historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LEONARDO BRAVO

 

LEONARDO BRAVO (1764-1812)

Nació el año de 1764 en Chilpancingo, Guerrero, como miembro de una acomodada familia española, dedicada a las labores del campo. Vivió con sus cuatro hermanos, y se había casado teniendo a su hijo Nicolás, cuando empezó la guerra de Independencia, por la cual expresó sus simpatías desde un principio. Esta actitud, que era la misma de toda su familia hizo que los Bravo fueran hostigados y perseguidos por el virreinato, por lo que tuvieron que emigrar de Chilpancingo; se escondieron en una de sus haciendas cercanas, la de Chichihualco, que tiene cerca las inaccesibles cuevas de Michapa, que pensaban usar en caso de apuro.

El comandante español Garrote, fue comisionado para que aprehendiera a la familia de los Bravo, y marchó con sus soldados a cumplir con su cometido; pero entonces se hicieron fuertes los Bravo en Cichihualco, junto con numerosos peones y vecinos que se les unieron, con los que derrotaron a Garrote. Esto fue muy bien visto por José Maria Morelos y Pavón, quien invitó a los Bravo a unirse a sus huestes, lo cual hicieron, desde mayo de 1811. Morelos pudo ocupar Chilpancingo, Tixtla y Chilapa y fue luego al Veladero, a reprimir la conspiración de Tabares; encargó en ese lugar a don Leonardo el castigo de los traidores, encomendándole además la administración de la provincia de Tecpan, que acababa de fundar.

Don Leonardo Bravo se ocupó allí de recolectar salitre para hacer pólvora; construyó sacos y útiles de guerra; reparó y cuidó el armamento existente; expidió pasaportes y administró bien la región. Morelos lo llamó para darle el mando de una división y la defensa de Izúcar de Matamoros; fue atacado el realista Don Miguel Soto Maceda, el 17 de diciembre de 1811, al que derrotó por completo. El 25 de diciembre fue ocupada Cuautla, Morelos, y mientras que José Maria Morelos salía a expedicionar, Leonardo Bravo levantaba trincheras, acopiaba víveres, instruía a la gente y adoptaba medidas pertinentes para defender la plaza, en el sitio de la misma, que se había ya decidido.

Desde el primer asalto de los realistas a Cuautla, el 19 de febrero de 1812, Leonardo Bravo defendió la posición de Santo Domingo, donde rechazó a los asaltantes. Resistió todo el sitio, hasta que hubo que abandonar la ciudad, en la madrugada del dos de mayo; y al dispersarse las tropas insurgentes, logró reunir una veintena de hombres, con los que marchó a la hacienda de San Gabriel, perteneciente a don Gabriel Yermo, con objeto de alojarse allí y pasar la noche del día cinco. En la hacienda los insurgentes habían enterrado armas, municiones y un cañón; Bravo trataba de recuperarlas, para seguir la lucha.

Estando en la hacienda de San Gabriel, un destacamento de realistas, comandado por un filipino, rodeó el lugar y atacó a los guarecidos; los insurgentes se batieron heroicamente, pero fueron dominados, siendo aprehendidos los supervivientes, entre ellos don Leonardo Bravo, que había sido sorprendido cuando estaba comiendo, pero hizo frente a sus captores. Los presos fueron llevados a la barranca de Tilzapotla, a tres leguas de la casa de la hacienda. Calleja comisionó a José Gabriel de Armijo para que fuera a recoger a los presos, y los condujera a Cuautla, de donde fueron remitidos más tarde a la ciudad de México el 16 de mayo de 1812, para ser juzgados por rebelión.

Prisionero de los realistas, sufrió vejaciones sin cuento mientras duró suspensa la ejecución de la sentencia que lo condenaba á una muerte de garrote vil.

La causa que se le siguió a don Leonardo Bravo fue llevada con lentitud, para ver si, sabiendo de la suerte que corría el insurgente, su hijo don Nicolás y sus hermanos don Miguel y don Víctor, se separaban de la insurgencia y pedían clemencia. Morelos, por su parte, escribió al virrey Francisco Javier Venegas, ofreciendo entregarle 800 prisioneros que tenía en su poder, si dejaba con vida y en libertad a don Leonardo; pero como el virrey lo que deseaba era que depusieran las armas los principales insurgentes, a ningún acuerdo llegaron, y don Leonardo Bravo y sus compañeros, don Mariano Piedras y don Manuel Pérez, fueron condenados a ser muertos por garrote, lo que se efectuó el 13 de septiembre de 1812, en la ciudad de México.

Leonardo Bravo fue declarado Benemérito de la Patria el 19 de junio de 1823.

Fuente: Wikipedia. Enrique C. Camarena. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia