historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
CONJURA DE VALLADOLID

 

Se llamó Conjura de Valladolid a los trabajos de una junta soberanista establecida en 1809, en la cabecera de la intendencia de Michoacán, actualmente la ciudad de Morelia, Michoacán, que a la sazón formaba parte de la Nueva España.

Los conjurados iniciaron reuniones en diferentes casas desde el mes de septiembre, buscando ganar adeptos para levantarse en armas el 22 de diciembre siguiente.

Algunos de estos personajes habían sido alumnos de Miguel Hidalgo durante la época en que había sido docente y rector del Colegio de San Nicolás. Contaban con el apoyo de algunos soldados e indígenas a quienes habían atraído mediante la promesa de exentarlos de loa elevados tributos a que estaban sujetos. Promovían su causa en siete de los barrios indígenas ubicados en los alrededores de la ciudad.

Entre sus miembros se encontraban José María García Obeso, quien prestaba su propiedad para las reuniones convocadas por José Mariano Michelena, a las que concurrían entre otros oficiales de bajo rango y miembros del bajo clero. Los conjurados de Valladolid pretendían el establecimiento de un congreso soberano, formado por representantes de las villas de Nueva España, y que, como la Junta de México, gobernaría en nombre del rey Fernando VII de España, cuyo trono había sido usurpado por los franceses un año antes. La justificación era la preservación de la Nueva España para la monarquía española.

La conjura fue descubierta el día 21, las indiscreciones de Vicente de Santa María y la denuncia del sacerdote del sagrario de la Catedral de Valladolid, Francisco de la Concha, ocasionan que los casi cuarenta conspiradores fueran detenidos y enviados a la capital para su proceso. Antes, pudieron quemar el plan que habían escrito.

Fueron procesados por conspiración, aunque fueron puestos luego en libertad por intervención del virrey Javier Lizana y Beaumont, quien no encontró delito que perseguir, acción que le ganará enemistad con el grupo español de la Nueva España.

Algunos de los conspiradores de Valladolid:

 José Mariano Michelena

 José María Izazaga

 José María García Obeso

 Manuel Villalongin

 José Nicolás Michelena

 Vicente de Santa María

 Antonio Soto Saldaña

 Manuel Torre Lloreda

 Manuel Iturriaga

 José María Abarca

 Francisco Álvarez

 Pedro Rosales

 Juan Bautista Guerra

 Ruperto Mier

 Manuel Muñiz

 Manuel Ruiz de Chávez

 Luis Correa

Agustín de Iturbide llegó a acudir a visitar al licenciado José Nicolás de Michelena, y encontró en ella a varios de sus amigos militares, sin percatarse de lo que ahí acontecía. Iturbide, integrante de la sociedad aristocrática de Valladolid y propietario de la gran hacienda de San José Apeo, no inspiró confianza a los conjurados y no fue invitado a participar.[1]

Una vez descubierta la conjura Iturbide fue enviado a capturar a uno de los integrantes, Luis Correa, administrador de la hacienda de Jaripeo, propiedad del cura de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla, por ello José Alonso de Terán que fungía como intendente en Valladolid le envió una nota al arzobispo virrey, fechada el 8 de enero de 1810, recomendando a Agustín de Iturbide por su presteza.

Referencias: 1. Chávez, Ezequiel. «III. página 16 y 17.». En JUS. Obras Completas de Ezequiel A. Chávez. Agustín de Iturbide. Libertador de México. IV (Primera edición). pp. 231. ISBN 968-423-318-3.

Fuente: Wikipedia. Imagen: Junta de conspiradores en Valladolid, en Gustavo Casasola. Seis Siglos de Historia Gráfica de México 1325-1976, tomo 2, p. 513.Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia