historia.jpg

MARCIANO SILVA

 

MARCIANO SILVA PERALTA (1849 – 1944)

Nació en Tilzapotla, municipio de Puente de Ixtla, en 1849. Sus padres carentes de los medios de subsistencia decidieron trasladarse a trabajar a la Hacienda de Treinta, Municipio de Tlaltizapán, donde también él trabajó.

En este lugar se incorporó a las huestes zapatistas en 1912 y habiendo quedado inválido, siempre anduvo en los campamentos revolucionarios escribiendo y cantando sus composiciones musicales en las que relata las hazañas de los distintos jefes que militaban al mando de Emiliano Zapata.

Uno de los primeros corridos fue el del Quinto de Oro que tenía cadencia de danzón, en el que recuerda la hazaña de la toma de Cuautla por Emiliano Zapata. El quinto regimiento de caballería que comandaba el Coronel Munguía había sido invencible, hasta el combate de Cuautla en que después de seis días de lucha, evacuó la plaza y produjo un tremendo desconcierto en el gobierno de Porfirio Díaz pues el famoso Quinto de Oro siempre proclamaba su valor y pericia, pero como dice Marciano Silva en su corrido...

¡Pobres pelones! tal vez pensaban

que aquí los indios habían de huir;

Pero tan solo al lucir sus armas,

y oir el toque de su clarín,

¡Pobres pelones del Quinto de Oro!

a otros cuenten, que por aquí

¡nomás tres piedras! porque la fama

que hay en Zapata, no tiene fin.

Termina éste corrido con:

¡Adiós Quintito de Oro afamado,

mi pueblo llora tu proceder,

en otras partes habrás triunfado!

Pero, aquí en Cuautla, no sé por qué

nos prometiste el ampararnos

pero corriste; ¡Qué hemos de hacer!

Los calzonudos te corretearon,

¡Porque a Zapata le tiran tres!

Las canciones compuestas por Don Marciano Silva, inyectaban la alegría y el entusiasmo en los campamentos Revolucionarios y siempre era complaciente con aquellos que le pedían que cantara sus trovas en su bajo quinto.

De todos los hechos de armas de Zapata, hizo un corrido, después de "La Toma de Chilpancingo", escribió "La Muerte de Cartón", tenía una confianza ciega en el triunfo de la causa y por esa razón compuso el himno Zapatista que encendía el ardor bélico; decía así:

"Soy rebelde del Estado de Morelos,

que proclamo las promesas de San Luis;

Soy rebelde, lucharé contra Carranza,

porque al fin nada ha de cumplir.

Con mi Winchester, mi caballo y dos cananas

y de escudo la Virgen del Tepeyac

he de hacer que se respete el Plan de Ayala,

aunque sucumba cual valiente liberal.

La montaña es mi baluarte, no lo niego

y yo siempre zapatista lo he de ser,

ante un grupo de "carranzas" no me arredro

mientras tenga un treinta-treinta, he de querer.

Si más tarde la suerte me es adversa

y me avanzan los "carranzas" por desgracia,

he de morir diciendo con firmeza:

¡Vivan los héroes del Sur! ¡Viva Zapata!

Marcianito, como era conocido entre los zapatistas, fue un humildísimo cantador que con la rudeza del campesino soldado encontró en sus canciones un desahogo de poeta labriego. El conocía perfectamente sus limitaciones y decía en un corrido:

"No diré lo que no es cierto;

yo nunca puedo mentir,

porque no quiero que después de muerto,

se critique mal de mi.

Todos los que gusten escuchar los versos

de todo lo acontecido

que jamás a mi me culpen

porque es corto mi sentido.

Me falta la entonación

Mi dialecto es muy corriente

Pero me he fijado que en toda ocasión

lo claro es lo más decente.

Marcianito Silva, hizo parodias populares de la Adelita, La Cucaracha y de todos los danzones de moda y en sus corridos narró la Toma de Chinameca, La Toma de Cuautla, La Toma de Chilpancingo, "Las Comadritas", "El Corrido de Cirilo Serna", "El Vergel de Margarita".

Federico Becerra, otro cantor y poeta popular, en los funerales de Marciano Silva en la ciudad de Cuautla dijo:

"Seis de febrero fue la fecha

en que murió el gran versista y poeta de Morelos

recuerdos gratos, para siempre nos dejó

él que como vate fue la honra de nuestro suelo" ...

La triste fecha del año 44

con letras de oro en mi memoria escrita está;

solo recuerdos en el alma, hechos muy gratos

del gran versista que en su tumba duerme en paz.

Fue en los diferentes campamentos y cuarteles revolucionarios, en donde Marciano escuchó el relato de sus compañeros sobre características y detalles de los enfrentamientos; con tal información de forma lírica y alegre les puso letra y música a las contiendas más importantes que él determinó, lo que le dio el mérito de convertirse en el cronista y cantor de la Revolución Agraria.

En uno de estos campamentos, el general Eufemio Zapata Salazar dirigiéndose a Silva, entabló el siguiente diálogo:

"Y tú, ¿qué sabes hacer?"

El contestó. "Cantar mi General".

"Pues canta, qué esperas!".

El general Eufemio probablemente se dirigió a Marciano en tono no muy agradable, por notarle inválido de sus piernas, en esa situación y en campamento no devengaría la estancia de alguien así; sin embargo el general Emiliano, al término del anterior diálogo contestó:

"Deja que Marciano haga lo que sabe".

A partir de entonces Marciano Silva, con el apoyo del General en Jefe, se quedó entre la tropa a darle letra y ritmo a las gestas zapatistas revolucionarias, amenizando momentos agradables alrededor de fogatas y tlecuiles con aquellos guerrilleros que regresaban de campaña o a las mujeres que en los campamentos prepararon tortillas y frijoles para los combatientes.

Como digno representante de la música agrarista en el estado de Morelos, murió humildemente el lunes 6 de febrero de 1944, sus restos mortales reposan en perpetuidad en la tumba número 120, del Panteón Civil de la ciudad de Cuautla, Morelos.

Bibliografía: 2004. Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas, Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva. Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004. 235pp. Edición del autor.; 1984. Barreto Mark, Carlos. Los Corridos de Marciano Silva. Gobierno del Estado de Morelos. México. EL QUINTO DE ORO, Autor: Marciano Silva.; CORRIDO SOY ZAPATISTA DEL ESTADO DE MORELOS, Autor: Marciano Silva., Cantan: Mauro Vargas e Ignacio Vargas.

Fuente: Wikipedia. Valentín López González. Los Compañeros de Zapata. Ediciones del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos. México, 1980, p. 250-253. ; Prof. Amador Espejo Barrera. Guerrilleros y Lugares de Zapata. Dirección General de Culturas Populares Unidad Regional Morelos. México, Morelos, Enero 1997. Pags. 225 a 234. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia