historia.jpg

LA MISIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE ARÁNZAZU DE COCÓMORA, CHIHUAHUA

Antes del año 1600 los mineros, ganaderos, agricultores y soldados poblaron la parte sudeste de la Sierra Tarahumara. En colaboración estrecha con ellos progresaban y a veces se anticipaban los misioneros. Los franciscanos fueron apasionados agricultores como lo testifica el cronista Diego Basalenque, los que además, realizaron espléndidos templos ricamente adornados[1]. Un misionero franciscano expresaba la importancia de la evangelización asociada a la minería al decir “donde no hay plata, allí ni el evangelio entra”[2]. La tarea principal en la pacificación de los indios rebeldes les tocaba a los presidios, al frente de los cuales la mayor parte de las veces estuvieron vascos. A las misiones y los misioneros les tocaría actuar como los espías mas avanzados y mejor informados de los jefes militares. Como escribió el historiador Silvio Zavala, “el misionero era, con el soldado, agente de expansión en las fronteras y de administración de las nuevas regiones”[3].

 

En cuanto a su organización, cada misión estuvo dividida en varios territorios y así la misión de Tarahumara se dividía en Baja, Alta y Montañosa. Cada uno de esos territorios del estado de Chihuahua, estaba compuesto por varios pueblos principales, centros de la misión llamados cabeceras a las que se agregaban varios pueblos de visita. Éstos últimos no eran sede del misionero que, sin embargo, los solía visitar regularmente.

 

La presión amenazadora, siempre presente entre indios y españoles, fue provocada ante todo por la resistencia de aquellos a la vida organizada en las misiones, al trabajo forzado en las minas y haciendas, a la ocupación de terrenos pertenecientes a los indígenas por parte de los colonos españoles y los actos de violencia de los soldados de los presidios. Los indígenas estaban acostumbrados a una libertad social prácticamente sin límites y les fue sumamente difícil adaptarse a la disciplina de vida en un pueblo cerrado, administrado a base de normas y reglas morales que les parecían absurdas.

 

Así como a los franciscanos les tocó realizar su labor en las misiones de la parte nororiental de México en las que no tenemos noticia de que alguna tuviera el nombre de Aránzazu, a los jesuitas les tocó actuar en las del Noroeste.

 

En estas regiones jesuíticas se funda la Misión de Nuestra Señora de Aránzazu de Cocómora situada en la cuenca del río Papigochi en la sierra Tarahumara que en 1690 administraba el padre Florencio de Aldrete[4], que da cuenta del ataque y quema de la misión a fines de marzo de ese año por la sublevación de los indios rarámuri o tarahumara, el grupo indígena más numeroso del estado de Chihuahua. Esta misión tenía dos pueblos: el de Cocómora “que constaba y tenía en sus contornos a distancia de unas dos leguas, cerca de ochenta familias, y de estas pocas en el pueblo” y el pueblo de Tosánachic; “distante como seis o siete leguas, tenia familias, cerca de treinta a distancia de media legua algunos, y dichos a distancia de mas de una y dos leguas”. Joseph Neumann enlista a los catorce misioneros que trabajaban incansablemente en la Tarahumara Alta en el año 1690, siete en la Misión de San Joaquín y Santa Ana y otros siete en la Misión de Guadalupe, dentro de la cual registra a la de Nuestra Señora de Aránzazu con su administrador el padre Georgius Hostinsky misionero nacido en Moravia, Bohemia[5], que había llegado a Nueva España en 1687 y moriría en Papigochi en 1726 y al padre Florencio de Alderete lo registra como rector, en Cocomórachi. Estas misiones contaban con la ayuda del general Martín de Alday y sus soldados.

 

El visitador Pedro de Rivera mencionó en su diario de visita en 1724, que en Nueva Vizcaya vivían 51,910 indios administrados por franciscanos y jesuitas. Los misioneros necesitaban la ayuda de los soldados y siempre se quejaban de su escasez. Fray Romualdo de Cartagena del Colegio de Santa Cruz de Querétaro escribía en 1772 que “lo que a las misiones les da la constancia, es el apoyo que reciben de las armas católicas […] una espada resplandeciente tiene una influencia mucho mayor que la voz de cinco misioneros”[6].

 

Notas: [1]. Bohumir ROEDL, “La crónica de Joseph Neumann como fuente histórica”, en Joseph NEUMANN, Historia de las sublevaciones indias en la Tarahumara, Praga, Universidad Carolina, 1994, pp. 52, 68.; [2]. María Teresa HUERTA PRECIADO, Rebeliones indígenas en el Noreste de México, en la época colonial, México, 1966, pp. 25.; [3]. Silvio ZAVALA, El mundo americano en la época colonial, México, 1967, t. I, pp. 69.; [4]. “Memoria de los indios que administraba el padre Florencio de Alderete en la Misión de Nuestra Señora de Aránzazu de Cocomora y de las alhajas de iglesia y casa que destruyeron los indios tharaimares alzados cuando se levantaron y quemaron iglesias y casa de dicha misión a los fines del mes de marzo de 1690 años”. Archivo General de la Nación (AGN), Archivo Histórico de Hacienda, Misiones, 1690. V. 279, exp. 63.; [5]. Joseph NEUMANN, Historia de las sublevaciones, [n. 4] pp. 64, y Révoltes des indiens tarahumars (1626-1724), introducción de Luis González R., París, Institut des Haues Études de L’Amérique Latine, 1969, p. 38, nota 6, pp. 64. Cfr. Luis GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, Crónicas de la Sierra Tarahumara, México, Secretaría de Educación Pública, 1987, pp. 288-300, 308. Ricardo LEÓN GARCÍA, Misiones jesuitas en la Tarahumara siglo XVIII, Chihuahua, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1992, 177 p., pp. 21, 26, 31, 33, 43. AGN, Misiones, v. 26, exp. 120, Carta de J. Neumann del 4 de febrero de 1690 y v. 426, f. 244-249, 260-262. Papigochi (Cd. Guerrero) “Informe del padre Juan Ortíz de Zapata, resultado de su visita oficial a las Misiones de la Tarahumara en 1678”.; [6]. H. E. BOLTON, Wider Horizons of American History, Notre Dame, 1967, pp. 131.

Fuente: Wikipedia. Amaya Garritz Ruiz: Nuestra Señora de Aránzazu en la Nueva España . Univ. Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Históricas. SBAP. Mario de la Cueva, s/n. Ciudad Universitaria 04510 México D.F. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia