historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
JUAN NEPOMUCENO ROSAINS

 

JUAN NEPOMUCENO ROSAINS (1782 - 1830)

Nació el 13 de febrero de 1782 en San Juan de los Llanos, Puebla (Ciudad de Puebla).

Se unió a la causa de la Independencia de México el 3 de abril de 1812 en la hacienda La Rinconada. Se levantó en armas con setecientos hombres en la zona comprendida de Chalchicomula, Nopalucan, Quecholac, y Tepeyahualco.[1] 

A fines de 1812 Morelos tomó la ciudad de Oaxaca y a principios de 1813 marchó a tonar Acapulco, empresa que le tomó desde abril hasta agosto del mismo año. El Lic. Juan Nepomuceno Rosains, poblano y que se había unido a la causa insurgente en abril de 1812, lo acompañó como su secretario particular y una de las personas de su mayor confianza.

El 13 de octubre de 1813 se reúne el Primer Congreso Nacional Constituyente en Chilpancingo, donde Morelos presenta los Sentimientos de la Nación y recibe el título de Generalísimo.

El gobierno realista busca destruir el recién formado Congreso Insurgente, por lo que ante los ataques sufridos, Morelos decide mudarlo a Valladolid (Morelia) al tiempo que organiza su nueva campaña a fin de dominar el Pacífico tomando Guadalajara y el Puerto de San Blas.

Las huestes insurgentes sufren desastrosas derrotas en Valldolid y Puruarán; ante la captura de Mariano Matamoros, Morelos decide nombrar a Juan Nepomuceno Rosains como Teniente General, lo que equivalía a ser el segundo de Morelos. Muchos militares de carrera protestaron ante el nombramiento de Rosains, a quien consideraban no apto ni merecedor de tal puesto. A pesar de todo, Morelos impuso su decisión, nombrándolo además, Comandante General de las Provincias de Puebla, Veracruz y norte de México.

Después de su nombramiento, Rosains sufre derrotas tras derrotas. La primera escaramuza contra tropas realistas fue en Chichicualco, el 19 de febrero de 1814; de ahí parte hacia Puebla donde de nuevo es derrotado huyendo por el Pico de Orizaba hacia Huatusco. Hasta allí lo seguiría el coronel realista Don Francisco Hevía; Rosains huyó a San Andrés Chalchicomula y San Hipólito seguido de cerca y estando a punto de ser apresado por Hevia. Con el coronel Hevia pisándole los talones, Rosains al fin marchó hacia Tehuacán  a reunirse con el padre María Sánchez de la Vega.

Ante tan critica situación, lo imperioso era hallar un punto elevado donde poder atrincherarse. Ordenó al padre Correa que inspeccionara los cerros vecinos, quien descubrió las enormes ventajas que brindaba el Cerro Colorado, al oriente de Tehuacán. Rosains decidió entonces refugiarse en lo alto de éste enorme y estratégico cerro. A los nueve días de atrincherarse con sus huestes, el coronel Hevia llegó a Tehuacán hallando a los insurgentes apostados en dicho cerro con una improvisada y escasa defensa de piedras. Durante catorce días Hevia estuvo rodeando el cerro colorado buscando aniquilar a los insurgentes, pero al llegar a la conclusión de la imposibilidad de subirlo sin ser presa de los rebeldes, decidió abandonar su propósito y marchar de regreso hacia Orizaba y Veracruz.

Inmediatamente Rosains se dio a la tarea de organizar su nuevo y esperado cuartel; el padre Juan Manuel Correa fue ingeniero y peón de ésta obra.

Hay que recordar que en el cerro colorado, en una pequeña meseta ya había existido previamente una fortaleza prehispánica que para entonces estaba en ruinas y que los pobladores de Tehuacán conocían en calidad de leyenda como "El Castillo".

Cuando sus soldados acondicionaron su fuerte, hallaron vestigios prehispánicos de una antigua fortaleza, incluyendo restos humanos, cráneos que quizás formaron tzompantlis en épocas prehispánicas.

Juan Nepomuceno Rosains era un hombre sanguinario y duro que no dudaba en mandar fusilar cualquier intento o sospecha de alguna acción que juzgara contraria a su causa, lo cual le granjeó muchas antipatías aparte de que ya muchos dudaban de sus capacidades militares. Por otro lado, algunos otros líderes como Bustamante desconocían su nombramiento a manos de Morelos.

En las faldas del cerro colorado había una palma grande a la cual se le llamó "La Palma del Terror" debido a que bajo ella fue el sitio predilecto de Rosains donde se fusilaba a quienes resultaran juzgados desfavorablemente por él.

Rosains fue mas celoso de ejercer su autoridad sobre los jefes independientes de Veracruz, Puebla y Oaxaca que de combatir por la causa que invocaba.

Rosains hizo una campaña en Jamapa Veracruz; allí pierde a muchos soldados al no apoyar debidamente a Don Manuel Mier y Terán y huye abandonando en la batalla a las tropas a su suerte. Éste hecho exasperó y motivó a los jefes insurgentes a pedir la degradación total de Rossainz, incluso su muerte. Manuel Mier y Terán abogó por él en San José Iztapa y el 20 de agosto de 1815 recibió el nombramiento de Comandante de la Fortaleza del Cerro Colorado en sustitución de Rosains, a quien se le perdonaría la vida.

Juan Nepomuceno Rosains es apresado y enviado al Congreso Nacional, pero escapa durante el traslado y busca el indulto del virrey Calleja no sin antes ser hecho prisionero. Entonces revela información acerca del estado que guardan los insurgentes así como de las veredas y accesos al cerro colorado, prestándose incluso a ayudar militarmente al ejército realista.

Rosains recibió una pensión del gobierno del primer presidente de la República Guadalupe Victoria, de manos de la Junta de Recompensas, por sus servicios en la Guerra de Independencia. Fue electo Senador en 1824 por Puebla. En un 1827 mató a garrotazos al cochero que lo trasladaba de Puebla a México; Se declara enemigo del Plan de Jalapa (4 de diciembre de 1829 que destituyó al presidente Vicente Guerrero, por lo que es encarcelado en el Castillo de San Carlos en Perote Veracruz. Puesto en libertad, hizo matar a un oficial y junto a un hermano de Guadalupe Victoria conspiró contra el gobierno de Anastasio Bustamante.

El coronel D. Juan José Andrade pasó por las armas en 1930 a Juan Nepomuceno Rosains en la plazuela de San José, Puebla.

Referencias: 1. Zárate, 1880; 305.

Fuente: Miguel Ángel Peral, Diccionario de historia, biografia y geografia del estado de Puebla, Mexico, Editorial Peral, 1971, pp. 337-338. Relación Histórica de lo acontecido al Lic. Don Juan Nepomuceno Rosainz como insurgente. Imprenta Nacional, Puebla y Enero de 1823. Indiógenes Tlatoani Calzonzintecuhtli http://historiayapuntesdetehuacan.blogspot.mx/2012/03/juan-nepomuceno-rossainz.html#!/2012/03/juan-nepomuceno-rossainz.html. Olavarría y Ferrari, Enrique de (1880). «México independiente 1821-1855». En Vicente Riva Palacio. México a través de los siglos. México: Ballescá y Cía. pp. 226-289. http://www.archive.org/stream/mxicotravsde04tomorich#page/212/mode/2up. Consultado el 25 de junio de 2011.; Zárate, Julio (1880), «La Guerra de Independencia», en Vicente Riva Palacio, México a través de los siglos, III volumen, México: Ballescá y compañía, http://www.archive.org/stream/mxicotravsde03tomorich#page/304/mode/2up, consultado en 25 de marzo de 2010. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia