chihuahuense.jpg

ALFONSO QUIROZ CUARON

ALFONSO QUIROZ CUARÓN (1910 – 1978)

 

Nació el 19 de febrero de 1910, en la ciudad de Jiménez, Chihuahua, fue el segundo de los cinco hijos de matrimonio Quiroz Cuarón, su padre de profesión ferrocarrilero, encontró la oportunidad de cambiarse a Tampico, lugar donde Alfonso cursó la primaria, a la edad de 14 años, supo de la muerte de su madre y un año después su padre fue asesinado por uno de sus ayudantes de varios balazos desde una ventana.

 

Después de esta tragedia, Alfonso decide trasladarse a la ciudad de México, en el año de 1929, e inicia como ayudante del juzgado IV correccional, formando parte del consejo supremo de defensa y prevención social, y al año siguiente ingresa como practicante en el servicio médico forense.

 

No hay que olvidar a su tío, José Cuarón, quien lo apoyo en conseguirle el empleo en el juzgado, arriba citado y quien lo encauso al estudio, mismo que realizaba ya que estudio medicina en la escuela Médico Militar, al mismo tiempo.

 

Vivía en casas de huéspedes, amante de lecturas de las obras de Sigmund Freud. Como practicante en el servicio médico forense, estudio medicina legal y práctico suficientes necropsias y estudios de psiquiatría, como para especializarse en ello.

 

En 1939, y ante el dilema de titularse como médico o como criminólogo, ante la experiencia forense y con la convicción e interés del porque de las conductas homicidas en el hombre. Decide titularse como el primer criminólogo graduado, en la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Posteriormente logró la jefatura de la sección Médico Psicológica del Centro de Observación del Tribunal de Menores. Fue discípulo del gran psiquiatra forense José Gómez Robledo, quien estuvo a cargo del Neuro psiquiátrico general de la Castañeda, sus informes sobre perfiles criminales que repercusionó en todo el mundo.

 

Pero regresando con Alfonso Quiroz Cuarón, que junto con los doctores Matilde Carrillo, Benjamín Arguelles y González Enríquez, realizaron los primeros estudios científicos, sobre las personalidades atípicas de los reclusos de la cárcel de Lecumberri, logrando clasificarlos.

 

Quiroz sostiene entonces que la política criminológica, debe considerar no solo la reclusión sino también la rehabilitación, haciendo prevención en los aspectos sociales, económicos y psicológicos. Años más tarde no solo logra la búsqueda de recuperación de los presos, sino que propone la edificación de diferentes unidades penales en México, desapareciendo el famoso “Palacio Negro de Lecumberri”.

 

Intervino en aclarar varios casos, algunos muy sonados por ejemplo el asesinato de León Trotski, perpetrado por Jacques Mornard el asesino, gracias a sus pericias se logró atrapar al criminal, quien en realidad se llamaba José Ramón Mercader, que no había nacido en Bélgica, sino en Barcelona; España.

 

Otro caso sonado, el de Gregorio Cárdenas, Alias Goyo Cárdenas, este asesino de mujeres a las cuales enterraba en el patio de su casa, fue también parte de su investigación en 1943, este criminal estuvo en Lecumberri, de donde finalmente salió en libertad.

 

Otro caso sonado, el del famoso criminal Higinio Sobera de la Flor, detenido por acribillar a un hombre en medio del tráfico y de una mujer que rapto, asesino y violo. La excéntrica personalidad de Higinio, fue el más sencillo en la carrera del criminólogo.

 

Diagnosticó, esquizofrenia destructiva y progresiva, su sitió el Sanatorio Psiquiátrico.

 

Otro el del célebre falsificador francés, Alfredo Héctor Donadieu, que llegó a México en 1934, este hombre inicio sus hazañas en Francia y llegaron hasta Venezuela, lugar donde conseguiría el pasaporte italiano, que lo convertía en Enrico Sampietro Quiroz, duro 7 años la investigación y el proceso del captura de Sampietro, fue por un delator, que indicó que estaba escondido en la casa del hombre que la hace de Cristo en la representación del mártir del calvario en Ixtapalapa.

 

De este ilustre personaje se puede escribir mucho, porque en estas humildes notas no reflejan todo lo que aporto en materia de criminología mexicana, por algo es considerado el “Padre de la Criminología Mexicana”

 

Una tarde, el 16 de noviembre de 1978, mientras atendía su cátedra en la UNAM, el doctor Alfonso Quiroz Cuarón, falleció víctima de un infarto masivo al miocardio.

 

Lo triste es que sigue vigente en los medios especializados fuera de ese entorno, se le ignora por completo.

 

Aquí si vale recordar a nuestras autoridades que hombres que aportaron algo para el bien común, bien merecen que su nombre se encuentre aunque sea en una de nuestras calles de México.

 

¡Honor a quien honor merece!

 

Fuente: Wikipedia Los21 Revista, EL BARDO. Viernes, junio 15, 2012. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia