historia.jpg

MARISCAL VÍCTOR ROSALES

VÍCTOR ROSALES (1776 - 1817)

Nace en la ciudad de Zacatecas en el año de 1776, cursa sus primeros estudios en su ciudad natal, luego se traslada a la ciudad de México a estudiar la carrera de Leyes en la Real y Pontificia Universidad de México, deja inconclusos éstos, para dedicarse al comercio y a la minería.

El 29 de Septiembre entra en acción  en Valladolid contra las fuerzas españolas.

La carrera militar del insurgente Don Víctor Rosales,  en la Guerra de Independencia se inicia con el propio levantamiento de Don Miguel Hidalgo, en 1810, pues una vez que el Padre de la Patria y otros insurgentes fueron hechos prisioneros en Monclova, Don Ignacio López Rayón asume el mando de lo que quedó del ejército, regresando de Saltillo hacia Zacatecas, enfrentando en el trayecto, 25 km. de Saltillo, al realista Manuel de Ochoa, distinguiéndose en dicho combate Don Víctor Rosales, según lo narra Elías Amador, en su Bosquejo Histórico de Zacatecas:

BATALLA  DE PUERTO PIÑONES (1 de Abril de 1811)

“Apenas había salido Rayón, cuando comenzaron a hostilizarlo las guerrillas realistas, siguiendo así durante cuatro días, hasta que el día 1° de Abril se vió obligado a presentar batalla a D. Manuel de Ochoa en el punto denominado Puerto de Piñones. Con Ochoa venía el Capitán D. José María del Rivero, mandando cien europeos voluntarios de Zacatecas y Sombrerete”.

“La victoria se decidió al fin en favor de los defensores de la patria y Ochoa dejó en el campo 400 muertos y dos cañones”.

MARCHA SOBRE ZACATECAS

“Después de que Rayón hubo conseguido tan honrosa e importante victoria sobre el realista Ochoa, prosiguió su marcha sin pérdida de tiempo hacia Zacatecas, y a pesar de lo destrozado que venía la tropa, de las fatigosas marchas de ésta, de la escasez de agua y de víveres, pudo llegar el 11 de Abril a la hacienda de Pozohondo, distante de Zacatecas unas 28 o 30 leguas al Norte. Al llegar a la hacienda de Bañón, había destacado desde allí a D. Juan Pablo Anaya y D. Víctor Rosales, con el objeto de reconocer el terreno y poder emprender con acierto el ataque que intentaba dar a Zacatecas, cuya ciudad defendía D. Juan Manuel Zambrano, a quien había dejado con alguna fuerza el Comandante Ochoa, cuando éste había partido a la campaña contra Jiménez y otros insurgentes que andaban por el Norte”.

“Entre tanto que Anaya y Rosales se acercaban a Zacatecas por el rumbo de Pánuco y Vetagrande, Rayón procuró situarse en Guadalupe”. 

“Don Víctor Rosales fue el primero que comenzó a batirse con una fuerza realista que estaba en Pánuco, a la cual había logrado rechazar, pero oportunamente auxiliada por una sección que salió de Zacatecas, volvió a la carga contra Rosales, quien auxiliado a su vez por D. José Antonio Torres, pudo descomponer a los realistas hasta obligarlos a replegarse al Cerro del Grillo, en cuya altura tenía el grueso del ejército D. Juan Manuel Zambrano”.

“Los partes referentes a ese glorioso asalto no precisan el número de de muertos y prisioneros que de una y otra parte hubo durante la refriega; pero se sabe que allí se distinguieron por su indomable brío los patriotas zacatecanos que formaban la sección de D. Víctor Rosales, así como cinco negros habaneros  que venían en brigada de Torres”.

NUEVA CAMPAÑA EN ZACATECAS 1813

“En esos días el infatigable e intrépido patriota D. Víctor Rosales había vuelto a internarse a la Provincia con otros jefes de la revolución; y como el gobierno realista temía mucho a Rosales y sabía que era atrevido y audaz, destacó luego sobre él algunas fuerzas de caballería”.

“A pesar de la ruda persecución que le hacían las fuerzas realistas, nuestro bravo compatriota supo burlar esa persecución y logró reunir en varias haciendas más de 700 caballos con que repuso los de su maltratada caballería”.

“No queriendo arriesgar toda la tropa que traía, dejó 200 hombres en un lugar inmediato y con sólo 50 soldados de caballería acometió la temeraria empresa de entrar a la ciudad”.

“Rosales, que había entrado ya a las calles de Zacatecas, se propuso mostrar a sus enemigos el arrojo del puñado de valientes que lo acompañaba, con los cuales avanzó hasta la Plaza de San Agustín, que ocupaba entonces toda el área que hoy comprende el Portal de Rosales y la pequeña Plazuela de San Agustín. En uno de los edificios de dicha Plaza estaba situado el cuartel de los Urbanos, inmediato al Convento de los frailes agustinos”.

“Rosales con una intrepidez sin igual y sin temer verse envuelto por más de mil hombres que guarnecían la ciudad de Zacatecas, se echó personalmente encima de los centinelas del cuartel de los Urbanos, acuchillando a los que se le oponían y logrando quitarles dos cañones que los soldados insurgentes llevaron tirando de sus propios caballos gran trecho del referido lugar, hasta que una fuerte columna de Realistas se le echó encima y se vió obligado a retirarse fuera de la ciudad, abandonando dichos cañones en la Plazuela de Villarreal, donde estaba situado el cuartel de los Patriotas”.

“Al salir de Zacatecas el esforzado caudillo, se encontró con una fuerza realista de cerca de 200 hombres de caballería, mandada por D. José María Navarrete, a quien mandó el Teniente Coronel López, que estaba situado en Guadalupe con su división”.

“Trabóse un reñido combate entre los de Rosales y los de Navarrete; pero como éstos venían de refresco y en mayor número, Rosales tuvo que huir, pero durante la retirada fue herido un pequeño hijo suyo, llamado Timoteo, de 11 años de edad. Este fue cogido prisionero y llevado a Zacatecas, donde se dice fue azotado por los realistas, quienes lo llenaron de ultrajes, y no conformes con esto, cometieron todavía la negra infamia de llevar al patíbulo a ese imberbe joven, cuyo único delito era el de haber sido hijo de un insurgente atrevido, audaz y temible, que acababa de poner en vergüenza y en grande conflicto al Intendente Irízarri y a su numerosa guarnición”.

“Inútiles fueron los ruegos y el amargo y copioso llanto de la afligida madre, que de rodillas imploraba gracia para su inocente hijo, ante el endurecido corazón de los fieles sicarios de la tiranía colonial, quienes al manchar con sangre inocente el suelo de Zacatecas, arrojaban sobre la causa realista el indeleble y negro borrón de la infamia, elevando, sin quererlo, al cielo de la inmortalidad, entre espléndidos y gloriosos fulgores, el nombre de una pequeña víctima inmolada en los altares de la Patria, entre el lastimero llanto de una madre infeliz y desamparada y el horrísono estallido de las armas opresoras”.

“Después de tan deplorable acontecimiento D. Víctor Rosales tomó el camino de Huejúcar (Valle de Calvillo) y aunque a fines de Septiembre o principios de Octubre salió a perseguirlo el Capitán Anza, no consiguió cortarle la retirada, por lo que pudo volver a reunirse con los insurgentes de Lagos, San Felipe y otros lugares de aquel rumbo”.

“Pronto sin embargo, volveremos a verle combatiendo nuevamente con inquebrantable brío, a los realistas de la Provincia de Zacatecas”.

AÑO DE 1814

“El 12 de enero el Capitán D. Bernardo Díaz de Cosío, que con alguna tropa realista de Aguascalientes se encontraba en Villa de la Encarnación, fue atacado a una legua de distancia de dicho lugar por cerca de mil chinacates  de los que mandaban D. Víctor Rosales, Encarnación Ortiz (a) Pachón, Amador Segura y otros que se habían desprendido de Comanja”.

“Sin embargo de tan estupenda defensa, Rosales y Ortiz lograron burlar a Cosío y se dirigieron a Pinos, quedándose otras partidas de insurgentes llamándole la atención en los Ranchos de Miranda, sin que Cosío se atreviera a ir a atacarlos”.

“Rosales y Ortiz probablemente no tenían propósito seguro de entrar a Pinos, sino más bien de hacer algunos movimientos estratégicos encaminados a favorecer los que D. Pedro Moreno, Albino García, Rayón y otros practicaban en diversos puntos del Bajío, haciendo de este modo más débil o difícil la acción de la tropas realistas que los perseguían”.

“El Capitán D. Marcos Bagües y Marco había salido a perseguir a los insurgentes que merodeaban por los Altos de Ibarra, llevando a sus órdenes una brigada de Zacatecas, compuesta de las Secciones Urbanas de Sombrerete, Fresnillo y Jerez, en número de 500 hombres con dos cañones”.

“El 12 de Agosto se encontró en dichos Altos con las tropas unidas de D. Pedro Moreno, D. Víctor Rosales, D. Encarnación Ortiz, Hermosillo y Picazo, que eran en número considerable. El encuentro fué bastante reñido y al fin quedaron derrotados los realistas, con pérdida de todas las armas, muchos caballos, 65 prisioneros y cerca de 200  muertos”.

“Como la táctica de los insurgentes consistía en movimientos inesperados y a veces extremadamente rápidos, con el fin de caer de golpe en alguna población o de desconcertar los planes del enemigo, los insurgentes victoriosos se volvieron al Bajío; pero antes del combate en los Altos de Ibarra, Rosales había logrado llegar hasta la hacienda de Pabellón, desde donde retrocedió por Villanueva al Valle de Calvillo, para unirse con los Moreno, los Ortiz y Hermosillo, a mediados de Junio, en cuyo mes fue aprehendido cerca de Nochistlán el cabecilla insurgente Macedonio Mena, hombre atrevido y temerario, que era el terror de los realistas del Cañón de Juchipila. Se le juzgó sumariamente y sentenciado a la pena última, fué ahorcado en Juchipila el 6 de Junio”.

“Entre tanto, de Pinos avisaban a García Conde que se temía allí una sublevación promovida por agentes secretos de D. Víctor Rosales; quien se acercaba a dicho lugar por los Altos de Ibarra, para apoyar dicho movimiento, al cual daban también pábulo los García, de San Nicolás de Quijas y los dueños de Agostadero”.

BATALLA DE LA JAULA, PINOS (14 de Octubre de 1814).

“En Pinos estaba entonces el Teniente Coronel D. José López, pero como Rosales y Matías Ortiz (a) Pachón llevaban cerca de 2,000 hombres y alguna artillería, se dio orden al Capitán D. Santiago Galdamez que se encontraba a la sazón en Ciénega de Mata, para que marchara en auxilio de Pinos, cuya plaza estaba a punto de caer en poder de Rosales, como en efecto cayó al fin”.

“Inmediatamente que Galdamez se avistó con el enemigo, mandó formar su tropa en cuadro; pero al primer choque flaqueó ésta, dejándolo comprometido con solas las infanterías de Durango y Zacatecas y 60 caballos de Provincias Internas. El combate fue reñido y duró hasta las seis de la tarde, hora en que los insurgentes se retiraron, sin haber sabido aprovechar una importante victoria que casi tenían obtenida contra Galdamez, cuya tropa en su mayor parte se había dispersado ya”.

1815 “Don Víctor Rosales se interna hasta San Cosme (Villa de Cos)”.

“Don Víctor Rosales, a quien hemos dejado merodeando por Gallinas y Ciénega de Mata, después de haber atacado a Pinos, emprendió una violenta y atrevida invasión por el Oriente del Estado, logrando internarse hasta San Cosme, veinte leguas al Norte de Zacatecas”.

“En aquella población estuvo el 10 de Enero de 1815 y se le unió allí alguna gente; pero se vio obligado a retroceder muy pronto porque los Capitanes D. Manuel Tovar y D. Rafael Chávez que lo perseguían con una fuerza de S. Luis, en combinación con tropas de Zacatecas al mando del Cura Álvarez, habían llegado hasta el rancho del Barril”.

“Rosales, sin embargo, burlando los movimientos de los realistas, pudo salirse de entre ellos y seguir su retirada por el camino de Casa Blanca y Zóquite, logrando llevarse 400 o 500 caballos que pudo recoger y le proporcionaron en algunos puntos de tránsito. Lo fueron siguiendo el Cura Álvarez Chávez, y hasta un rancho llamado Tapias, y al pasar cerca de Zacatecas puso en grande alarma a esta ciudad”.

“El Capitán Tovar quedó en el Barril en observación de una pequeña partida de insurgentes del cabecilla Franco, que había aparecido por el Salado y Sierrahermosa, según consta del parte que dicho Capitán envió a García Conde con fecha 11 de Enero, desde el mencionado punto de el Barril”.

“Rosales se situó en el cerro de Santiago, al Oriente de Zacatecas, con el objeto de amagar a esta ciudad, según se decía; pero no pudiendo sostenerse allí, prosiguió su marcha rumbo a Rincón de Romos, para volver a unirse con Ortiz y Rosas”.

“La alarma que los intempestivos movimientos de Rosales produjeron en los realistas de Zacatecas, dio motivo a demostraciones religiosas de parte de los Padres del inmediato Colegio de Guadalupe”.1817“Como hemos visto antes, nuestro compatriota D. Víctor Rosales, sobre quien operaban varias y numerosas fuerzas realistas, se había visto obligado a retirarse al Bajío, de donde después pasó a Michoacán”.

“En Diciembre de 1815 formó parte de la Junta llamada de Jaujilla, de la cual también eran miembros D. José María Vargas, D. Remigio Zarza, el Padre Torres, D. Manuel Amador, el Lic. Isasaga y el Dr. D. José de San Martín”.

“Tuvo la gloria de concurrir a muchos combates, en los cuales se mostró siempre con grande valor y serenidad; y desde que volvió a empuñar las armas en defensa de la Independencia en 1811, no descansó un momento en la lucha contra la tiranía colonial, unas veces al lado del valiente D. Pedro Moreno, otras unido al indomable Padre Torres, pero principalmente militando con el inmortal D. Ignacio Rayón”

BATALLA DEL RANCHO DE LA CAMPANA (Mayo 1817)

“Por fin en Mayo de 1817 fué sitiado en el rancho de la Campana en la sierra de Ario, por el jefe realista Barragán. El encuentro fué sangriento, y habiéndose visto Rosales atacado por fuerzas superiores, se encerró dentro de la casa principal de dicho rancho con unos cuantos compañeros que le quedaban; se batió allí personalmente con extraordinario arrojo e intrepidez, logrando herir y matar a varios enemigos, hasta que acribillado de heridas cayó muerto en un charco de sangre, el día 20 del referido mes. Su cuerpo fue inhumado en el rancho de la Aguacana, inmediato a Ario”.

Víctor Rosales fallece el 20 de mayo de 1817 en Ario, Michoacán.

“Así acabó la vida de aquel denodado defensor de la libertad, que legó su nombre al pueblo de Ario en Michoacán, y a Zacatecas en una memoria gloriosa e imperecedera, mereciendo por sus muchos e importantes servicios, que el gobierno le considerara como uno de los trece principales héroes de la patria, por decreto expedido en México en Julio 19 de 1823”.

Fuente: Wikipedia. Elías Amador. Bosquejo Histórico de Zacatecas. Tomo II. Partido Revolucionario Institucional. México 1982.; Instituto Nacional para la Educación de los Adultos. Personajes de Zacatecas.; Gobierno del Estado de Zacatecas. Secretaria de Educación Pública.; Colección enciclopedia los Municipios de Mé x i c o . LOS MUNICI P IOS DE MICHOACAN. Secretaria de Gobernación y Gobierno del Estado de Michoacán.1988.; Colección enciclopedia los Municipios de México. Creative Commons.

 

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia