historia.jpg

BATALLA DE LA CUESTA DE SAYULA

 

Las fuerzas villistas no cesaban en sus intentos por tomar Guadalajara y a principios de febrero de 1915, Villa concentró en Irapuato, Guanajuato, una poderosa columna con la que avanzó hasta Jalisco.

El 12 de febrero de 1915, el Gral. Manuel M. Diéguez ordenó una vez más acuartelar toda la división y prepararse para evacuar la ciudad. En esta ocasión el enemigo estaba tan cerca, que en numerosas oportunidades alcanzó la retaguardia constitucionalista produciendo grandes pérdidas, sobre todo en las fuerzas del Gral. Enrique Estrada.

El Gral. Álvaro Obregón ordenó por telégrafo, a Diéguez que se fortificara en la Barranca de Beltrán y en Atenquique, pero el 17 de febrero los villistas alcanzaron al Cor. Pablo Quiroga, por lo que el combate se generalizó en la Cuesta de Sayula. El Gral. Amado Aguirre y Cirilo Abascal se atrincheraron en una loma llamada de los magueyes e informaron a Diéguez que ambos flancos habían quedado descubiertos. Los villistas cargaban cada media hora y aumentaban paulatinamente sus fuerzas pasando de 2,500 a 6,000 soldados de caballería.

Hacia las once de la noche todo el flanco derecho habla sido arrollado, la columna estaba a punto de partirse en dos y producir una verdadera tragedia. Aunque el flanco derecho fue reforzado al día siguiente por tres batallones al mando de Esteban Baca Calderón y Enrique Estrada, durante la noche siguieron llegando refuerzos a los villistas, quienes alcanzaron a superar por los flancos en proporción de tres a uno a los constitucionalistas, pero por el centro la superioridad era de cinco a uno.

En esos momentos las fuerzas del Gral. Francisco Villa sumaban casi 15,000 hombres y sus continuas cargas llegaban tan sólo a 20 mts. de la línea de infantería, siendo rechazados cada vez con mayores dificultades. Después de más de 24 horas de combate, los cinco mil hombres del Gral. Francisco Murguía no habían entrado en acción, haciendo más contundente la superioridad villista.

A las 12:00 hrs. del día 18, la vanguardia constitucionalista se quedó sin municiones y dos horas después el enemigo abrió un hueco de 1.5 km. entre las tropas de Abascal y de Aguirre.

En ese momento llegó la orden de Diéguez de retirarse y reunirse en Colima, la columna se disolvió pan no ser aniquilada y cada jefe escogió la ruta más conveniente.

Los constitucionalistas abandonaron el campo denotados pero con pérdidas mínimas: 100 muertos y 160 heridos; en tanto que entre los villistas hubo 700 muertos y 800 heridos.

El Gral. Amado Aguirre escribió en sus memorias que un grupo de simpatizantes fue a felicitar al Gral. Villa por su triunfo y éste, bastante molesto, les dijo: “No señores, no cabe su Felicitación porque con otra victoria como ésta se acaba la División del Norte”. (AMC).

Fuente: Comisión Estatal para la Conmemoración de los Festejos del Bicentenario de la Independencia Nacional y Centenario de la Revolución. Secretaria de Cultura de Jalisco. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia