camino.jpg

OÑATE CELEBRÓ EL PRIMER DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS 23 AÑOS ANTES QUE LOS PEREGRINOS DE PLYMOUTH

En un acto de acción de gracias por su paso seguro a través del desierto de Chihuahua, pudiendo evitar la cordillera de montañas y cruzar el caudaloso Rió Grande a través del paraje posteriormente conocido como “La entrada de Oñate”, la expedición comandada por Juan de Oñate celebró una fiesta[1], teniendo como invitando especiales a los pobladores nativos en esas tierras, referidos como Mansos. Esta “acción de gracias”, fue la primera en celebrarse en lo que hoy es el territorio de los Estados Unidos, 23 años antes de la celebrada por los peregrinos en la colonia de Plymouth, hoy en Massachusetts.

LA ENTRADA DE DON JUAN DE OÑATE

El pasaje más importante para poder cruzar el Rió Grande y lograr llegar a El Paso, fue la entrada de Oñate. En 1595, El Rey Phillip II de España nombró a Don Juan de Oñate gobernador, capitán general, caudillo, descubridor y pacificador de Nuevo México, un territorio que todavía no había sido conquistado. El propósito de la entrada era encontrar riquezas para España y convertir al cristianismo a la población nativa en ella asentada. Oñate fue mandado a "atraer" a los nativos hacia la fe católica y convertirlos, buscando que se hiciera en un ambiente de paz, amistad y buen trato.

La promesa de títulos, riquezas y aventura convenció a muchos españoles como Oñate para apoyar económicamente sus propias expediciones. Oñate fue hijo de un acaudalado minero explotador de yacimientos de plata. Juan de Oñate dispuso de 400 soldados, 130 familias, 1,000 cabezas de ganado, 1,000 cabezas de ovejas y 150 yeguas para su expedición que lo llevaría a través de un mar de dunas que formaban el paisaje del Desierto de Chihuahua.

Para finales de enero de 1598, Oñate y los expedicionarios partieron de Santa Bárbara, población localizada al sur de Chihuahua, México. Mientras que anteriores expediciones españolas habían establecido un curso rumbo al norte a lo largo del Río Conchos hacia la región de Trans-Pecos (hoy territorio de Texas) y Nuevo México, Oñate eligió un ruta itinerante diferente, planeo seguir una vía más corta. Cruzar por el desierto Chihuahua, resulto para la expedición, una odisea llena de dificultades, que les exigiría una constante lucha para la supervivencia. Viajaron durante cuatro días sin abrigo o agua dulce en búsqueda desesperada de "el paso por las montañas" - una paso a través de las montañas - que les permitiría continuar hacia el oeste. Para su alivio llegaron al Río Grande y siguieron río arriba al hasta llegar al punto donde se encuentra en la actualidad; San Elizario, Texas.

En este sitio el 30 de abril de 1598, Juan de Oñate celebró una ceremonia para tomar oficialmente posesión de todas las tierras que rodean el río Grande en nombre del rey Phillip II de España. Oñate dio un sermón agradeciendo a Dios por haberles permitido atravesar de forma segura el duro desierto. Su discurso fue presenciado y se elaboro una copia por escrito ante el notario que los acompañaba Juan Pérez de Donis, notario real y Secretario de la jurisdicción y de la expedición, para que pudiera convertirse esa acción, en una demanda legal de la tierra para el rey y a los ojos de España. La ceremonia, evento que también se le conoció como "La Toma", marcó el inicio de más de 200 años de dominio español en Texas. La celebración concluyó con una obra escrita por el capitán Marcos Farfán de los Gados. Aunque no se conservan copias de la obra, es probablemente la primera pieza teatral escrita en lo que hoy es los Estados Unidos.

El 1 de mayo de 1598, la expedición continuó viajando a través de la entrada hasta el Rió Grande y después de tres días se encontro con los primeros nativos de la región. Estaban armados con arco y flecha, y sus primeras palabras expresadas fueron "manxo, manxo, micos, micos," que significa "los pacíficos" y "amigos". De estas palabras, el español deriva el nombre, Mansos. Los indios también hicieron la señal de la Cruz, lo que hizo ser considerado por algunos, como una evidencia de que las expediciones de Francisco Vasquez Coronado o Alvar Núñez Cabeza de Vaca habían pasado por El Paso. Los Mansos guiaron a la expedición hacia un vado en el río que comúnmente ellos utilizaban y el cual ayudó a los españoles a cruzarlo. La entrada luego continuaba por la vereda del río hasta llegar a donde actualmente se encuentra la población de El Paso. Por ese lugar señalado por los nativos a los expedicionarios, el río fluía a través de un pasaje entre las montañas. Denominado "El Paso del Río del Norte — el paso del Norte, sería la puerta de enlace para el español en sus continuas travesías hacia el oeste.

Poco después de atravesar el pasaje entre las montañas, la expedición se encontró con un pueblo habitado por los Mansos. Oñate y sus hombres se presentaron ante los nativos con regalos consistentes en ropa y los Mansos pagaron a cambio con peces recién capturados en el río. En un acto de acción de gracias, Oñate organizó una fiesta que se celebraría en acción de gracias por haber podido sortear todas las tribulaciones y la supervivencia milagrosa de la expedición. Don Juan de Oñate pidió a los Mansos que fueran sus invitados de honor. El banquete incluyó pescado, pato y gansos, así como suministros comprados durante su paso en tiendas de “la entrada”. Aunque no fue una celebración por motivos del levantamiento de la cosecha, éste acto de Acción de Gracias fue el primero en celebrarse en lo que hoy es el territorio de los Estados Unidos.

1. Painting by Jose Cisneros, courtesy of the University of Texas at El Paso Library and the artist.

Fuente: Wikipedia. texasbeyondhistory.net/paso/history.html. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia