historia.jpg

INFORME DE UN ESPÍA REALISTA QUE DESCRIBE LA ENTRADA DE JOSÉ MARÍA MORELOS Y SU TROPA EN CUAUTLA

19 de enero de 1812.  

Amadísimo compañero y señor:

Doy a Ud. parte pormenor de todo cuanto puedo y sé, no omitiendo decirle qué poco me ha faltado para volverme loco, pero qué se ha de hacer.

La respuesta del Cabildo a la consulta, se redujo a que conteste el cura si fuese necesario y que diese parte, lo que hasta hoy no se ha verificado.

El día 26 del pasado entró Morelos en Cuautla con tanta confianza como la que Ud. puede tener para entrar en su casa.

Se le han agregado muchísimos hombres, y entre éstos el cura coadjutor de Xantetelco, D. Mariano Matamoros, y su vicario, D. Matías Zavala, de la vicaría de Tlayacac.

Se dice que contestaron con el dicho, los curas de Xonacatepec, coadjutor, y el propietario de Atlacagualoya, pero éstos están en sus destinos, y los dos primeros en dicho Cuautla, y el primero se dice ser ya capitán.

Cuautla causa temor ver sus pertrechos, pues tiene dos cañones en cada bocacalle, una culebrina y un bus en la Calle Real, al pie de dos mil o más hombres armados con fusil y demás; muchos juegos, bailes y diversiones, de tal manera que las familias que andaban fugitivas han vuelto muy contentas a sus casas.

El cura salió de Cuautla el día 29 para Taxco, cuya plaza tomó ya, con 600 fusiles, 60 cañones, prisioneros y demás; de ahí se conduce para Cuernavaca y San Gabriel, y tomadas que sean estas plazas, dice que camina para México, al que dice que no tomaría así, sino que lo bombeará [sic].

Él salió solo con 200 hombres a reunirse con 1,000 que lo esperan, no sé dónde.

Se dice que le escribió a Rayón, diciéndole que ya era tiempo que se acercase para México.

No dejan pasar para dicha ciudad ni un grano de nada las avanzadas.

Cuentan su coronel Bravo tener conquistada de sur a norte 300 leguas.

El total de su ejército dicen que pasa de 4,000 hombres, pues en cada plaza dejan refuerzo de aquellos hombres que no son del país.

Acapulco, se dice que lo tienen sitiado con 8,000 hombres, y parece que lo cuentan ya por suyo.

Dicen que el cura no ha dicho misa en Cuautla, que trae capellán y que él entra con su banda de General, sombrero al tres en cuello y sable, y que al tiempo del Evangelio se cubre y desenvaina la espada.

Trae un dieguino sacerdote artillero, y dicen que muy diestro.

Las repúblicas de todos estos pueblos se han declarado en su favor y traen la imagen de Guadalupe en los sombreros.

En Ocuituco cogieron a un pobre europeo el día 27 y al criollo en cuya casa estaba; el día 29 encapillaron al primero y al segundo lo arrestaron, pero a muchos empeños de Matamoros, Zavala y otros escapó el día 30 la vida, quedando sentenciado por el coronel Bravo al presidio de Zacatula o Teipa, de donde fue cura Morelos, para toda su vida.

Trataban de libertarle aún esto, pero dijo Bravo que viniendo el General y él diría, pues la Junta Nacional de Zitácuaro tenía mandado que a todos los alcabucearan luego, porque mientras en este reino hubiera europeos no se conseguía el intento.

Todos los demás europeos escaparon y están en Chateo.

Cuidado con Sangunieto, porque en esta semana entran en Cuernavaca.

Esto es lo más importante.

(Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 911, f. 416. Anónimo, original.)

Fuente: Wikipedia. Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 187-188. Mural titulado “Morelos y la Justicia” realizado en 1976 por el artista plástico Agustín Cárdenas Castro. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia