historia.jpg

DIARIO LA CRUZ 1913: LA SOMBRA DE MAC KINLEY

 

Earn money, if you canst honestly, but still carn money; Gana dinero, honradamente si puedes, y si no gana dinero. En los Estados Unidos se inyecta voluntad con este consejo.- Otro día hablaremos de las triquiñuelas, de los artificios de la voluntad.

-Y en política, se acepta la misma frase, sustituyendo simplemente money por land, dinero por territorio, todo es dinero al fin.

Nos interesa ahora lo que está sucediendo entre Méjico y los Estados Unidos. Parece inminente el peligro de una nueva guerra. Los norteamericanos en eso de alargar la mano y hacer la paz a costa de la independencia de un pueblo, no hacen ni más ni menos que otras grandes potencias; pero lo hacen sin estilo, un poco groseramente. Son hombres a la pata la llana.

Hasta hace unos cuatro años, se gozaba en Méjico de una paz deliciosa. El viejo Porfirio Díaz mantuvo aquella paz durante siete u ocho lustros. Se había suprimido el politiqueo, el parlamentarismo, acaso hasta la opinión pública; pero progresaba el país, aumentaban las industrias, crecían y embellecíanse las ciudades, había en los hogares pan. Fuego y amor. <<Dejémosle comer y reír, decía el viejo soldado de sus compatriotas; todavía son niños. Que aprendan ahora a ser respetuosos y a ser felices. Serán libres cuando sean hombres.>>

Se produjo un día cierta inquietud; corrió de boca en boca el nombre de señora Democracia, y muchos corazones, ¡al fin se trata de corazones juveniles! Sintiéronse heridos y enamorados. <<!Bah, no es nada! dijo el padre con benevolencia cariñosa. Un devaneo que pasara!>>

Pero, además del padre, había un tío. El tío estaba al otro lado de la frontera y era, según fama, socarrón y mal intencionado. Se acarició la perilla y pronuncio su palabra sacramental: Business: Esta palabra tiene, en los Estadios Unidos, un poder mágico. El lector debe saber que su significado es negocio. Después de la Biblio, no hay nada más importante en aquella tierra. A veces, por el valor circunstancial del caso, es más importante la Biblia.

El tío-le seguiremos considerando por el parentesco-encontró que aquel amor repentino de los mejicanos por la señora Democracia era interesante; valía la pena de sentirse Celestina. Y les dio fusiles, les dio cañones, les dio dinero a los hijos rebeldes, porque a la juventud hay que ayudarla. Se produjo la discordia y estallo el incendio. El padre, desconsolado y decadente, tuvo que huir para salvar la última página del libro de su vida -¡oh, ingratitud!- y se acabó la paz, escaseo el pan, y el fuego de los hogares creció hasta devorar los edificios. Mientras tanto, el tío forastero continuaba acariciándose la perilla y repitiendo su palabra mágica: ¡Business! ¡Business! Y siguió enviando fusiles, y pólvora y demonios encendidos.

Paso el tiempo, continuo el desastre, llego la ocasión propicia y el tío dijo: <<!Eh, señoras naciones civilizadas! Yo no puedo permitir que esos salvajes se descuarticen y asesinen a los nuestros. A mí me han matado un pariente comerciante en drogas y otro buscador de minas. A otros los tengo mal heridos por esos barbaros. Voy a sentarles la mano.

No fue todavía. En Méjico se notaba cierto movimiento de reacción. Un Félix Díaz, y un general Huerta, apoyados por los extranjeros residentes en el país u por los mejicanos más creciditos, intentaban, con mayor y menor fortuna, volver las cosas a su estado normal, suprimiendo algunos botarates. Díaz sabia de donde venía el fuego y ensayo un recurso. Hizo la maleta y se fue al Japón. Nombrarles a los yanquis el Japón es ponerles los nervios de punta. Pero Díaz y Huerta estaban desesperados, el país perdido, el enemigo con la guerra en alto, la consecuencia nacional sofocada por la ambición. Se dio el grito amenazador, que llego hasta Washington: <<¡Que vienen los japoneses!>>…

Y así están las cosas. Wilson, a quien la sombra de William MacKinley obsesiona, como a Hamlet la de su padre, no ignora que Méjico es un hueso duro de roer. Demasiado país para una intervención armada. Se quiso aprovechar la discordia reinante provocando el separatismo. Si Méjico se dividiera, si se fraccionara… entonces no sería hueso, sino un buen bisté, y, cortándolo en bocaditos podríase engullir fácilmente. Se trabaja todavía en ello. Los Estados fronterizos casi están convencidos; el separatismo, aviesamente fomentado por los norteamericanos, se ha declarado en Chihuahua. La labor es sorda y eficaz, constante y segura. Veintisiete estados de una gran nación, convertidos en veintisiete pequeñas naciones, perderían toda su fuerza.

Hemos hablado de la sombra de MacKinley. MacKinley dejo una memoria venerada en Norte América. Wilson quiere parecerse a MacKinley. Es una razón suficiente para que los españoles no nos hagan absolutamente ninguna gracia ese señor. Nos gustaba más Roosevelt cazando leones.

¿Qué pasara? A los norteamericanos les estorba Huerta, quizás porque Huerta, viejo amigo de Porfirio Díaz, está demostrando cierta eficacia. <<Ese majadero, se habrá dicho en Washington, es capaz de volver al país a su anterior estado de florecimiento de bienestar. Ni él ni Félix Díaz nos conviene. Y se le dice a Méjico que no elija presidente a Huerta. Méjico no hace caso, y entonces se le dice a Huerta que no se presente candidato. ¿Qué por qué? Porque los Estados Unidos, que sienten por los mejicanos un gran cariño y a los que quieren ver siempre independientes, no puede consentir que hagan lo que les dé la gana. La independencia ha de ser mandando Wilson en Méjico como manda en su casa. Y Huerta dice que no está para chistes, que es labor vieja y que, si llega el caso, sabe morder.

Entretanto Félix Díaz sigue en el Japón. ¿Qué hará Feliz Díaz en el Japón? En previsión de lo que puede hacer en el Japón Félix Díaz, Wilson manda tropas a la frontera mejicana. A todo eso conduce la sombra de MacKinley; pero como es una sombra al fin y al cabo, puede ser que se desvanezca y no pase nada. Tanto mejor para todos.

JOSÉ ESCOFET.

Fuente: La Cruz : diario católico Año XIII Número 4242 - 1913 septiembre 5.Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia