historia.jpg

GUADALUPE VICTORIA AL ABRIR EL PRIMER PERIODO DE SESIONES DEL SEGUNDO CONGRESO CONSTITUCIONAL

 

Enero 1, 1827.; Al cerrar dichas sesiones. Mayo 21, 1827.; Al abrir las sesiones. Septiembre 1, 1827.; Al cerrar las sesiones extraordinarias. Diciembre 24, 1827.

El General Victoria, al abrir el primer período de sesiones del 2do. Congreso Constitucional, el 1 de Enero de 1827.

Conciudadanos representantes y senadores:

Ha fenecido el año de 1826, después de una larga y jamás interrumpida serie de prosperidades para la República.

Vosotros que de todas distancias llegasteis á consignar los votos públicos; vosotros sabéis como testigos, que si es grata y halagüeña la memoria del tiempo que pasó, es más dulce y lisonjero el futuro que prodigiosamente se desenvuelve ante los ojos del observador.

Al nacer el período que fijó el Código Fundamental para la renovación de las Cámaras, se multiplican los títulos de júbilo nacional, porque la lozanía y el vigor de la República en concierto con sus instituciones, causan la felicidad del cuerpo social, y han podido combinarla con los goces y la ventura de todos los asociados.

Armonía tan admirable, y la correspondencia de los sucesos á las esperanzas que habíamos concebido en el ario anterior, nos alientan á vaticinar la continuación sin término de los favores de la Providencia.

Se instala, señores, el segundo Congreso Constitucional de la Unión.

La ley me llama á presenciar este acto verdaderamente augusto y plausible, y es la misma que os ha confiado el inestimable poder de alzar el nombre y la gloria de México á la altura de sus destinos.

Cada día se adelantan y se robustecen más nuestras relaciones exteriores.

En los tratados que se habían aprobado y concluido con la Gran Bretaña, se hicieron las aclaraciones que exigían algunos artículos adicionados en el Gabinete de St. James, y ha pasado á Londres un Enviado Extraordinario facultado para acreditarse como Ministro Plenipotenciario, á fin de concluir esta interesante negociación.

Ha sido acogido favorablemente, y es de esperar que el Congreso pueda ocuparse en sus sesiones del primer año de un negociado que consolidará las francas y amigables relaciones que existen ya entre el Gobierno y el pueblo de Inglaterra, con el pueblo y el Gobierno mexicanos.

Para Gibraltar, se ha nombrado mi Cónsul con aprobación del Senado, y con el objeto, entre otras miras, de proteger el comercio que se hace por aquel Punto.

Se han presentado el Cónsul general, Vicecónsul y Cónsul particular para Veracruz, de S. M. el Rey de los Países Bajos, debidamente acreditados: en consecuencia, se les concedió el Exequátur y se hallan en el pleno ejercicio de sus funciones.

El Gobierno ha autorizado cerca de aquella Corte un Encargado de Negocios, y se promete que este nombramiento será cumplidamente apreciado en medio de los embarazos que ofrece la posición de dicho país, respecto de las grandes potencias continentales de Europa.

Se presentó, bajo el carácter de Agente comercial de Francia, una persona nombrada por el Vicealmirante Duperré, Jefe del crucero de las Antillas, y por esta circunstancia se suspendió el Exequátur hasta que reciba la autorización directa y en debida forma de su Gobierno, y sólo se le ha admitido como Agente confidencial, clase que hoy disfruta en París un ciudadano de México.

Bajo este concepto, se han considerado la interposición de sus oficios y el nombramiento que ha publicado de agentes subalternos en Veracruz, Tampico y San Luis Potosí.

El Gobierno francés ha adoptado esta disposición después de que empleó sus consejos amigables para hacer que España reconociese primero la Independencia de las nuevas Repúblicas.

Esta conducta de Francia es consecuente á, los deseos generales que las naciones de Europa han alimentado siempre á favor de la emancipación de las Américas.

Es consecuente á los intereses políticos y comerciales del pueblo francés, y resultado de la unión que bajo este respecto se conserva, afortunadamente, y progresa entre los Gabinetes de Francia é Inglaterra.

Sólo se advierte una diferencia accidental en los pormenores de la marcha que condujo á Inglaterra hasta el punto á que han llegado nuestras relaciones y la que observa el Gabinete francés en la explicación de sus benévolas intenciones hacia la causa de la libertad de América.

Yo me complazco en los adelantos que ha producido en nuestras relaciones con Francia la resolución de obsequiar, sin menoscabo de la dignidad de la República, el nombramiento del Agente francés. S. M. el Rey de Francia ha mandado admitir en todos sus puertos el Pabellón Mexicano, bajo los mismos términos que se ha recibido y admitido la bandera francesa en los puertos de la Nación.

Ella va nivelando sus relaciones de amistad y comercio con la Francia, al pie en que existen tiempo há con Inglaterra por la anticipada manifestación de sus principios liberales.

Resta, sin embargo, que estas relaciones acaben de fijarse en términos más francos, que inspiren absoluta confianza á los súbditos de ambas naciones, para estrechar definitivamente los intereses recíprocos del pueblo francés con el nuestro.

Las ciudades anseáticas nombraron un Comisario general de Comercio que ha sido admitido al ejercicio de sus funciones.

Ha sido despachado por el Ejecutivo un Agente mexicano de Comercio que residirá en Hamburgo.

El Gobierno de S. M. el Rey de Prusia no autorizó en debida forma á un Agente Comercial; y entretanto no se verifica, se obsequiará, solamente su mediación á favor de los intereses y súbditos de aquel país, conciliándose el decoro nacional con mi viva, propensión á inclinar los Gabinetes de las naciones extranjeras á que usen de la franqueza que caracteriza en todos sus actos al Gobierno Mexicano.

No ha presentado todavía sus credenciales el Agente interino de comercio que se sabe haber nombrado S. M. el Rey de Baviera.

El Rey de Wurtemberg ha resuelto establecer CCM nosotros relaciones mercantiles, autorizando como su Agente á un individuo que se halla en esta capital y aún no ha entregado sus patentes.

Nada ha alterado las amistosas relaciones de nuestros Estados con los del Norte de América.

Después de concluidos los tratados de amistad, navegación y comercio con su Ministro Plenipotenciario cerca de la República, se han pasado á las Cámaras.

El Congreso, dando preferencia á este importante negocio, apresurará la final consolidación de nuestras relaciones con una nación cercana á nosotros, y que nos está unida por las enérgicas simpatías que produce necesariamente la identidad en el sistema y forma de Gobierno.

Se halla detenida la Comisión científica de límites por la falta de autorización para los gastos que ha de erogar en sus trabajos.

El Congreso Americano que atrajo sobre sí la atención del mundo civiliza.do, tuvo lugar en la ciudad de Panamá, y sus trabajos se adelantaron con tanta felicidad, que en Septiembre regresaron los Plenipotenciarios de México conduciendo los tratados, á que las Cámaras concederán la privilegiada atención que merece por tantos títulos el Pacto Federal de la grande familia americana.

Allí se acordó la traslación del Congreso al Territorio de la República, donde será obsequiado franca y amigablemente, tanto como es debido á la plenipotencia de las Repúblicas á que nos hallamos ligados por íntimas relaciones y lazos fraternales.

Vinieron ya dos de los Ministros de Colombia y Guatemala, uno de los Estados Unidos del Norte, y en breve se esperan otros, para la continuación de las sesiones del Gran Congreso en la Villa de Tacubaya.

Ha llegado á esta capital un Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario de los Estados Unidos del Centro de América, autorizado para iniciar, ajustar y concluir con este Gobierno las estipulaciones y convenios que sean más conformes á la justicia é interés de ambos pueblos y arreglar los límites de sus respectivos territorios.

Se ha presentado un cónsul General de la República de Chile para residir en Tepic, y se le ha librado el correspondiente Exequátur.

Todas las probabilidades anuncian un próximo cambio en la Constitución de Colombia.

El Gobierno Mexicano, consecuente á sus principios, no intervendrá directa ni indirectamente en este acontecimiento, y se limitará á mantener y conservar intactas sus amigables relaciones con nuestra aliada la República de Colombia.

Sean las que fueren las causas que hayan obrado en tan inesperado movimiento, ningún influjo, aun el más remoto, ha de ejercer en la suerte de la República de México, donde son amadas sus libres instituciones con el más ardiente entusiasmo, porque ellas en su esencia no admiten mejoras de algún orden, aun cuando se pretenda compararlas con las diversas modificaciones que han recibido en todas épocas los pactos que arreglan los derechos y las obligaciones de los pueblos.

Mientras más abyecta y miserable es la situación de España, más esfuerzos hace para alcanzar algunas ventajas, aunque sean efímeras, en los puntos de América que ha perdido para siempre.

En este año ha reforzado considerablemente su marina en la Isla de Cuba y ha, aumentado su guarnición. Sus amagos son ya bastante conocidos. La escuadrilla de Laborde se presentó á mediados del año en las costas de Colombia: dos fragatas se avistaron poco tiempo después por Tampico.

Esta, misma escuadrilla fué dispersa en un temporal que sufrió en el Canal de Bahama y Mar de las Antillas, y es probable que en mucho tiempo no pueda repararse por haber sufrido descalabros de consideración.

Parece que se acerca el momento de una transacción que termine definitivamente las desgraciadas diferencias que nacieron, sobre la posesión de la Banda oriental del Río de la Plata, entre la República Argentina y el Gobierno de S. M. el Emperador del Brasil. Esta parte interesante del Nuevo Mundo, dando una Constitución á Portugal, ha ofrecido al asombro del Universo el fenómeno tan singular en la política de las naciones, de que una Colonia en los días de su regeneración haya alcanzado á destruir las cadenas de su antigua Metrópoli en cambio de las que recibió siglos antes.

El Nuevo Mundo es la cima de los grandes prodigios, y en él ha aparecido la feliz combinación de la estabilidad de los gobiernos con el goce y posesión de las garantías sociales. Entretanto, la alarma estacionaria de España ha tenido aumentos por el temor del contagio de los principios que van radicándose en Portugal.

El Gabinete de Madrid fluctúa en la incertidumbre de su propia suerte, y no bastando sus recursos aun para sostener el actual orden de cosas, no podrá intentar jamás, con probabilidad de algún éxito, la soñada reconquista de las Américas.

Las relaciones que México establecerá adelante con el resto de los Gobiernos de Europa, comprendido el obstinado de España, dependen esencialmente de la dirección y giros de su política en orden á la existencia de los nuevos Estados:

La Asamblea General Americana uniformará los principios magnánimos de la conducta de las naciones del Nuevo Mundo, con los pueblos que les han precedido en la carrera de la civilización. para que á, la sombra de Gobiernos moderados y de instituciones filantrópicas aseguremos para nosotros la amistad de todos los hombres.

La amigable composición de los Gobiernos del Brasil y Buenos Aires, es un deseo de la América para que se desvanezcan los temores que pudieran alimentarse sobre el final resultado de la guerra en que se han comprometido dos naciones americanas.

Los disturbios y agitaciones de Guatemala, desaparecerán tan presto como sus habitantes escuchen la voz imperiosa de la Patria y del Nuevo Mundo que reclaman el sacrificio y desprendimiento de las pasiones é intereses privados en obsequio de la paz universal.

Afortunadamente se descubre en los nuevos Estados una tendencia muy activa hacia el orden y estabilidad, que frustra las consecuencias de choques momentáneos.

Entretanto, los Gabinetes de Europa se ocupan de su peculiar situación.

Convengamos, señores, en que los progresos de nuestro crédito en el exterior están ligados con la continuación de la marcha que seguimos hasta aquí, juiciosa y circunspecta, y con el respeto á los fueros de todas las naciones, y los principios salvadores que ordena su conducta respectiva.

Pero es tiempo ya de consagrar una ojeada á los adelantamientos de la República, tan asombrosos cuando despliega sus inmensos recursos.

Me acompaña un inextinguible gozo al asegurar á las Cámaras que las rentas de la República han excedido en más de un duplo á lo que fueron en el año de 1823.

En el anterior han sido cubiertas nuestras atenciones en su totalidad sin nuevos empeños, y ocurriendo á los préstamos exclusivamente para los gastos extraordinarios.

Ellos se disminuirán notablemente en el presente de 1827, porque provista la República de Marina, vestido y armado el Ejército, y llenos nuestros almacenes de los útiles necesarios á todas sus clases, resulta disminuido el presupuesto general que será presentado dentro de algunos días á las Cámaras.

Volviendo á los ingresos generales, éstos se presentan á la entrada del año prodigiosamente aumentados: los puertos de Veracruz, Tampico de Tamaulipas y Refugio en el Norte, son. muy concurridos; los de Acapulco, San Blas y Mazatlán en el Pacífico, reciben valiosas expediciones de la India y Guayaquil que ya necesitan los mercados para su surtido.

Los reglamentos de las Aduanas marítimas, el plan de comisarías, el de la Tesorería general, y el arreglo de los resguardos, con otras consultas interesantes, dirigidas á completar el sistema de Hacienda, todo está á la aprobación de las Cámaras.

Yo les recomiendo eficazmente la conclusión del Arancel de Aduanas marítimas: el especulador necesita de bases fijas para su giro, y la Hacienda el ingreso que debe producirle.

Los créditos activos merecen el mayor cuidado del Ministerio del ramo: un número considerable de cuentas atrasadas, cuya liquidación parecía imposible, la han obtenido con positivo resultado á favor de la Caja nacional, y la gran masa de expedientes en que igualmente es interesada la Hacienda pública, ha pasado á, los juzgados respectivos para su curso legal.

Los créditos de la República con el extranjero han sido religiosamente cubiertos, y respecto á los empleados, no solamente han recibido íntegro su haber, y el soldado la alta paga, sino que proporcionalmente se han satisfecho á todas las clases del Estado algunas sumas que se les adeudaban en los años anteriores.

A los cosecheros de tabaco se ha abonado una respetable suma por cuenta de sus frutos en la actual cosecha; y el Gobierno ha arbitrado ya los medios para llenarla brevemente.

Las Cámaras han sido impuestas oportunamente del estado en que quedaban nuestros fondos en Londres el 19 de Octubre último, y del pase de la Agencia de esta República á la opulenta casa de los Sres. Baring Hermanos y Compañía.

El Ejecutivo ha visto con el mayor sentimiento el trastorno general que ha padecido el comercio extranjero, al mediar el año pasado, en los mercados de Europa, y muy señaladamente en la plaza de Londres: las casas de mayor fortuna dieron punto á sus negocios, y por efecto de esta desgracia inesperada, de que acaso no se presente ejemplar, vaciló la casa que depositaba las confianzas del Gobierno y sus fondos, y fué circunstancia precisa de su situación el respaldo de algunas letras giradas por el Ministro de Hacienda: acerca de las que se han recibido protestadas de no pago, se ha convenido ya éste por el Gobierno con sus tenedores satisfactoriamente, y lo mismo se verificará con las que se mantienen sin aceptación luego que se reciba la circunstancia de no haber sido satisfechas á su vencimiento.

Dejo al juicio de las Cámaras valorizar la enérgica actividad con que ha procedido el Ejecutivo en este acontecimiento tan desgraciado como imprevisto.

El crédito nacional no pudo recibir un amago más fuerte, pero él se ha sobrepuesto á las circunstancias, y en los mercados de Europa es superior á todos los de las nuevas Repúblicas.

El Gobierno, para aumentarlo hasta el punto que se desea, no sólo ha hecho efectivas remesas de caudales bastantes á acudir al pago de los dividendos de amortización é intereses, sino que ha tomado las más precisas disposiciones, á fin de que con la anticipación debida sean cubiertas todas nuestras obligaciones en el presente año.

Yo, señores, no descubro un solo ramo de la Hacienda sin creces admirables.

No tardarán en presentarse por el Ministerio respectivo datos incontestables de esta verdad tan lisonjera.

Los amigos de la República observan con la más grata complacencia que la mayoría de las empresas de minas, después de haber ocurrido á las obras que son previas á la extracción de metales, comienza á obtener los frutos de sus afanes.

Penetrado el Ejecutivo de que el honor de la República reclamaba el establecimiento de un museo de antigüedades mexicanos que fijase á un tiempo la atención y las miradas del filósofo, del naturalista y del observador, dispuso la colección de preciosidades que llegará á su complemento cuando el Poder Legislativo haya decretado la ampliación de que tanto es susceptible.

El precioso específico que salva, á la juventud de la viruela desoladora, se ha conservado y propagado en toda la República, especialmente desde que asomó la epidemia en Yucatán, aunque felizmente sin progreso alguno.

La benéfica ley de caminos se ha dado, y el Gobierne espera fundadamente hacer producir todos sus efectos, especialmente favorables á la industria fabril, al comercio y á, la agricultura.

Para añadir las riquezas del ingenio que se desenvuelven en las grandes crisis de las naciones, á. los tesoros inagotables de nuestro suelo, es urgentísima la ley de instrucción pública para que la enseñanza, elemental mejore la suerte de la generación que nace, y difunda con las máximas de la virtud, los principios de libertad en nuestro dócil y afortunado pueblo.

La antorcha de una nueva civilización brillará con más esplendor en el Nuevo Mundo; nuestros conatos se encaminarán siempre á que desaparezcan los errores y preocupaciones que contradicen las saludables reformas.

Va generalizándose en todos los Estados la enseñanza mutua tan relacionada con la moral y la política.

Sin contar los mexicanos con otro caudal que el de su feliz disposición, han sobresalido al través de la obscuridad que rodeaba á la administración anterior.

Ahora todo es luz, y el Congreso atraerá sobre sí las bendiciones nacionales siempre que proteja y asiente el estudio de todas las ciencias, particularmente las económicas, morales y políticas.

El Archivo General que mandó organizar el Ejecutivo, contiene ya innumerables documentos que servirán para la formación de los anales mexicanos.

La experiencia, señores, esta maestra del acierto y guía de los pueblos, nos ha enseñado que el Congreso, meditando profundamente sobre la ley de imprenta libre, pondrá suficiente coto á la licencia, sin menoscabo de esa inestimable garantía de las instituciones fundamentales. La libertad se sostiene por el orden.

Se perfecciona de día en día la Administración de Justicia. Por la ley de 14 de Febrero que ordena el modo y grados en que la Suprema Corte de Justicia debe conocer de los asuntos que le ha sometido la Constitución, y por su reglamento provisional decretado en 13 de Mayo, se ha organizado completamente ese Tribunal y ha entrado en la, plenitud de sus funciones.

En consecuencia de la de 20 de Mayo que hace la división provisional de Circuitos y Distritos, y arregla unos y otros Juzgados, se designaron los lugares que por ahora se han estimado más á propósito para su residencia, á reserva de variarlos con mejores datos; se convocaron pretendientes para su provisión y la de las Promotorías de Circuito; se ha verificado ésta por la mayor parte, excepto en una ú otra de estas plazas en que no ha podido tener lugar la propuesta en terna por falta de pretendientes.

Para proveer estas vacantes se ha publicado nueva convocatoria, y para, la pronta instalación de todos los Juzgados se han dictado las providencias más oportunas que sucesivamente van produciendo su efecto; entretanto, se ha cuidado de excitar á los Jueces que por el anterior sistema tenían el conocimiento de los asuntos de Hacienda para el pronto despacho de aquellos en que se versa el interés general de la Federación.

Resta todavía perfeccionar en ella la Administración de Justicia en Primera Instancia, en todos los puntos en que no reside el Juez de Distrito, cuyo vacío no puede menos que producir grandes inconvenientes, y, por lo mismo, el Gobierno estima este asunto digno de preferencia.

Por decreto de 23 de Mayo se encargaron interinamente á la Suprema Corte las funciones propias de las Audiencias de las tres Salas para el Distrito y Territorios de la Federación.

Por este oportuno decreto se remediaron los embarazos que se experimentaban en los Territorios por la falta de Tribunales Superiores propios.

Por el de 15 de Abril se pusieron bajo la inspección del Gobierno General los Juzgados de Letras de la Capital que antes estaban bajo la del Estado de México.

Sigue administrándose por ellos la justicia con regularidad; se desean, sin embargo, especialmente para los Territorios, las sabias mejoras consiguientes al nuevo plan de que se ocupan las Cámaras.

Por efecto de la actividad con que se ha continuado persiguiendo y castigando á los ladrones, han cesado las violencias de este género y afianzándose la seguridad de las personas y propiedades; y si se ha perpetrado uno ú otro crimen de carácter atroz, como sucede aun en los países más bien organizados, la vindicta pública ha sido satisfecha, presentándose el más pronto y ejemplar escarmiento.

Cada día aparece más necesario el ejercicio del patronato para remediar los graves males que sufren todas las Diócesis, especialmente las que cuentan más tiempo de Sede vacante, y para recompensar dignamente á tantos eclesiásticos beneméritos que contribuyeron á la libertad de la Patria con su sangre, sus doctrinas y gloriosos ejemplos y á, otros que, en medio de largas privaciones, jamás han desmentido el carácter apostólico de padres y pastores de los pueblos.

El Ejército, esta familia de héroes, continúa y mejora en su arreglo y sobresaliente disciplina.

Las tribus que habitan. en las orillas de los ríos Yaqui y Mayo, que corren en las extremidades del Estado de Sonora, han proseguido en sus hostilidades.

El Gobierno ha procurado cortar de raíz estos escándalos y los auxilios de tropa que oportunamente se envían, contribuirán á asegurar la paz de aquellos habitantes.

El Gobierno espera la resolución de los puntos que se han elevado para consideración de las Cámaras, sobre arreglo del Cuerpo de Ingenieros: el importante del Colegio Militar de Perote para su translación á otro lugar; aprobación de los presupuestos de fortificación, goces y atribuciones de los primeros Ayudantes de Caballería; premios á la guarnición de Veracruz; arreglo de la milicia activa; fuero de los auxiliares del Bajío; reformas sobre el contingente del Ejército; Asesores para las Comandancias generales; sobre desertores y otros varios cuya resolución es muy importante para el total arreglo de los diversos ramos del Ejército.

La Marina Militar hace su servicio con exactitud, cruzando sobre las costas del Seno para vigilarlas y evitar los contrabandos, lo que ha conseguido con fruto: esta medida ha impedido en el verano pasado la absoluta aparición de piratas que en todas épocas han infestado nuestros mares, con gran perjuicio del comercio. La escuadrilla de Veracruz se hizo á la mar con instrucciones reservadas del Gobierno.

Las Academias dirigidas por oficiales de la Marina facultativos, sin erogar al Erario otro gasto que el de los sueldos de estos empleados, proporcionan á la Nación oficiales del arma perfectamente instruidos.

En toda la vasta extensión de la República se conservan el orden y la tranquilidad.

Si en la época de elecciones se notó algún calor, fué el mismo que aparece en todos los pueblos libres y en uso de los derechos consagrados en nuestra ley fundamental.

Conciudadanos: Dios nos protege. Sea siempre la Patria el preferente objeto de nuestros comunes votos y de nuestros esfuerzos.

Contestación del Sr. D. José María de Bocanegra, Presidente del Congreso.

Plausible es ciertamente y venturoso para los mexicanos el día en que renovándose el Cuerpo Legislativo de la Unión, se ostenta al mundo el cumplimiento más exacto del Código fundamental que los rige. Para ninguno es indiferente el acto augusto de que nos ocupamos.

Todos celebran la repetición de esta solemnidad, porque bastando ella sola y por sí misma para convencer el orden y reglada marcha de nuestras instituciones admirables, hace, por decirlo así, práctico el adorable dogma de la Soberanía del pueblo, pues que éste asume y ejerce su poder en los períodos constitucionalmente establecidos.

Congratulémonos, ciudadanos, al ver entre nosotros mismos demostrado que el Gobierno representativo popular federal no es una quimera, sino una organización completa y un sistema perfecto, suficiente para elevar á los hombres en sus asociaciones al rango, poder y nombradía á que han llegado y de que han sido y son capaces los más poderosos pueblos del orbe.

Sea enhorabuena, y jamás se olvide, que al instalarse el segundo Congreso Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, nada se encuentra capaz de hacerlo retrogradar ni un ápice en su carrera.

El Ejecutivo, el día de hoy en su Mensaje, acaba de presentar un cuadro que hará honor siempre á la tierna República Anahuacense, y es fuerza confesar en su vista que no sólo con instituciones góticas ni con rancias leyes se gobierna; sino que también los pueblos nuevos saben regirse sin contar ni envanecerse con un caduco establecimiento, pues basta obedecer á la experiencia, á la razón y á la naturaleza.

No puede, en nuestras circunstancias, ser más floreciente el estado político de la República, ni se oirá sin interés y gloria patricial el crece y aumento en que están los interesantes ramos de Crédito público nacional, administración de justicia, arreglo de tribunales, seguridad pública, salubridad, y, lo que es más, la ilustración, fuente, origen y principio de todo bien.

Nuestras relaciones son, sin duda alguna, satisfactorias, ya se considere lo interior ya lo exterior: en los Estados reina la mejor armonía, y á la sombra de la paz crece la abundancia, multiplicándose la industria y la riqueza: con las Potencias extranjeras cada día se aumentan y se estrechan más los vínculos de correspondencia y amistad, y es sin duda muy grato recordar que los Tratados pendientes con la Nación Británica serán bien concluidos por ambas partes contratantes: igualmente es agradable el muy fundado concepto que forma el Ejecutivo respecto á la Francia: también lo es que nuestra República recibe y envía Agentes diplomáticos y Cónsules, entrando en comunicación con los Gobiernos de las Ciudades anseáticas, del Rey de Prusia, del de los Países Bajos, del de Baviera, del de Wurtemberg y otros.

Dejemos á la infeliz y degradada España que se divierta con planes ideales de reconquista: siga, si así lo ha querido, en. su pertinaz resolución de no entrar jamás en acomodamiento alguno con las que llamó sus colonias, que éstas, entretanto, caminan con paso firme á la felicidad y grandeza á que las destinó el Supremo Autor de las sociedades.

Tendrá desde luego muy presente el Congreso en sus dos Cámaras la referencia y recomendación que ha hecho y hace el Ejecutivo de asuntos importantes al bien y prosperidad de la República: se ocupará, ciertamente, de cuanto tienda á tan sagrado y saludable objeto; sin desviarse, sí, de aquellos principios que conducen al acierto en los Cuerpos representativos, guardándose la lentitud y calma que impiden el desacierto y la injusticia que comúnmente acompañan á resoluciones festinadas y del momento.

A la verdad, ciudadanos, yo no debo decir más; y por lo tanto, dirigiendo nuestros votos de reconocimiento al Ser Eterno que con tan benéfica mano nos protege, pasemos ya á cumplir este mismo día, en diferente acto, con lo prescrito por la Constitución, antemural y depósito de nuestras libertades patrias, cuyo sostén será, siempre la divisa de los representantes del pueblo mexicano.

El General Victoria, al cerrar el Congreso sus sesiones ordinarias el 21 de Mayo de 1827.

Conciudadanos del Senado y de la Cámara de Representantes:

La augusta ceremonia que al principio del año me unió á vosotros en este santuario de las leyes, me proporcionó observar de cerca el júbilo intenso del pueblo y la confianza retratada en los semblantes de los mexicanos, de que vuestro tierno y vivo anhelo por la causa de la República, aseguraría no menos los adelantamientos de su dicha que la consagración inalterable de tantos bienes que costaron grandes sacrificios.

El mismo pueblo y el de toda la Nación, testigos de vuestra sabiduría, de la prudencia y energía que habéis manifestado en circunstancias de alguna dificultad, hoy me acompaña á dirigiros la expresión de la gratitud nacional, porque en vuestras manos ha sido inviolable el depósito sagrado de nuestras libertades.

Ha reinado la más feliz armonía entre los poderes investidos por la Constitución de la soberana facultad de proveer á las necesidades públicas por medio de leyes justas y oportunas.

Nuevos desengaños reciben los enemigos del engrandecimiento de esta Nación magnánima, y nuevos testimonios ha dado ella, en el curso del año, de su poder y de su unidad, de la fuerza de la opinión y de la universal concordia de todos los ciudadanos para sostener el tremendo voto pronunciado en el altar de la Patria.

Prometí, señores, una vez, afianzar con mi sangre su Independencia y Libertad; y este juramento que repite sin cesar mi corazón, ha dirigido mis operaciones en el tiempo que he disfrutado la gloria de gobernar mexicanos. Veréis, señores, que las naciones son justas para con nosotros: veréis que el cielo nos protege.

Las relaciones que existen tiempo há entre el Gobierno de S. M. B. y el de la República, se han fortificado en el período corrido del presente año. Nuestro Encargado de Negocios en aquel Reino condujo personalmente el tratado de amistad, navegación y comercio, concluido felizmente por el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la República, que firmado en Londres el 26 del último Diciembre, mereció la aprobación de las Cámaras; y habiendo obtenido la ratificación del Gobierno, volvió á aquella Corte para su canje.

Los pueblos, señores, os bendicen porque disteis término á esta interesante negociación, que tanto ha de influir en el progreso de nuestro crédito en el mundo civilizado. Se nos ha prometido para la vuelta de los tratados un Ministro Plenipotenciario, y el de la Nación Mexicana, nombrado oportunamente, disfrutará de este rango honorífico en la Capital de la Nación que tanto influye en los destinos de la Europa.

Entretanto, ha quedado autorizado el Secretario de la, Legación de la Gran Bretaña como Encargado de Negocios, y el Gobierno de México ha dado el mismo carácter á su Agente en Londres.

El de la República en París ha sido admitido por el Gobierno de S. M. Cristianísima al ejercicio de sus funciones de Agente general de Comercio; pero el modo y forma de esta recepción, así como el arreglo definitivo de otros puntos importantes ha sido reservado para el momento de la llegada á Francia del expresado Enviado Extraordinario, á quien se le expidieron los pasaportes necesarios del Gobierno francés, y ha salido de Londres para aquella Corte el día 19 de Marzo.

Los Agentes mexicanos de Comercio continúan con la misma consideración en los puertos de aquel Reino.

La ciudad libre de Lubeck ha admitido un Agente mexicano de Comercio, que desempeñe sus funciones con separación del que antes existía con ese carácter en Hamburgo.

El Gobernador General de las Antillas Danesas nombró por órdenes terminantes de su Gobierno un Cónsul de Dinamarca en la República; mas careciendo el despacho del indispensable requisito de la sanción inmediata del Rey, se ha diferido, hasta que la obtenga, la concesión del Exequátur.

Debe esperarse que el Gobierno de Dinamarca no pulsará embarazo en mandar expedir este nombramiento conforme á los usos generalmente recibidos; y el de México se apresurará entonces á mostrar con su admisión la, sinceridad de sus sentimientos para con todas las naciones.

S. M. el Rey de Haunover ha dado á un individuo el carácter de Agente Consular para residir en la República. Sus patentes, que se suponen concebidas en las formas de estilo, serán obsequiadas luego que se presenten.

Los tratados de amistad, navegación y comercio con los Estados Unidos de Norte América, han sido aprobados por el Senado de aquella República con algunas reformas y modificaciones: lo que nos conducirá á renovar las negociaciones, teniendo presentes los deseos de la Cámara de Representantes, que se ha ocupado del negocio cuanto le permitieron otras graves y urgentes atenciones.

Entre ambos Gobiernos continúa la mejor armonía y están de acuerdo en celebrar lo más pronto posible el Tratado de Límites, que es tan necesario para la conservación de la buena inteligencia de dos naciones confinantes y amigas.

El pronunciamiento del Ejército colombiano que salvó al Perú, á favor de la Constitución de su patria, dejó al pueblo peruano en la libertad de reclamar las Leyes Fundamentales que le dieron sus legítimos representantes.

La Administración del Perú ha cambiado, y las noticias más recientes confirman que esta mudanza se ha obrado conforme á los intereses y á los deseos del Perú.

La guerra de la República Argentina con el Emperador del Brasil se sostenía, aunque es muy probable se terminen estas diferencias, especialmente desde que el Gabinete de Río Janeiro, autorizando Ministros Plenipotenciarios para la Asamblea, de Tacubaya, ha explicado las intenciones de fraternidad que lo animan para con los nuevos Estados americanos.

No se sabe que algún suceso haya alterado la marcha próspera de los negocios de la República Chilena.

Al punto de alterarse la paz en la República de Colombia regresó á ella su Presidente Simón Bolívar; y todos los datos y noticias oficiales acreditan que van desapareciendo los temores de una retrogradación en aquella República aliada; retrogradación que pudiera ser funesta en sus resultados á la causa de su libertad.

Aunque sean muy sensibles los acontecimientos de los Estados Unidos del Centro de América, no contemplo muy distante la época del restablecimiento de la tranquilidad, alterada allí por la inexperiencia, que ha producido fatales equivocaciones, que desaparecerán sin duda luego que los ánimos agitados escuchen los consejos de la prudencia y los de los amigos sinceros de esa preciosa parte del Nuevo Mundo.

México y todas las naciones americanas se mantienen dichosamente unidas por sus votos y por la conformidad de intereses y obligaciones.

España, comprometida con Portugal, por su conducta solapada y pérfida ha tenido que esforzarse para ocurrir á su propia defensa, después de que sus antiguos aliados parece la han abandonado á la suerte de sus caprichos.

Ninguna probabilidad ofrece la actual situación de España de que pueda renovar sus desesperadas tentativas contra América.

Nuestro crédito en las naciones extranjeras se mantiene con superioridad al de las otras repúblicas modernas.

Hasta el mes de Marzo nuestros bonos habían tomado en Londres un alto precio.

Tenemos el suelo más privilegiado de la naturaleza en todas sus partes y extremos.

Las luces, el celo y actividad que los representantes de la Nación han acreditado en las sesiones que hoy terminan, para la organización del sistema de Hacienda, y lo mucho que aún se espera de sus continuos afanes, todo promete que la existencia política de la Nación se consolidará irrevocablemente con admiración de todas las naciones.

El estado de la Hacienda pública se puso de manifiesto á las Cámaras luego que abrieron sus sesiones, con la Memoria del Secretario del Ramo, comprensiva del último año económico que concluye en Junio de 1826.

Por ella consta que bastaron los productos naturales de nuestro suelo para sostener todas las cargas comunes; y para la continuación de esta grande felicidad, el Ejecutivo ha dictado las providencias conducentes al mejor arreglo de la Administración, en lo que pertenece á sus atribuciones.

Para la perfección tan urgente del sistema, ha elevado el Gobierno á las Cámaras diferentes iniciativas.

Será siempre sensible que la obediencia á la ley en que se previene dar hoy punto á las sesiones, no os haya dejado unos días más para concluir el nuevo Arancel de Comercio, en el que habéis manifestado profundos conocimientos y que escucháis las lecciones tan saludables de la experiencia.

Desgraciadamente se ha escapado el tiempo antes de que pudieseis proveer al arreglo de las Aduanas marítimas y Comisarías generales, cuyos planes se han formado y presentado á fin de que cesen los nombramientos interinos, siempre ruinosos y siempre perjudiciales, y se doten los empleados absolutamente precisos y puedan dedicarse con todo interés al desempeño de sus obligaciones.

Estos importantes negocios no tardarán en volver á ocuparos.

La Administración de Justicia se ha adelantado cuanto permiten las circunstancias.

El establecimiento de los Tribunales Federales, como enteramente nuevo, ha experimentado las dificultades que son propias de toda creación.

Estas se han superado en parte, y su total vencimiento está preparado del modo más seguro, por la observación y perfecto conocimiento de ellas mismas, debido á los primeros ensayos.

Ya desde los fines del año anterior se habían hecho observaciones importantes en este particular; y el Secretario del Ramo, en su Memoria de este año, manifestó el estado de la Administración de Justicia, indicando las medidas que podrían adoptarse para darle el impulso conveniente.

El tiempo que ha transcurrido ha sido muy útil para reconocer extensamente todas sus necesidades, según las ha ido ofreciendo la práctica, sacando de ella misma, como fuente la más segura, las indicaciones de los remedios.

Sobre estos antecedentes, el Ejecutivo, en repetidas comunicaciones, ha ofrecido al Congreso, ya en particular, los casos, dudas y consultas, según han ido ocurriendo; ya en general, reunidas bajo un punto de vista, las cuestiones más importantes y dignas de su consideración; y últimamente, como fruto de la experiencia, ha iniciado el proyecto de ley que á su juicio conviene dictar, en el que cree estar comprendidas y resueltas todas las dudas.

Por consecuencia, este ramo se halla en el punto más adelantado que es posible por ahora, siendo una ventaja incalculable el disfrutar ya un pleno conocimiento de las fricciones y resistencias de la máquina y preparados los correctivos que deben aplicársele, como sin duda se verificará en las primeras sesiones del Poder Legislativo.

Nuestros negocios eclesiásticos, aunque hasta ahora no han podido arreglarse, no ofrecen embarazos capaces de perturbar ó impedir de algún modo la marcha de la pública Administración.

Nuestro Enviado á Roma, continúa en Bruselas, esperando las instrucciones con que el Congreso crea que deba entablar su comunicación y relaciones con la Silla Apostólica.

Se han dictado por el Ejecutivo las órdenes necesarias para el cumplimiento de las leyes expedidas sobre bagajes del Ejército, Milicia activa, ayudantes inspectores de los Estados internos, Compañía de alabarderos y Tribunal Supremo de Guerra y Marina.

Una parte de la marina se halla en campaña á la vista del enemigo desde Diciembre del año anterior; y aunque con fuerzas inferiores, el acreditado Jefe que la manda sostiene 'el honor del pabellón con ventaja, causa daños enormes al comercio de Cuba y ha hecho diversas presas, sin que hasta ahora haya ocurrido á nuestros buques algún suceso adverso.

La guerra de los indios yaquis en el Estado de Occidente ha quedado terminada.

Las disensiones que causaron en Nacogdoches algunos aventureros del Norte se han concluido felizmente con su dispersión y muerte de los caudillos.

El Gobierno, para evitar la repetición de semejantes atentados, pondrá á aquella, frontera en estado muy respetable de defensa.

La asonada militar de Durango terminó desde luego por la ley salvadora que dictaron las Cámaras y la actividad de las providencias del Gobierno.

El orden y la tranquilidad se han restablecido en aquel Estado á contento de sus habitantes.

El Ejército conserva su instrucción y brillante disciplina.

En los Estados de Chiapas, Tabasco y Yucatán apareció la epidemia de viruelas sin causar mayores estragos, á merced de las providencias que han dictado sus Gobiernos respectivos para contener los progresos del mal, así como las del de Veracruz para evitar el contagio.

El nuevo establecimiento de Minería se ocupa con éxito de los trabajos que le encomendó la ley de su creación, y prosigue los suyos la Comisión del Desagüe de Huehuetoca.

Convencido de la urgente necesidad de coordinar el plan más conveniente para la Instrucción Pública en el Distrito Federal y Territorios, nombró una junta de literatos conocidos que ha comenzado á llenar los objetos de mis deseos.

Durante los meses que han pasado del año se ha logrado el descubrimiento de los pocos enemigos que aún se afanaban por destruir las libertades de más de seis millones de mexicanos. El castigo de los delincuentes satisfará á la vindicta pública.

La Nación Mexicana, que tanto se distingue por su idolatría á la libertad, es no menos amante al orden público.

"El amor á la libertad lo explica todo: amor al orden, respeto á las leyes y á las costumbres; con ella la propiedad es inviolable, la vida del inocente es sagrada; ninguno es culpable sino ante la ley: con ella todo está garantido, todo prospera. La libertad, severa en sus principios, teme la licencia tanto como la tiranía; y el conquistarla, el conservarla sobre todo, es menos el precio del valor, que el triunfo de la virtud."

Estas máximas arreglan felizmente la conducta del gran pueblo mexicano; y vuestros ejemplos, ciudadanos Representantes de la Nación, han contribuido á que esta gloria se conserve sin mancilla.

Contestación de D. Carlos García, Presidente de la Cámara de Diputados.

La solemnidad que hoy nos ocupa, es sin duda muy grata á los ojos de un pueblo libre.

El segundo Congreso Constitucional de la Federación Mexicana cierra el primer período de sus tareas bajo los auspicios del orden y de la paz.

El cuadro que el Ejecutivo ha desarrollado á nuestra vista, es bastante lisonjero.

Las relaciones interiores y exteriores de los Estados Unidos Mexicanos no pueden ser más brillantes.

El Supremo Gobierno, por el celo patriótico con que se ha conducido, es ciertamente acreedor á la gratitud nacional. Sin Hacienda no hay Estado.

El Congreso, penetrado de esta verdad, dedicó su atención al complemento del sistema financiero, y lo deja casi concluido.

En las próximas sesiones se dará á la República este gran bien. No me es permitido decir más.

Cumpliendo por ahora con el deber que nos impone la Carta Constitucional, nos aprovecharemos del receso para volver con nuevo vigor á nuestros delicados trabajos.

¡Quiera el cielo bendecirlos en la suerte venturosa de los pueblos!

El General Victoria, al abrir las sesiones extraordinarias del Congreso General, el 19 de Septiembre de 1827.

¡Ciudadanos Diputados!  ¡Ciudadanos Senadores!

Los pueblos, tanto como yo, explican su satisfacción, porque á la voz de la ley os habéis reunido en este día de confianza universal.

Se aproxima la conclusión de los Aranceles de comercio, en que dos Legislaturas han trabajado con empeño.

La materia, difícil é intrincada por sí misma, ha demandado tiempo para la reunión de datos; pues que las teorías no producen bien alguno si se alejan de la experiencia.

Os toca la satisfacción de baberos acercado, cuanto es dable en nuestras circunstancias, al acierto; y no falta sino que deis la última mano á una obra ya tan adelantada.

Al cabo de mucho tiempo, y después de que nuestros legisladores han meditado profundamente sobre el arreglo necesario de la facultad que se nos ha concedido de imprimir con libertad lo que pensamos, nuevos hechos, y aseguraré también que la conservación y salud de la Patria, os imponen el deber de expedir una ley que corrija los abusos para que la prensa, sosteniendo los derechos del pueblo contra la arbitrariedad, no fomente rencillas bajas, ni rasgue el velo que oculta, para bien de todos, las miserias de la condición humana.

El Gobierno se abstiene de acumular pruebas de esta verdad; porque le basta el recomendar la lectura de lo que se publica, singularmente ciertos folletos que soplan con indecible energía el fuego de la discordia y perturban nuestra envidiable paz. Si aplicáis vuestra consideración á este negocio, de los más urgentes que os ocuparán algunos días, entonces será deudora la Nación á vuestro celo y sabiduría del remedio de los males que lamentamos.

Están pendientes varios tratados con las naciones extranjeras, de la aprobación del Congreso, y se le someterán otros, para que nuestra existencia social se consolide por la amistad y buena armonía que deseamos establecer con todos los pueblos cultos del Universo.

Vais, finalmente, á tratar del Patronato, que es una de nuestras necesidades públicas, y vais á obrar según exigen la prudencia y los derechos de la Nación, que siempre pondréis á salvo.

Los momentos son favorables; y el Ejecutivo conceptúa que la Silla Apostólica escuchará, al Plenipotenciario mexicano conforme á las instrucciones que expidiereis al efecto. La Iglesia mexicana saldrá, acaso en breve, de su orfandad, adquiriendo nuevo brillo y esplendor.

La milicia activa y el contingente de hombres para el Ejército no merecen menor atención que la milicia local, que en su estado presente no sirve á uno sólo de los interesantes objetos de su institución. Otra vez he explicado la urgencia de una ley para corregir la deserción, y hoy no puede demorarse más tiempo.

No se han fijado bases para el establecimiento del Crédito público. Para que su existencia no sea puramente nominal, preciso es regularizar las garantías y solemnizar la buena fe de la Nación, haciendo aparecer sus compromisos sagrados é inviolables.

Para que el fondo de nuestros recursos iguales y aun sobrepuje á las atenciones de la República, es del día el plan de Aduanas marítimos, arreglo de Comisarías y Tesorería General.

Entretanto no se provea á la organización política y judicial del Distrito y Territorios de la Federación, no sentirán sus beneméritos ciudadanos las ventajas del sistema, y el Ejecutivo promoverá su felicidad entre embarazos y confusiones no siempre fáciles de contrarrestar.

La ley de 20 de Marzo de 1826, para arreglo de los Juzgados de Distrito y Tribunales de Circuito, pide aclaraciones y ampliaciones, sin las que será nula la Administración de Justicia en la Federación y se frustrarán las importantes miras de los legisladores.

La Nación espera con ansia el resultado del análisis de las Memorias de la Secretaría del Despacho de Hacienda.

El Congreso otorgará á este negocio la preferencia que demanda por su naturaleza y consecuencias y que vivamente le recomienda.

Estos y otros asuntos de igual perentoriedad os han vuelto á, congregar; y la Nación que depositó en vosotros su omnipotencia para el bien, disipa sus temores y afirma sus esperanzas cuando os contempla autorizados para ocurrir por medio de leyes y decretos necesarios á la conservación de la Independencia y forma de Gobierno.

El Congreso de la Unión y el Ejecutivo jamás defraudarán las esperanzas de los pueblos.

En el momento del peligro, como en el de prosperidad, la Patria y sólo la Patria, será irrevocablemente el objeto exclusivo de nuestros esfuerzos.

Contestación del Presidente de la Cántara de Diputados, Dr. D. José de Jesús Huerta.

La observancia de la ley nos ha dado el placer que no puede dejar de sentirse al escuchar la voz siempre grata y respetable del Gobierno; y esta ley es la misma que hoy pone á la representación nacional en la estrecha obligación de reunirse en sesiones extraordinarias para deliberar sobre objetos de la mayor importancia.

Al ejecutarlo, procede con la satisfacción de tener á la vista el cuadro más importante de la firmeza y energía con que sostiene el orden: sabias, circunspectas y oportunas providencias con que el Poder Ejecutivo, correspondiendo á la confianza de los pueblos, ha sabido mantener los vínculos federales con que se unieron los mexicanos, decididos y resueltos á no abandonar jamás la gloriosa alternativa de ser libres y felices, ó no sobrevivir á la ruina de su libertad venturosa,

Este día y la augusta ceremonia de que nos ocupamos, deben renovar en el corazón del patriota los sentimientos más dulces de júbilo y alegría, al paso que ofrecen motivos de rabia y desesperación á los enemigos de nuestras instituciones sociales.

Por cuenta de éstos debíamos hoy estar envueltos en sangre y arrastrando otra vez las gruesas cadenas con que nos atara á su carro el más fiero despotismo; pero la Providencia visiblemente nos protege.

Ella descubre con oportunidad los peligros que nos amenazan: sufoca en su origen y vuelve insignificantes los movimientos que en pueblos menos entusiastas de su independencia y libertad serían de fatales consecuencias: calma la exaltación de pasiones fuertes, sacrificando sus intereses en las aras de la Patria, y nos inspira medidas eficaces de salvación, porque no, no quiere que se repitan entre nosotros los clamores y lamentos que lanza el dolor en medio de la opresión.

Bajo de tan señalada protección hemos puesto mano al arado; y es preciso que el mundo se desengañe: nada será capaz de hacernos mirar atrás.

Salimos de un abismo espantoso, y queremos no verlo: su imagen sola nos horroriza, y todo nuestro empeño deberá consistir en alejarnos constantemente del precipicio á cuyos bordes no hace mucho que pérfidas y ocultas maniobras se lisonjeaban de habernos orillado, mientras que la República descansaba tranquila en el seno de la confianza, mirando por todas partes desenvolverse rápidamente el germen de la prosperidad.

Falsas paz y seguridad de los años de 25 y 26, no vuelvan vuestros encantos á adormecernos, debilitando las fibras de la persecución y vigilancia.

No es tiempo todavía de capitular sin riesgo con enemigos que abusan del candor y dulzura de nuestro carácter, para preparar y promover nuestra ruina, y qué se yo si el término nuestros temores no se presente jamás en la serie de los siglos.

La obstinada lucha de once años, en que á sangre y fuego se nos disputaron nuestros derechos imprescriptibles y el posterior desengaño, que repetidas veces nos ha dado la más negra perfidia, no cesan de recordarnos lo que un oráculo infalible intimó á un pueblo privilegiado: "cave ne unplant eum habitatoribus terrae rungas ainicitias quae sint tibi in ruinam."

Este es uno de los asuntos encargados á las tareas del Cuerpo Legislativo; y plegue al cielo que circunstancias imperiosas no nos obliguen á dictar medidas desagradables.

Por lo demás, aunque la importancia y gravedad de los otros asuntos señalados en la convocatoria, se recomiendan por sí mismas, la voz del Gobierno es, sin embargo, un nuevo y poderoso estímulo que compromete la laboriosidad del Congreso.

Tenemos la ventaja de que los trabajos por lo menos están ya preparados en las respectivas comisiones; y en tal virtud debe esperarse que la expedición de las leyes y decretos que se desean, sólo tardará el tiempo que sea necesario para observar en su formación los trámites que prescribe nuestra Carta fundamental.

He dicho, señores, lo que me es permitido en este día, como órgano de la representación nacional en la solemne apertura de sus sesiones, conteniendo dentro de mi pecho sentimientos que mi amor patrio no pudo ocultar en otras circunstancias y bajo de otro carácter.

El General Victoria, al cerrarse las sesiones extraordinarias, el 24 de Diciembre de 1827.

Ciudadanos representantes de la nación mexicana:

Se cierran en este día las sesiones extraordinarias para que fuisteis convocados; y no terminan sin que la República haya debido á vuestro celo é incansable afán por su conservación y aumento, leyes y decretos de los más importantes para fines tau sagrados.

El ramo de peajes exigía un arreglo para sistemar sus rendimientos y asegurar la propiedad de los capitalistas que contribuyeron con sus caudales á las obras de nuestros caminos.

La ley de 11 de Septiembre sistemó este particular sobre bases justas y perfectamente combinadas. Los productos se invertirán en sus preferentes objetos, dándose así principio al establecimiento del crédito público, al paso que se exonera á los empleados de hacienda de la administración de un ramo ajeno de ella.

La ley de 12 de Octubre prescribió los términos en que han de asegurarse los derechos que se importen por el puerto habilitado de Huatulco, entretanto se organiza su aduana marítima.

En 26 del mismo mes disteis nueva forma al Ministerio de cuenta y razón de Marina, encomendando su desempeño á los comisarios y subcomisarios de los departamentos marítimos; y con esta medida partirá el ramo de cuenta y razón de un punto céntrico, á cuyo fin el Gobierno tiene ya formado el reglamento que ha de observarse.

La ley de aranceles para nuestras aduanas marítimas, que tiempo ha reclamaban con imperio las necesidades de nuestro comercio, ha sido expedida sobre bases equitativas que combinan los intereses recíprocos de las potencias extranjeras y de nuestra República.

Su publicación y observancia harán desaparecer los tropiezos y embarazos que hasta ahora se presentaron; y la experiencia nos enseñará el camino de la perfección posible en una materia en que todas las naciones comerciales han vacilado en sus cálculos.

Gastos no previstos, gastos ejecutivos y extraordinarios exigieron de pronto la anticipación é ingreso de cuatro millones de pesos; y las Cámaras autorizaron al Gobierno para una negociación que los proporcione sin obligación de premio alguno.

El Gobierno confía en la realización de este acuerdo para que se sostenga nuestro crédito, se satisfaga con puntualidad lo adeudado y se eviten sacrificios de tanto tamaño como los sufridos antes de ahora.

Se amortizarán por este medio los créditos, circulará su importe para fomento de la industria, abriéndose para lo sucesivo una senda en que se encontrarán recursos en las urgencias del momento, sin el pago de premios é intereses que tanto perjudican á las naciones.

El cuerpo de ingenieros, cuyo arreglo se había dificultado, va á obtenerlo con notable beneficio de la organización del Ejército. Facultado el Ejecutivo para la fortificación de Yucatán y de la importante Isla del Carmen, no perderá un momento en emprenderla para la seguridad y defensa de estos puntos.

Los decretos para el reemplazo de los cuerpos del Ejército permanente y para llamar á las armas á un batallón de milicia activa y doscientos cincuenta hombres de la caballería auxiliar, se dictaron con la oportunidad conveniente.

El grave asunto de instrucciones para nuestro Enviado á Roma, que había sido el objeto de detenidas discusiones en las legislaturas precedentes y sujetádose por seis años á un maduro y rígido examen de la nación entera, terminó felizmente; y el Gobierno en 13 de Octubre decretó que se formasen las instrucciones que le corresponden, según las bases acordadas por ambas Cámaras, que se le comunicaron en 9 del mismo mes.

Estas se han dirigido á nuestro Enviado y el Gobierno redobla sus trabajos para acabar de expeditar un asunto en que ve justamente enlazados los intereses de la República y de la religión que profesa según la Constitución federal.

Entre los objetos sobre que se llamó la atención del Congreso General en las sesiones extraordinarias, era uno de los más urgentes el proyecto de ley iniciado por el Gobierno en 20 de Abril de este año para perfeccionar la organización de los tribunales federales de Justicia.

Una y otra Cámara han discutido detenidamente este negocio; y sólo resta para su conclusión, el que se despachen algunas ligeras adiciones pendientes en el Senado.

El tratado de amistad, navegación y comercio concluido felizmente entre el plenipotenciario de la República y S. M. el rey de los Países Bajos, ha merecido la aprobación de las Cámaras; y ratificado por mí, se remitirá en breve para que reciba la sanción de aquel gobierno.

Por la ley de 6 de Septiembre último se aprobó el presupuesto de gastos para la comisión encomendada de reconocer los límites de esta República y de la de los Estados Unidos del Norte y América.

La comisión ha partido á su destino, expeditándose toda dificultad que pudiera ofrecerse por parte de las autoridades locales ó de las de la nación nuestra vecina.

Sin perjuicio de este reconocimiento ha dispuesto el Ejecutivo que se abran nuevamente las negociaciones con el ministro plenipotenciario de aquella República, tomando en consideración las observaciones de la Cámara de Representantes sobre tan interesante asunto.

La ley que ha sistemado la milicia llamada local en toda la República, hará que esta institución produzca los efectos de que es susceptible y que hasta aquí se habían frustrado.

Apenas mencionaré las circunstancias de algún conflicto en que se ha hallado la República para tributaros el reconocimiento de los pueblos, porque satisfaciendo sus razonables deseos, dictasteis medidas de salvación, sin otra mira ni designio que el de afianzar nuestra independencia y rodear de un muro impenetrable nuestras felices instituciones.

Conciudadanos:

Los pueblos bendicen á sus representantes, cuando les consagran, como vosotros, sus esfuerzos y sus conatos.

Fuente: Wikipedia. Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 1. Informes y respuestas desde el 28 de septiembre de 1821 hasta el 16 de septiembre 1875. Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas: http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia