historia.jpg

LA BATALLA DEL 5 DE MAYO Y LA OCUPACIÓN DE ORIZABA [1862]

 

El ejército español había desembarcado en México con 6,200 soldados de infantería y caballería; el ejército francés con 3,000 francotiradores e infantes de marina y el ejército inglés con 800 soldados. Con la declaratoria de guerra del 16 de abril Francia ya contaba con refuerzos militares y Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez relevaba del mando al almirante Jurien de la Graviere. Los refuerzos le daban a Francia un cuerpo militar de 6,500 soldados; teniendo en cuenta que de enero a mayo Francia había perdido 500 de los 3,000 soldados que conformaban la expedición inicial debido a la fiebre amarilla que azotaba a Veracruz.

El ejército mexicano oficialmente y según cifras de Sebastián Lerdo de Tejada[1] (Ministro de Relaciones Exteriores) estaba constituido por 26,345 soldados de los cuales solamente 12,000 poseían instrucción militar.

Había mosquetones de 1829 (Reconquista de España en México) y aún de 1817. Pero en si el armamento era escaso. En palabras del propio ministro Matías Romero había solo un fusil por cada tres soldados del ejército mexicano en 1862.

El presidente Juárez, al enterarse del acuerdo tomado en Londres decide convocar a todos los estados de la Federación para enviar todos los contingentes de tropas disponibles para preparar la defensa de la nación, así mismo ordenó la creación del Ejército de Oriente, al mando del gral. José López Uraga; con tres divisiones de infantería. La 1ª. División de Infantería estaría apostada en Jalapa al mando del gran. Ignacio de la Llave [entonces gobernador de Veracruz], para bloquear la ruta Veracruz-Jalapa-Perote hasta la cd. De México; la 2ª División de Infantería al mando del gral. Ignacio Zaragoza se situaría en la región de la Soledad-Chiquihuite con el objetivo de cortar un avance por la ruta Veracruz-Orizaba Puebla. Y la 3ª División de Infantería al mando del gral. Ignacio Mejía se situaría en cumbres de Acultzingo como cuerpo de reserva a fin de auxiliar a cualquiera de las dos divisiones anteriores. Por otro lado Juárez emite la ley del 25 de enero de 1862, en la cual se condena a muerte a todo aquel que preste ayuda a la intervención extranjera y se oponga al gobierno de la República.

El ejército de Oriente disponía de 11,500 elementos con poca instrucción militar y con escaso armamento pero con una identidad nacionalista heredada de la reciente Guerra de Reforma. En estos momentos Ignacio Zaragoza estaba al mando del ejército luego de que el gral. López Uraga pidiera su relevo en el transcurso del desembarco de los refuerzos franceses el 21 de enero.

Entre tanto los franceses contaban con 6,500 hombres y luego de la declaratoria de guerra del 16 de abril[2] ocuparon la ciudad de Orizaba el 20 de abril. La brigada de Porfirio Díaz se encontraba en las inmediaciones de Orizaba y un día antes el 19, luego de la protesta de Zaragoza de la presencia de 600 soldados franceses presuntamente recuperados en el hospital de esa misma ciudad, un cuerpo de soldados franceses se enfrentaba por primera vez con un cuerpo mexicano. El enfrentamiento se dio a las 16 hrs del día 19 entre un cuerpo de 46 soldados al mando del Tte. Coronel Félix Díaz [hermano de Porfirio]; capturado en el combate y quien después se daría a la fuga. Posterior a ese enfrentamiento el ejército de Oriente decide sorprender al ejército francés en su avance de Orizaba hacia Puebla; por lo que decide atacarle en las cumbres de Acultzingo el 28 de abril. En ese ataque participaron dos brigadas; una al mando del Gral. Arteaga y la otra al mando del gral Díaz. El objetivo de ese ataque según Zaragoza era ganar tiempo en espera de la Guardia Nacional de Guanajuato, que reforzaría al ejército de Oriente con 3,000 hombres entre el 5-10 de mayo; aprovechar las defensas naturales de la región y desgastar al enemigo. Ese mismo día Lorencez escribe a Napoleón III su famosa carta en la que garantizaba la caída de México con sus 6,000 soldados.

Zaragoza meditaba. Con Orizaba ocupada y los conservadores al mando de Márquez en Atlixco, la estrategia de defensa se llevaría a cabo en la ciudad de Puebla.

El 4 de mayo, las tropas francesas se encontraban en Amozoc. Lorencez ordenó tomar el fuerte de Guadalupe aún a pesar de la negativa de los conservadores quienes proponían organizar un plan más elaborado debido a las facultades militares de los liberales que ellos mismos habían enfrentado en la Guerra de Reforma.

La mañana del 5 de mayo 6,000 soldados franceses se enfrentaban a 4,800 soldados mexicanos. Los franceses se acercaron al fuerte de Guadalupe y a medio día se inició el combate. México contaba con la División Negrete [1,200 hombres], Las brigadas Berriozábal, Díaz y Lamadrid [3,100 hombres] y la brigada de caballería del gral. Álvarez [500 hombres].

Los dos batallones franceses situados en la hacienda de Rementería flanquearon los lados derecho e izquierdo de la infantería mexicana. La artillería mexicana desde el fuerte de Guadalupe era mucho más efectiva que la francesa, apostada a 2,200 mts. de las fuerzas mexicanas. Zaragoza, al ver en peligro la parte norte del fuerte, reforzó su posición con un regimiento y dos escuadrones de la brigada Álvarez. A las 12:45pm luego de tres cuartos de hora de fuego artillero las tropas francesas cambiaron de posición hacia la hacienda de Oropeza; en donde continuaron hasta las 14:00hrs.

A esa altura ya se habían disparado 1,000 granadas; lo que representaba la mitad del armamento francés por lo que Lorencez ordena avanzar a dos columnas; una atacando por el norte del fuerte y otra por el sur y el este. La primera columna fue detenida por los batallones de la brigada Berriozábal y la división Negrete; y perseguida por los jinetes del gral. Álvarez. La segunda columna fue detenida por elementos de la brigada Berriozábal, por el Batallón Reforma de la Brigada Lamadrid y por el Batallón de Zapadores.

Lorencez no pudo seguir atacando luego del rechazo y argumento en su reporte no poder continuar con la batalla debido a una tormenta tropical que provocó que el terreno se pusiera lodoso y resbaloso.

Alrededor de las 15.30hrs. El ejército francés se retira y Porfirio Díaz se lanza a la persecución de una columna francesa en la llanura noreste de Puebla que salía por el camino a Veracruz. La persecución se interrumpió debido a la orden de Zaragoza de no arriesgar la victoria que ya se había obtenido. Posteriormente; mientras caía el atardecer las tropas francesas se retiraban hacia la hacienda de los Álamos. El saldo para México fue de 83 muertos (4 oficiales) y 232 heridos (17 oficiales); mientras que para Francia fue de 117 muertos (17 oficiales) y 305 heridos o dispersos (20 oficiales).

La victoria mexicana representó algo épico. El ejército mexicano celebró el triunfó y Juárez consideró la batalla como un acto heroico del pueblo mexicano y un motivo de unión para festejar esta victoria.

Luego de la derrota, los franceses permanecieron en Veracruz. De vuelta en Francia; la noticia de la derrota francesa en México dejó en mal el proyecto de intervención construido por Napoleón III; de ahí que planeara una segunda campaña esta vez con el voto de la legislación francesa que aprobó 15 millones de francos para la expedición mexicana. Élie Frederic Forey relevaba del mando a Lorencez además de recaer en él los poderes políticos y diplomáticos de la expedición [ya no los conservadores] y 30,000 hombres fueron enviados a México. Forey llegó a Veracruz el  22 de septiembre y la segunda campaña militar francesa  planeaba atacar Puebla una vez más.

Notas: [1] Aleksandr B. Belenki; La intervención francesa en México. 1861 – 1867; Ed. Quinto Sol; México 2001.; [2] Aleksander B. Belenki; óp.Cit

Fuente: Wikipedia. Fernando Solís Sibaja. Tema de Conferencia a presentarse el próximo 5 de mayo en la Universidad Autonoma de Puebla con motivo  de los festejos del 150 aniversario de la Batalla de Puebla.; Aleksandr Borisovich Belenki; La intervención francesa en México. 1861 – 1867; Ed. Quinto Sol; México 2001.; Francisco Bulnes; El verdadero Díaz y la revolución. & Rectificaciones y aclaraciones a las memorias del general Porfirio Díaz; Ed. Instituto Mora; México 2008.; Porfirio Díaz; Memorias.; Disponible en: http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/historia/porfirio/34.html; Luis Garfias Magaña; La batalla del cinco de mayo; Ediciones de Buena Tinta-INEHRM; México 1992.; Disponibleen: http://www.bicentenario.gob.mx/Img/5mayo/5deMayo.pdf.; Paul Garner; Porfirio Díaz; Ed. Planeta; México 2004.; Jorge Mario Magallón Ibarra; Proceso y Ejecución vs. Fernando Maximiliano de Habsburgo; Ed. Unam; México 2005.; Disponible en: http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=1669.; Erika Pani; El segundo imperio; Ed. FCE; México 2004.; Vicente Riva Palacio et al; México a través de los siglos. Tomo V. La Reforma. escrito por José María Vigil; Ed. Cumbre; México 1972.; Justo Sierra; Evolución Política del Pueblo mexicano; Ed. Porrúa; México 1981; Juárez su obra y su tiempo; Ed. Porrúa; México 2004.; Fausto Zerón Medina & Enrique Krauze; Porfirio en Oaxaca; Ed. Clío; México 1993. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia