo y el minero falleció y las monedas de oro quedaron sepultadas en el interior de la mina, que por cierto finalmente paso a propiedad del Gobierno Virreinal. Uno de los familiares cercanos de este personaje, supo de lo anterior de manera genérica, pero sin conocer el lugar exacto de la mina en donde se ocultó el dinero, por lo que cambió su residencia a Santa Eulalia y se dedicó el resto de su vida a tratar de localizar el tesoro, pero sin resultado alguno.

En el decir de los ancianos del pueblo de Santa Eulalia se cuenta que por el año de 1830 unos exploradores localizaron una moneda de oro en el interior de una mina, la cual tenía marcada una “S”.

No se sabe que tanto de cierto tiene esta leyenda, pero entre los pobladores de la región se escucha decir que por las noches en las afueras de Santa Eulalia se aparece un caballero vestido a la usanza de la época colonial,  que mueve uno de sus brazos como intentando indicar el lugar donde se encuentra el tesoro.

Fuente: Wikipedia. Tradiciónes Orales. chihuahuaaquilesserdan.blogspot Harper Basar. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia