historia.jpg

JOSÉ MARÍA LAFRAGUA

 

JOSÉ MARÍA LAFRAGUA (1813-1875)    

Nació el 2 de abril de 1813, en la ciudad de Puebla, Puebla. Fueron sus padres José María Lafragua y Mariana Ibarra.

La educación primaria la curso en el Colegio San Luis y a los once años ingresó al Colegio Carolino. Por su aprovechamiento en la escuela, un año después, recibió becas.

Desde su juventud Lafragua se esforzó por que México fuera un país respetable y culto, aplicando sus cualidades intelectuales para cumplir su objetivo.

Al mismo tiempo que cursaba la carrera de Derecho, fue Secretario del Colegio del Estado y Bibliotecario. Titulado abogado en 1835, en 1837 se traslada a la Ciudad de México como representante del partido federalista de Puebla.

En 1841 fundó, con Casimiro del Collado, una publicación literaria y de crítica teatral: El Apuntador. En unión de Manuel Payno e Ignacio Ramírez tradujo numerosas piezas dramáticas francesas y fue autor de diversos trabajos históricos. Dejó inéditas sus Memorias intimas y gran parte de su labor literaria permanece en los periódicos de la época. Se debe a Lafragua haber escrito uno de los pocos ejemplares de novela corta romántica que se conocen: Netzula (1832), situada en la época de Moctezuma.

Miembro prominente del Partido Liberal, desempeñó varias veces la cartera de Relaciones Exteriores bajo los gobiernos de Comonfort, Juárez y Lerdo de Tejada, habiéndose mostrado siempre como un administrador inteligente y hábil diplomático.

A diferencia del liberalismo radical, estaban en contra de cualquier programa anticlerical y tenían esperanza de evitar una confrontación con el clero, mediante la preservación de la unión tradicional entre la Iglesia y el Estado.[1]

José María Lafragua fue congruente con sus ideas y así sufrió prisión por Santa Anna en 1843 y tuvo fuertes enfrentamientos con los liberales radicales entre 1846 y 1857. Del caudillo militar decía: “Más criminal por lo que ha dejado de hacer y por lo que ha dejado hacer a otros, que por lo que él mismo ha hecho, no ha sabido ser déspota y no ha podido ser hombre grande: para lo primero le han sobrado debilidades; para lo segundo le han faltado virtudes. Será un hombre célebre; pero no será un hombre ilustre”.[2]

Esta imagen tan negativa de Santa Anna no impidió que en 1847, con otros federalistas moderados, llamaran al caudillo militar para sacar del gobierno a Valentín Gómez Farías. Sin duda, la ideología era compatible con cierto pragmatismo. También años más adelante, a pesar de sus diferencias con los radicales, colaboraría con el gobierno de Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada. Su moderación la podemos definir en palabras del mismo Lafragua, en su Programa del Ministerio de Gobernación, del 22 de diciembre de 1855: “hemos firmado el programa que tengo la honra de acompañar a V.E. en el cual hemos procurado combinar los principios de la libertad y orden y abrir a nuestra patria una senda de verdadero progreso”.[3]

En 1857 salió para España como representante de la República y en 1860 solicitó su retiro. Después de viajar por Europa y los Estados Unidos llegó a México en 1861. Al restablecerse la República sirvió al Estado hasta su muerte.

Perteneció a numerosas asociaciones científicas, literarias y políticas, fue el primer director de la Biblioteca Nacional. Puede decirse que son obra exclusivamente suya los códigos Civil y de Procedimientos Civiles de su época, aparte de la eficaz colaboración que prestó en la redacción del Código Penal.

Su biblioteca personal constaba de más de 4,300 volúmenes sobre temas de derecho, letras, ciencias, e historia; particularmente destaca su colección de libros y documentos de historia de América y de México. Esta rica colección fue heredada a la Biblioteca Nacional de México y a la biblioteca del Colegio del Estado de su ciudad natal (hoy Benemérita Universidad Autónoma de Puebla), bajo el nombre de “Colección Lafragua”. 

Lecturas sugeridas: José María Lafragua, Negocios pendientes entre México y España, París, 1858; José Miguel Quintana, Lafragua, político y romántico, México, 1958.

Jose Maria Lafragua murió el 15 de noviembre de 1875 en la Ciudad de México.

Notas: [1] Charles A. Hale, El liberalismo en la época de Mora, 1821-1853, 1972, México, Siglo XX I, pp. 35-41; T. G. Powell, El liberalismo y el campesinado en el centro de México (1850-1876), 1974, México, Sep-Setentas, núm. 122, pp. 66-7; Jesús Reyes Heroles, El liberalismo mexicano, 1974, México, fce, 3 vols., II, 369-75; Brian Hamnett, Juárez, 1994, London and New York, Longman, pp. 13-4.; [2] José María Lafragua, Miscelánea de Política, 1987, México, inehrm-Gobierno del Estado de Puebla, pp. 19-20.; [3] “Programa del Ministerio de Gobernación”, 22 de diciembre de 1855, en Patricia Galeana (compilación e introducción), José María Lafragua, 1987, México, Senado de la República, pp. 203.

Fuente: José María Lafragua : un moderado en la época de las posiciones extremas a doscientos años de su natalicio Reynaldo Sordo Cedeño. Universidad Autónoma Indígena de México.  Alvear, C. (2004). Historia de México. Editorial Limusa: México.; Biblioteca José María Lafragua. Consultada el día 15 de mayo de 2010. Disponible en: http://www.lafragua.buap.mx/historia/biografia.php La Constitución de 1857. Consultada el día 18 de mayo de 2010. Disponible en: http://www.cddhcu.gob.mx/museo/s_surg6.htm.; Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia