historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
PEDRO TAMARÓN Y ROMERAL

OBISPO PEDRO TAMARÓN Y ROMERAL (1695–1768)

Nació en la Villa de la Guardia, del Arzobispado de Toledo, España en 1695. Sus padres fueron don Pedro Tamarón y doña María Romeral Vázquez; tuvo un hermano de nombre Francisco(1), que fue abogado de los Reales Consejos y su apoderado en Madrid, y tres hermanas religiosas en el convento de Santa Clara de Ocaña a las que sostuvo remitiéndoles dinero en fanegas de cacao desde 1748 hasta 1754, con envíos que fueron interrumpidos por las guerras contra los ingleses.

Llegó a las Indias en 1719 como familiar del prelado don Juan Joseph de Escalona y Calatayud(2) obispo de Caracas. Recibió el grado de bachiller en Artes y en Cánones en su tierra natal y con este nivel se incorporó a la universidad de Alcalá, donde continuó sus estudios. Al llegar a la ciudad de Caracas ingresó a la universidad de Santa Rosa, de la que recibió los grados de licenciado y doctor. Al obispo le acompañaron el bachiller Felipe Cantador(3) (secretario, mayordomo y maestro de ceremonias y atendía además, las cuestiones personales del obispo, las de su casa y su familia), el doctor Antonio José Suárez de Urbina(4), el licenciado José Francisco Monserrate(5) y Vicente de la Mota(6), todos ellos naturales de Caracas, a quienes colocó en cargos de importancia en la diócesis duranguense. De carácter fuerte, demostró ser un gran observador, trató de actuar con prudencia y paciencia, no hacía caso de embustes y, en palabras del obispo Escalona era prudente, maduro y celoso de su deber pastoral(7).

Fue nombrado Obispo de Durango por el Papa Benedicto XIV y está considerado como uno de los más renombrados Obispos de la Nueva Vizcaya. Es conocido como el “Obispo andariego”, por haber recorrido exhaustivamente las tierras norteñas de su Diócesis, llegando hasta Santa Fe Nuevo México.

Tomó posesión de su cargo 22 de marzo de 1758. El dedicado obispo en sus viajes pastorales recorrió 2,768 leguas. Fue el único obispo que visitó toda su Diócesis entre los años 1759-1768, sin contar su última visita que no alcanzó a reseñar por haber muerto en ella. Este obispo recorrió un total de 2,768 leguas castellanas, que equivalen a 11,531 kilómetros.

Inició su primera visita general el 22 de octubre de 1759 con una numerosa comitiva, se encaminaron hacia el Real de Plomosas, y después retomaron el camino de la costa recorriendo las provincias de Maloya, Culiacán Sinaloa, Ostimuri y Sonora; por Bavispe cruzaron la Sierra Madre Occidental hacia el presidio de Janos, el Paso, Nuevo México; de regreso a Durango visitó otras poblaciones llegó a la capital el 15 de julio de 1761. Ese mismo año el obispo Tamarón envió un informe al Rey, donde notifica sobre los problemas más urgentes; la falta de seguridad, la ineficiencia de los presidios, y la inmensa riqueza del reino amenazado.

De sus visitas por su obispado(8); Tamarón y Romeral concluyó que había dos grandes necesidades: una espiritual y la otra de orden civil. En los pueblos de la Sierra Madre Occidental, de «gentes serranas»(9) creó cinco vicarías, dos en la provincia de Sonora (Culiacán y Álamos) y tres en la de la Nueva Vizcaya (Paso del Norte, Chihuahua y Parral).

Tamarón describe a Nueva Vizcaya y demás provincias como un reino de fabulosa riqueza que despertaría la codicia de cualquiera, sumamente rico en riesgo de perderse por la debilidad del control colonial: militar y administrativo frente a sus numerosos adversarios. Enemigos al interior criollos (caudillos locales alcaldes) e indios sublevados y enemigos y; por las ambiciones de agentes externos, ingleses, franceses y rusos; además las costas del mar del sur eran asaltadas constantemente por piratas: contrabandistas y bandoleros.

Pedro Tamarón fue un prelado de vasta cultura; llegó a formar una biblioteca de 339 títulos y 887 volúmenes, con ediciones que iban de 1564 hasta 1767; se mantuvo al día como lo demuestra, por ejemplo, el que en 1758 recibiese de su hermano Francisco, residente en Madrid, veintiocho libros, o que el origen de si biblioteca procediese de imprentas de Amberes, Madrid, Lyon, Venecia, Mantua, París, Luxemburgo, etc., o que allí estuviesen representadas las más diversas materias. 

Su fama se debe también a que dejó una detallada descripción de los lugares que recorrió en sus por lo menos ocho visitas que hizo que van de 1759 a 1764. Ese relato, escrito y publicado en 1765 con el título Demostración del Vastísimo Obispado de la Nueva Vizcaya, constituye una valiosa y abundante información para conocer la historia de las poblaciones de la Nueva Vizcaya del siglo XVIII.

El obispo Tamarón y Romeral, escribió varias obras de carácter religioso, entre ellas: Triunfo Glorioso y Carro de Elías, impreso en México en 1733; Triunfos de la gracia de la Santísima Imagen de María, publicada en Madrid en 1749.

Pedro Tamarón y Romeral murió en Bamoa, Sinaloa, el 21 de diciembre de 1768.

Notas: 1.- Archivo Histórico del Arzobispado de Durango (en adelante AHAD), legajo 87 b. Sus hermanas fueron: Luisa de la Encarnación, Eugenia de Santo Tomás y Teresa de la Presentación.; 2.- AGI, Indiferente General, 3001. Relación de los méritos y los grados del doctor en Sagrados Cánones Don Pedro Tamarón y Romeral, Cura rector actual de la Iglesia Catedral de la ciudad de Santiago de León de Caracas de la Provincia de Venezuela. 1726.; 3.- AGI, Guadalajara 566, Razón de los sacerdotes seculares del obispado de Durango. Durango, 18 de noviembre de 1765. Natural de Castilla la Nueva; a esta fecha tenía 42 años de los cuales veintisiete había servido al obispo desde los quince años Caracas y en Durango.; 4.- Ibídem. Natural de Caracas de 32 años; cura de la catedral, catedrático de Gramática y de Filosofía en la universidad de Caracas; fue cura interino y vicario en Parras; juez de testamentos, capellanías y obras pías.; 5.- Ibídem. Natural de Caracas, de 25 años se graduó en Teología en la universidad de México. Con la expulsión de los jesuitas ocupó la cátedra de filosofía en el Colegio Seminario.; 6.- Ibídem. Razón de los sacerdotes seculares del obispado de Durango. Durango, 18 de noviembre de 1765. Cura de Chihuahua, antes había sido cura en Satevó; doctor por la Universidad de México, acompañó al obispo en su primera visita.; 7.- AGI, Indiferente General, 3001, Relación de los méritos y grados…; 8.- Tamarón y Romeral, Pedro, Demostración del vastísimo..., pp. viii y ix.; 9.- AGI, Guadalajara, 300. El obispo Pedro Tamarón y Romeral a don Julián de Arriaga, Durango, 24 de marzo de 1763.; 13.- AGI, Guadalajara, 558, respuesta del consejo al Memorial del deán y el Cabildo. s/f.

Bibliografía: ARELLANO, Arturo [et al.], 1992, Presencia jesuita en el Noroeste (400 años del arribo jesuita en el Noroeste), DIFOCUR-Culiacán, serie Historia y Región, 7, Culiacán, Sin., México.; BRADING, David, 1990, "La España de los Borbones y su imperio americano", en Historia Latina, Tomo 2, Ed. Crítica, Barcelona.; BRADING, David, 1991, Los orígenes del nacionalismo mexicano, Ed. Era, tradición Soledad Loaeza, México.; COSIO VILLEGAS, Daniel [et al.], 1987, Historia General de México, Tomo 1, El Colegio de México, México.; Adams, Eleanor B. (editora), “Bishop Tamaron’s visitation of New Mexico, 1760”, en Historical Society of New Mexico, Albuquerque, New Mexico, 1954, núm. XV, pp. 1-113.; Bernabéu Albert, Salvador (introducción y notas) y Sergio Antonio Corona Páez (paleografía),; Real espejo novohispano, México, Universidad Iberoamericana, 2002, pp. 49-60.; Castañeda, Carmen y Myrna Cortés, “Los libros del obispo de Durango, Don Pedro Tamarón”, en Transición, Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Juárez del Estado de Durango, México, 2003, núm. 28, pp. 41-74.; Cramaussel, Chantal y Clara Bargellini (edición, introducción y notas), Libro registro de la segunda visita de Pedro Tamarón y Romeral, obispo de Durango, México, Universidad Nacional Autónoma de México y Siglo XXI, 1997.; Farris, Nancy M., La Corona y el Clero en el México Colonial 1579-1821. La crisis del privilegio eclesiástico, México, Fondo de Cultura Económica, 1995.; Lafora, Nicolás, Relación del viaje que hizo a los Presidios Internos situados en la frontera de la América Septentrional, liminar bibliográfico y acotaciones de Vito Alessio Robles, México, Editorial Pedro Robredo, 1939.; Tamarón y Romeral, Pedro, Demostración del vastísimo obispado de la Nueva Vizcaya-1765.; Durango, Sinaloa, Sonora, Arizona, Nuevo México, Chihuahua, y porciones de Texas, Coahuila y Zacatecas (con introducción bibliográfica y acotaciones de Vito Alessio Robles), México, Antigua Librería Robredo de José Porrúa e Hijos, 1937.; Zahino Peñafort, Luisa (recopiladora), El Cardenal Lorenzana y el IV Concilio Provincial Mexicano, México, Miguel Ángel Porrúa, Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad de Castilla-La Mancha y Cortes de Castilla-La Mancha, 1999.; TAMARON Y ROMERAL, Pedro, 1765, Demostración del vastísimo obispado de la Nueva Vizcaya-1765, Durango, Sinaloa, Sonora, Arizona, Nuevo México, Chihuahua y Porciones de Texas, Coahuila y Zacatecas, introducción, notas, capítulos, títulos, encabezados, índices y bibliografía de Vito Alessio Robles, Editorial José Porrúa e Hijos, México 1937, 464 pp.

Fuente: Wikipedia. Laura Verdugo, El Reino Amenazado. Irma Leticia Magallanes Castañeda, Una década de prelatura y cambios en la Nueva Vizcaya: Pedro Tamarón y Romeral, 1758-1768. Universidad de Sevilla. XII Congreso Internacional de la AEA. Orbis Incognitvs. Avisos y Legajos del Nuevo Mundo. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia