historia.jpg

EL FUSILAMIENTO DE CHECHÉ CAMPOS

 

"Era Valiente ¡", dijo, "el hombre fue valiente, quizá demasiado valiente para morir”.

Benjamín Argumedo

Decían que José de Jesús “Cheché” Campos Lujan, era de muy buena familia, emparentado con los Luján de Chihuahua; hacendado en La Laguna en donde era dueño del rancho “El Compas”. Que era muy querido por la gente del campo pues de muy buen carácter, consentidor de los peones, jugador de gallos y de carreras de caballos, despilfarrado y muy mujeriego. Había sido muy popular en todo el rancho, y en las casa de las “güilas” de Torreón, lo adoraban. En el mes de febrero de 1912 cuando se había levantando en armas contra Madero, incorporándose a las fuerzas de Capitán Benjamín Argumedo, lo siguieron miles de hombres que lo querían, pero que él no pudo o no quiso meter al orden. Su gente era de lo peor y por eso de seguro el general Bravo se los desarmo.

Cheché Campos se unió al movimiento Orozquista y en el mes de marzo, junto con Campa y Argumedo, recorrieron los campos de La Laguna, incendiando haciendas, tomando pueblos y saboteando las vías del ferrocarril. Buscaban retrasar la marcha del ejército de Huerta para dar tiempo a Pascual Orozco de conseguir municiones suficientes para presentar un combate formal. Participó en los combates de Conejos, Durango, Rellano y Bachimba, Chih. Tras la caída Chihuahua y Ciudad Juárez en manos de los federales, los orozquistas se disgregaron. Pascual Orozco y otros jefes de Chihuahua permanecieron en ese estado, mientras Campos y Argumedo decidieron volver a La Laguna. Ahí estuvieron peleando unos meses hasta que el general Pereyra y Contreras le hizo replegarse a Zacatecas. De diciembre de 1912 a enero de 1913, Cheche Campos esta operando en el estado de Durango y Zacatecas, destruyendo muchos puentes. Se decía que Campos tenía 1500 hombres, divido en pequeñas bandas y que declaro que no se rendiría, ni había pensado siquiera en deponer las armas y seguirá luchando hasta que pudiera apoderarse de Torreón. Al la muerte de Francisco I. Madero reconoció al gobierno Victoriano Huerta y viajo a la ciudad de México para recibir instrucciones, acompañado de otros orozquistas. Se asignó a Jesús José Campos la guarnición de Durango y a Benjamín Argumedo a la de Torreón.

El 16 de julio después una áspera discusión entre Luis Caro, quien estaba bajó las órdenes de “Cheché” Campos, con el jefe militar de Gómez Palacio, capitán Marco Hernández, terminó en tragedia: El primero disparó contra el militar acabando con su vida, el coronel Pablo Lavín fue testigo de los hechos pero no intervino. Ese fue un acto que el jefe de la División del Nazas, general Ignacio Bravo, no tolero, calificando este hecho como amotinamiento. De Inmediato ordenó al general Felipe Alvírez se trasladara a Gómez Palacio para desarmar las fuerzas irregulares comandadas por “Cheché”. En el acto de captura fueron aprehendidos Luis Caro, Pablo Lavín, José Orozco y Juan Pablo Estrada. Al día siguiente, en Gómez Palacio fueron pasados por las armas Luis Caro, Pablo Lavín y Epigmenio Escajeda. El primero fue ejecutado a las 6 de la mañana y el coronel Lavín cuatro horas y media después. Los fusilamientos se efectuaron de la siguiente manera: el de Caro en la parte interior de la barda de la Jabonera, cerca de la planta de enfriamiento; y el de Pablo, en la parte exterior de la misma barda, frente al barrio de Santa Rosa. Epigmenio Escajeda fue ejecutado en la estación de Picardías, Durango.

 “Chechè” Campos logró escapar y decidió buscar refugio con los constitucionalistas con desfavorables resultados. Al llegar Carranza a La Lagunas se le informó que se había presentado allí en Lerdo, José de Jesús Campos solo, huyendo de Torreón, quería hablar con el Primer Jefe para explicarle todo y recibir sus órdenes. Carranza dijo que él nada tenía que hablar con los traidores, que para eso estaba la ley que acabada de expedir y así pues le formaron Consejo de Guerra. Cosa que hicieron esa misma noche y naturalmente lo sentenciaron a muerte.

En una pieza en el interior Presidencia Municipal lo tuvieron bien custodiado José de Jesús “Cheche” Campos. Era un hombre fornido, bastante alto y sumamente gordo. Durante la noche antes de ser ejecutado, estuvo sentado en un catre de latón y en un cajón que estaba a la mano quedaron los restos de la cena que acababa de tomar. Estuvo tomando muchas tazas de café en la noche y platicando con los que tenía a la mano. Cuando llegó la hora de la ejecución, pidió que no lo llevaran a pie, porque estaba mal de sus piernas, que le prestaran un caballo. La gente de Calixto Contreras, que lo tenían custodiado, lo odiaban a muerte, no permitieron que le diera caballo; quería que fuera a pie hasta el panteón que está retirado, pero como el reo no podía caminar, le consiguieron un burro aparejado, y en él lo montaron. ¡Semejante hombre en escuálido animal! Salió de la prisión entre la mofa y la gritería de la gente. Algunas mujeres que le querían pegar, le reclamaban a gritos la honra de sus hijas. El hombre, resignado, nada dijo y siguió el camino en su burro.

Cheché Campo era una persona alta, corpulenta; en su último paseo llevaba calzones largos con cordones en la punta de las piernas y camisa con la falda por fuera, ambas prendas eran de burda manta. Cubría su cabeza con una vieja huaripa de anchas alas y copas alta, y sus pies calzaban huaraches. Andaba vestido como si fuera un peón de rancho, probablemente para pasar desapercibido. Las últimas miradas del preso no eran con odio, ni demostraba tristeza, mas bien reflejaba una serena resignación; pero sin acobardarse que Cheché Campos era un hombre de valor.

Se respetó su petición de que sus ojos no fueran vendados y le preguntó por su último deseo y contesto “¡que me echen tres dedos y que me toquen Al Abandonado!” Le trajeron a una botella de sotol y que vierte el líquido de fuego por su boca, la banda tocó el "Abandonado", y con un vista persistentes en las lejanas colinas y el pensamiento de una niña más allá de ellos, Cheché Campos cerró los ojos y dio la señal al pelotón de fusilamiento.

Fuente: Wikipedia. ILHUICAMINA RICO M., Investigador histórico. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia